Latas de aluminio… el envase ecológico por excelencia

La Cámara Nacional de Fabricantes de Envases Metálicos (CANAFEM) dio a conocer los resultados del estudio Análisis de Ciclo de Vida realizado por las empresas del sector que se dedican a la fabricación de las latas de aluminio destinadas para bebidas.

En dicho estudio se detectó que durante la fabricación de los envases metálicos se cuenta con tecnología de punta y son mínimas las emisiones a la atmósfera. En México la mayoría de las empresas que fabrican envases metálicos son empresas socialmente responsables y otras más cuentan con el certificado de industria limpia.

La huella de carbono es el conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero producidas directa o indirectamente por personas, organizaciones o productos, en términos de CO2 equivalentes, y sirve como herramienta para identificar las conductas que contribuyen a aumentar nuestras emisiones.

¿Cómo podemos mejorarlas y lograr un uso más eficiente de los recursos?

El reciclaje del aluminio es un proceso mediante el cual los desechos de éste pueden ser convertidos en otros productos tras su utilidad primaria. La huella de carbono de las latas de aluminio en México ha disminuido un 59 por ciento debido a la tasa de reciclaje mexicana, la cual representa ¡1’077,182 toneladas de CO2 en un año!

Dicha reducción de la huella de carbono es equivalente al consumo de energía eléctrica en alumbrado público de la Ciudad de México (CDMX) durante siete años, es decir, 276,625 MWh/año, de acuerdo a información de la Comisión Federal de Electricidad, a través de su Gerencia de Control de Gestión, y es equivalente a volar un millón de veces de la CDMX a París, es decir, 9,207 kilómetros en aeronave promedio en viaje intercontinental.

Beneficios ambientales en el ciclo de vida

Gracias al reciclaje de latas de aluminio se generan muchos beneficios de carácter ambiental, positivos para una mejor calidad de vida, entre ellos, podemos destacar:

• Ahorro de recursos y energía por consumo de material reciclado.
• Procesos de producción eficientes.
• Disminución de residuos sólidos tanto en calles como en tiraderos y rellenos sanitarios (la lata de aluminio es 100% reciclable).
• Debido a la ligereza y maleabilidad del material se transporta y almacena de manera eficiente.
• Beneficios para el consumidor por su inocuidad, larga vida de anaquel y resistencia.

Los envases metálicos, tanto de acero como de aluminio, tienen una tradición milenaria resolviendo de forma práctica y segura para el consumidor el abasto de alimentos y bebidas, evitando que con ello se incremente el problema de desechos y residuos, ya que todos estos envases son recolectados de manera eficiente para su reciclaje infinitamente.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.