Posicionamientos del Primer Informe Semanal: Efectos de la Pandemia sobre la Economía, la Industria y el Empleo

Representantes de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), encabezados por su presidente Francisco Cervantes Díaz y por Manuel Pérez Cárdenas, Jefe de la Oficina de la Presidencia, participaron en el “Primer Informe Semanal: Efectos de la Pandemia sobre la Economía, la Industria y el Empleo” que se llevó a cabo el miércoles 15 de abril en formato de videoconferencia a través de redes sociales.

Al inicio de este primer ejercicio, Manuel Pérez Cárdenas anunció que este Informe COVID-INDUSTRIAL, creado por la Confederación, es un instrumento de la industria mexicana que se presentará de manera semanal para informar, opinar, proponer y dar los resultados del conteo de empresas cerradas y empleos perdidos a consecuencia de la contingencia del COVID–19 y en general sus efectos sobre la economía.

Reconoció que ante la falta de una acción integral por parte del gobierno, la sociedad comenzó a actuar de manera propositiva para enfrentar la contingencia sanitaria y así garantizar la seguridad de sus familias, lo que calificó como un escenario “no debido”.

Aseveró que el escenario ideal es aquel en el que todos unidos, gobierno, instituciones, empresarios, trabajadores, académicos y la clase política e intelectual, acuerdan el qué, el cómo y el para qué se adopta un programa integral de medidas que contrarresten y venzan la pandemia que amenaza vidas y fuentes de empleo.

Sin embargo, expresó que en México se siguió el camino de reservar para el gobierno y sus programas sociales los recursos económicos previstos en el presupuesto de gastos públicos, sin variación, y que cuando se tomaron esas decisiones de gasto ni siquiera se vislumbraba que la pandemia pudiese ocurrir.

Destacó que “es importante mantener el diálogo entre todos, sereno, responsable, respetable y de buena fe, porque lo que proponemos no persigue beneficios impropios, sino preservar el empleo de los 9 millones de mexicanos que mediante    su trabajo obtienen los recursos económicos que les son necesarios para ofrecer una existencia digna a sus familias y las mejores oportunidades de progreso individual y social”.

En su intervención, Francisco Cervantes Díaz, líder de los industriales, presentó los motivos y objetivos del programa COVID- INDUSTRIAL y posteriormente hizo una breve explicación de la actual situación económica del país.

Resaltó que en cuanto a la economía, ésta ya estaba debilitada desde los últimos dos años, al grado de que en 2019 se registraron tasas generales de crecimiento negativo.

Reiteró que la coyuntura los llama a participar con responsabilidad,  con visión  humanista  pero  también   de  país progresista y cada vez más justo, pues México no puede retroceder del espacio que ocupa; afirmó que el país aparece como uno de los más grandes e industrializados del mundo.

¿”Cuál es nuestra mayor preocupación”?, se preguntó el presidente Cervantes Díaz, “Cuidar los nueve millones cuatrocientos mil empleos que nuestras empresas afiliadas significan para igual número de trabajadores y sus familias”.

El presidente de la Comisión de Estudios Económicos de  CONCAMIN,  José  Luis de la Cruz, comentó sobre la actividad industrial en China, resaltando que ésta genera el 24%  del  valor  agregado  de  las manufacturas a nivel global y cómo esa nación asiática se vio afectada  por los contagios del COVID-19, incidiendo evidentemente en las cadenas globales de valor, que hoy en día siguen impactando en algunos sectores productivos de las

manufacturas a nivel global.

Analizar Gráfica 1

En otro tema, manifestó que cuando la contingencia sanitaria por coronavirus llegó a nuestro país, la economía mexicana ya traía una clara tendencia a  la baja. A través de sus gráficas explicó los ciclos económicos del PIB de México por sectores: el primario, el secundario (industrial) y el terciario (servicios).

Analizar Gráfica 2

Refirió que la actividad industrial  del  país llegaba con 17 caídas consecutivas contabilizadas a febrero  de  2020,  lo que implica que un año y  medio  de  tasas negativas devastó a la industria mexicana, principalmente en sectores trascendentales como la construcción.

De la Cruz hizo una correlación con la industria de Estados Unidos, que desde abril de 2019 comenzó a afectar a la mexicana por su propia desaceleración. Destacó que hasta el día de hoy su industria reportó una caída de 5% a tasa anual y que hay sectores en EUA que ya están enfrentando caídas más fuertes, como el textil que retrocedió 16%, productos metálicos 8.8% y el automotriz 26%, lo que significa que la correlación con la industria mexicana va a implicar que ese efecto llegue a nuestro país.

Analizar Gráfica 3

En su cuarta gráfica, José Luis de la Cruz explicó diversos pronósticos del  PIB  para el 2020 presentados por distintas organizaciones, en donde el más positivo es el de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en los Precriterios de Política Económica 2021, de una caída de 3.9%, lo que contrasta con las otras previsiones, que en términos generales plantean una caída superior el 6%.

Sugirió  continuar  realizando   análisis   y crear propuestas que permitan salvaguardar la contribución que las empresas del sector industrial  realizan al bienestar social de México y para la preservación del empleo.

Durante su participación, Raúl Picard, presidente de la Comisión de Comercio Interior y Vocero de la CONCAMIN en el COVID-INDUSTRIAL, explicó la realidad de la industria mexicana. A través de  dos gráficas compartió la participación porcentual de los micro y pequeños empresarios en México, que representan el 95% de las empresas, los medianos con el 0.83% y los grandes con una participación de 0.22%.

Analizar Gráfica 5

Dada la situación actual consideró que lo principal en el país es la preservación de los empleos, pues de lo contrario sería imposible sacar adelante a toda la gente en situación de pobreza.

Agregó que los industriales tienen sus peticiones, entre ellas participar en la toma de decisiones y continuar creando empleos.

Analizar Gráfica 6

Por su parte, José Cohen, vicepresidente de la CONCAMIN y Vocero de ésta en el COVID-INDUSTRIAL, admitió que la situación ya era crítica y que esta contingencia la vino a acentuar. Destacó que hay 4.3 millones de empresas o unidades económicas de negocios, que están integradas de 2 a 10 personas, refiriéndose a micros y pequeñas empresas, como podría ser una tintorería, un taller mecánico, muchas de ellas empresas familiares que van de generación en generación.

Por su parte, José Cohen, vicepresidente de  la  CONCAMIN  y   Vocero   de   ésta en   el   COVID-INDUSTRIAL,   admitió   que la situación ya era  crítica  y  que  esta contingencia la vino a acentuar. Destacó que hay 4.3 millones de empresas o unidades económicas de negocios,  que  están   integradas   de   2 a 10 personas, refiriéndose a micros y pequeñas empresas, como podría ser  una tintorería, un taller mecánico, muchas de ellas empresas familiares que van de generación en generación.

Secundó el discurso de su antecesor y señaló que la industria contribuye al 50% del empleo formal y coadyuva también socialmente, es decir, hay contribuciones que van de regreso a la sociedad, asimismo resaltó la importancia de cuidar el mercado interno.

“Estamos ante una pandemia y una situación sin precedentes, por lo que se deben tomar acciones en esa misma proporción; claramente no es una crisis de origen financiero, su origen es sanitario pero esta afectando de manera decisiva al conjunto de la economía. Muchas empresas no están trabajando, están cerradas, y definitivamente no es un caso de pérdida de ganancias, pero si de pérdida de ingresos”.

Habló de empresas que están al borde de la quiebra y del cierre y destacó que es relevante seguir trabajando para que no se pierdan los empleos, pues podría ser la estocada final a una industria ya desacelerada en donde claramente se ha dejado     de invertir y no se prevén inversiones, lo que va a limitar el crecimiento de México. Mantener viva a la industria es mantener vivo a México.

José Cohen representó gráficamente a las industrias que se encuentran “paradas”      y el número de empleos perdidos, entre ellos la industria textil y del calzado, la de restaurantes y bares, la manufactura de exportación, el transporte de carga, la industria de la construcción, la minera y las lavanderías.

En su intervención, Alejandro Malagón, presidente  de  la  Cámara  Nacional  de la Industria de Conservas Alimenticias (CANAINCA),                                      vicepresidente            de CONCAMIN y Vocero de ésta en el COVID-INDUSTRIAL, inició con las prioridades que tiene la industria a favor de los trabajadores y del empleo: la salud, la protección del empleo y la recuperación del país, es decir reconstruir el tejido productivo y el social.

Señaló que el tema que les ocupa hoy     a los industriales es la protección del empleo. Dijo que de los más de 20 millones de trabajadores que están dados de alta formalmente ante el IMSS, la CONCAMIN contribuye con casi  el  50% de ellos y manifestó que aquí radica su preocupación ya que no sólo es la pérdida del empleo, sino que también podrían perder sus prestaciones, sus fondos de ahorro e inclusive hasta sus pensiones.

En la parte económica, consideró que México es una de las potencias de exportación con la mayor cantidad de acuerdos comerciales y el 90% de las exportaciones son hechas por empresas agremiadas a  la  CONCAMIN,  por  lo  que reiteró que “necesitamos ver cómo blindar el empleo”.

Otro dato importante al que se refirió Malagón, fue el valor económico de los ingresos que representa México. Explicó que el ingreso económico anual es de más de 25 billones de pesos, de los que el 43% se genera en el sector secundario (industrial) y si este sector se desploma, también se desplomaría México.

Al término de las presentaciones se abrió un espacio de preguntas para los medios de comunicación.

Cada participante tuvo la oportunidad de emitir sus opiniones. Destacaron las siguientes:

  • ¿Cuántos empleos se han perdido?
  • ¿Cuántas empresas cerrarán?
  • ¿Tienen un estimado de cuánto caería la actividad industrial este año?

Raúl Picard mostró su preocupación por la posible pérdida de más de un millón de empleos y por el cierre de 200 mil empresas, ya que no hay certidumbre de cuánto dure la situación.

Alejandro Malagón consideró que siempre es conveniente mantener el diálogo con el Gobierno Federal, ya que de esa forma se puede llegar a acuerdos en beneficio de todos.

José Cohen dijo que su análisis es cuantitativo y los números oficiales ya se han perdido, por lo tanto, las tendencias van en el sentido de que se podrían perder más  de  un  millón  de  empleos, y afirmó que sin el apoyo del Gobierno Federal se esperaría un escenario verdaderamente imposible; obviamente las empresas que van a cerrar difícilmente pagarían impuestos, por lo que se insiste en el tema del “oxígeno”.

En cuanto a las empresas cerradas, Raúl Picard respondió que prácticamente todas las que no son consideradas “esenciales” están cerradas, es decir, sólo alimentos continúa en operaciones, lo cual está afectando esta cadena, esperamos no perder un millón de empleos y que tampoco mueran las empresas.

Enfatizó que lo único que genera riqueza en un país es la industria, somos los que compramos cosas para agregarle valor y se quede el dinero aquí, no para comprar y vender. Es importantes fortalecer a la industria y a los empleos mexicanos.

Estimó que la actividad industrial pudiera caer hasta 7.1% en el 2020, pero en abril y mayo es cuando puede llegar a retroceder más de 10%.

En una segunda sesión de preguntas destacaron las siguientes:

  • De las empresas que ya cerraron ¿están pagando salarios?
  • ¿Qué acciones están aplicando con los trabajadores?
  • ¿Cómo se han visto afectadas las cadenas de suministro a la fecha por sectores considerados no esenciales?

Raúl Picard afirmó que las empresas que ya cerraron están viendo cómo dar salarios a sus empleados; aseguró que esta situación conlleva a otra peor que es la situación de calle, porque la gente lo único que quiere es comer. Expresó que cuando todo esto se termine quiere ver cuántas empresas abren y cuántas se quedarán cerradas, por lo que sugirió que este panel se abrirá semanalmente para ir reportando cifras.

Respecto a las cadenas de suministro, José Cohen afirmó que éstas se interrumpieron,  se pararon las ventas, la cobranza, y llevará mucho tiempo recuperarlas, por lo que insistió en la necesidad de tomar medidas urgentes. Agregó que las empresas que se encuentran en la formalidad son las que contribuyen al pago de impuestos, Seguro Social, Infonavit, Fonacot, etcétera, y el no tener dinero significa una verdadera afectación generalizada.

José Luis de la Cruz hizo hincapié en la preocupación de que si no se implementa     un programa de reactivación económica que gradualmente le permita entrar en operación a la mayor parte del sistema productivo, se corre el riesgo de que los 347 mil empleos que se han perdido hasta el 6 de abril puedan llegar a 900 mil según sus cálculos, aunque hay otros organismos financieros internacionales que estiman que pudieran ser más de un millón y medio si el programa de contención llega hasta el mes de mayo.

En el tercer bloque de preguntas destacaron

  • ¿La industria está preparada para sustituir importaciones para enfocarse a la emergencia sanitaria?
  • ¿Ya les pagaron los adeudos de IVA?
  • ¿Cuáles estrategias han implementado para impulsar desde el interior de CONCAMIN a la industria?

José Cohen comentó que la industria tiene la capacidad de reconvertirse, a pesar de que nunca ha tenido ningún tipo de apoyo ni de política pública, por lo que podemos aprovechar la coyuntura para reconvertir a toda esta parte de la industria, encadenarla más para agregar más valor y generar mayor riqueza y que ésta se quede en el país. Agregar más contenido nacional.

Respecto al tema del IVA, Alejandro Malagón expresó que sí se ha hecho un gran esfuerzo por ejercer la devolución del IVA y de manera pronta; confió en que esos impuestos se van a seguir devolviendo con mayor velocidad.

Finalmente, Francisco Cervantes externó su preocupación hacia el sector salud, debido a que hay empresas esenciales que están cerradas, lo que está ahorcando a la economía y al empleo; consideró relevante activarlas y pidió sensatez, ya que somos un país que tiene múltiples acuerdos comerciales que debemos honrar.

Exhortó al gobierno a que los ayude a sobrevivir en lo que denominó la segunda pandemia, que son las consecuencias económicas. Asimismo  agradeció  a todas las partes  e  hizo  énfasis  en  que la CONCAMIN siempre ha mostrado apertura  de  comunicación  y  sobre  todo el acercamiento con el gabinete presidencial.

Los comentarios están cerrados.