Pacto Oaxaca, en qué vamos

Por: Manuel Pérez Cárdenas

Jefe de la Oficina de Presidencia de CONCAMIN

Cuando el actual presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes Díaz, tomó posesión de su cargo a finales de marzo de 2018, estaba cercana la elección presidencial del 1º de julio, una elección especial por una serie de características y en CONCAMIN se  tomó  la  decisión  de no ser pasivos frente a lo que sería   la campaña presidencial que estaba por empezar,  sino  que   la   Confederación se  distinguiera  por  ser   propositiva ante quienes serían los candidatos a la presidencia de la República, por lo cual se elaboró una propuesta de política industrial que lleva por nombre Hacia una industria del futuro, propuesta de los industriales de México, documento que se presentó a cada uno de los tres principales candidatos a la presidencia, buscando que hubiera un compromiso de quien resultara Presidente de nuestro país hacia los planteamientos de la industria mexicana.

El documento, de alrededor de 180 cuartillas, contiene dos partes, un diagnóstico y una propuesta, el primero es una revisión del comportamiento de la industria y de la economía del país de los últimos 25 años y presenta claramente cómo   evolucionaron   la    industria    y la economía,  desgraciadamente muestra un deterioro continuo de las potencialidades industriales del país, y en consecuencia señala lo que hay que hacer.  La otra mitad del documento es  la propuesta que se articuló  en  torno de 6 ejes, 10 objetivos y 43 acciones específicas, el documento Hacia una industria del futuro, propuesta de los industriales de México, -que resultó ser un verdadero best seller, la primera edición tuvo siete reimpresiones y ya se trabaja en la segunda-, que contempla otros documentos generados con posterioridad para efectos de propuesta para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, presenta las acciones que se tienen que realizar y cabe destacar que es un planteamiento del sector industrial privado de México, es importante señalarlo porque siempre en nuestro país la planeación ha sido una atribución exclusiva del gobierno y consideramos que el sector privado debe participar en forma definitiva en la fijación del rumbo que debe seguir el país, por tanto, ahí están contenidas las líneas que identifican las debilidades y las diferencias que existen en el desarrollo de sus regiones.

Podemos dividir a México en tres grandes regiones: centro, norte y sur-sureste, la región centro está integrada por estados que han crecido a tasas del 5 y hasta el 9% en los últimos 10 años, y que actualmente tiene una tasa de crecimiento promedio un poco arriba del 5%; por su parte, los estados que integran la región del norte, que limitan con los Estados Unidos, son diferentes, por ejemplo la parte del este con Monterrey   a la cabeza, como un centro eminentemente industrial y la parte oeste conformada por Sinaloa, Sonora y Coahuila, estados básicamente de composición agroindustrial y minera; y el sur-sureste con nueve estados que en promedio han crecido escasamente, basados en actividades muy primarias, de poco o nulo valor agregado o del turismo en el caso de Quintana Roo, pero que claramente no han podido resolver los problemas de desarrollo económico y social, por el contrario, constituyen una región donde se ha acumulado un rezago social, definitivamente se han quedado atrás del resto del país, por tanto, estos nueve estados, que a pesar de ser territorios bellísimos y ricos en recursos naturales, son los más rezagados y atrasados, no tienen industria y si no se industrializan no van a tener ninguna posibilidad de despegar.

Por otro lado, cuando el país en su conjunto está siendo sometido a la prueba de incorporarse a la Industria 4.0, una industria desarrollada, con características de digitalización, robotización, inteligencia artificial, Internet de las cosas y big data, los nuevos conceptos que dominan la economía mundial y que van determinando cuál economía es competitiva y cuál no lo es, definitivamente quienes no se incorporen     a estos conceptos lo más pronto posible, van a quedarse atrás probablemente para siempre, por tanto, la CONCAMIN tomó la determinación de iniciar una acción hacia el sur-sureste del país en promoción de la industrialización como vía para generar el desarrollo que se requiere en esa región. Estamos hablando de aproximadamente la tercera parte del territorio nacional, cerca de una cuarta parte del total de la población del país (25%), y que paradójicamente por más recursos naturales que tiene -agua, recursos energéticos, costas, etcétera-, no ha sabido generar condiciones de desarrollo, de aquí surgió la idea de impulsar su desarrollo, por supuesto que también se tomó en cuenta la coyuntura de que el Presidente López Obrador considera la necesidad  de desarrollar el sur-sureste, pero que desgraciadamente no se había visto una acción organizada desde el gobierno para lograrlo, y CONCAMIN tomó la iniciativa en ese sentido, acercándose a los nueve gobernadores de la región, dando lugar  a la reunión del 14 de agosto del 2019, denominada Pacto Oaxaca.

Esta reunión fue el banderazo de un gran proceso que inició al expresar la voluntad política de gestionar el desarrollo de la región de una manera diferente, ya no a nivel de cada estado sino de una visión regional que pudiera competir no sólo con las regiones del centro y norte de México, sino con Norteamérica, Europa  y Asia, pero para eso obviamente se requiere una serie de transformaciones, pero esa es la visión.

Asimismo, se concluyó que debería generarse  un  primer  documento  al  que  se  llamó  Agenda   estratégica   para   el   desarrollo   del    sur-sureste.   La CONCAMIN invitó al Centro de Investigaciones de Docencia Económicas (CIDE), una institución muy prestigiada académicamente y de investigación económica y social, para ser el socio académico para este gran  proyecto,  y  es así que se incorpora el Dr. Eduardo Sojo con su equipo del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del CIDE, quienes han llevado la parte metodológica y académica y se empieza a trabajar en estas reuniones de análisis y discusión de prospectiva con arreglo a metodologías de inteligencia colectiva, con la participación de los  secretarios  de  Desarrollo  Económico,   secretarios o subsecretarios de planeación, empresarios y  académicos  de  los  nueve estados,  más  la  gente  del  CIDE y de la CONCAMIN, así como expertos nacionales en distintas especialidades.

Se realizaron tres reuniones subregionales para lo cual los nueve estados fueron divididos en subregiones:

  • Subregión Golfo, integrada por los estados de Veracruz, Tabasco y Puebla.
  • Subregión Pacífico, conformada por los estados de Guerrero, Oaxaca y
  • Subregión Península, donde se encuentran los estados de Quintana Roo, Yucatán y Cámpeche

Y recientemente se realizó una reunión plenaria con gran éxito en el estado de Puebla, a la cual concurrieron los nueve secretarios de desarrollo económico, los secretarios de planeación, los empresarios y académicos de los nueve estados, los grupos de expertos, el CIDE y la CONCAMIN, y se contó con la presencia de algunos presidentes de Cámaras, para que fueran sensibilizándose del tamaño del esfuerzo que se está realizando y de la calidad del mismo.

En esta reunión básicamente se revisó el borrador del producto Agenda estratégica para el desarrollo del sur-sureste, que pronto estará terminado, y cuando esté listo se convocará a otro gran evento parecido al del 14 de agosto, donde se solicitará      la presencia del Presidente de la República y se presentará la agenda estratégica, la cual servirá como elemento de referencia para la toma de decisiones en materia de inversiones públicas, de políticas públicas y de aliento a la inversión, para arrojar criterios sobre prioridades designadas directamente por los habitantes de las localidades, del trabajo colectivo de las personas que habitan y conocen cada una de las realidades, así como de contrastar puntos de vista y evitar repeticiones, se pretende darle una lógica regional a las decisiones de inversión, romper paradigmas y pasar hacia nuevas actividades, como por ejemplo en Yucatán se está pensando en la posibilidad de establecer algún proyecto de carácter aeroespacial, se requiere tener una especie de clúster, donde la educación es fundamental y en donde la calidad de vida, en este caso en la ciudad de Mérida sea atractiva para que gente de calidad global pueda habitar ahí. Se requiere de un conjunto de condiciones que hagan posible que esto suceda, si no hay recurso humano nunca se va a tener esta inversión.

Se trata no solamente de desarrollar ventajas comparativas, basadas en los recursos con los que ya se cuenta, sino también desarrollar ventajas competitivas, crear nuevas actividades, generar nuevos umbrales en materia tecnológica y científica, que son los que van a ir transformando y con los cuales se va a poder pensar que con el tiempo, porque éste es un proyecto de largo plazo, se irá cerrando la brecha tan grande que existe y que si no se actúa, cada día que pasa será mayor, así que el objetivo es impedir que se siga ampliando, cerrarla y con el tiempo empatar con las regiones del centro-occidente por ejemplo, o del norte, que son regiones que a diferencia del sur- sureste tienen una mentalidad empresarial, que tienen una actividad industrial muy fuerte, experiencia internacional y una educación muy desarrollada.

La metodología básica estuvo construida sobre tres preguntas centrales: dónde estamos; a dónde queremos llegar y cómo creemos que vamos a lograrlo. Lo que sigue es tener listo el documento Agenda estratégica para el desarrollo del sur-sureste, el cual se presentará al Gobierno Federal y serán los propios gobernadores quienes harán la promoción, pero también se presentará a organismos internacionales y a instituciones financieras nacionales e internacionales, asimismo, se generarán carteras de proyectos que no existen en este momento, no hablamos de pequeñas obras de infraestructura sino de proyectos transformadores, lógicas de transformación regional con visión de industrialización y de Industria 4.0, con ejes transversales como por ejemplo transformar la educación, que es absolutamente esencial, concretamente, estamos en el proceso de trabajo de elaboración de este primer instrumento.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.