Evento CMIC–Transparencia Mexicana

18 de julio 2017

En el marco de la entrada en vigor del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el Observatorio CMIC y Transparencia Mexicana han organizado el Foro sobre Responsabilidad Penal y Administrativa en las Empresas en la Industria de la Construcción en México. El objetivo del Foro es que las empresas conozcan a detalle los compromisos que tienen en el control de la corrupción, a la luz de la nueva Ley General de Responsabilidades Administrativas (LGRA) y de la Miscelánea Penal, promulgadas el 18 de julio de 2016.

 

Este nuevo marco normativo, por primera vez, incluye al sector privado como posible sujeto de responsabilidad y sanción en el caso de verse involucrado en actos de corrupción. Las sanciones van desde multas, hasta la disolución de la empresa. A su vez, ambos ordenamientos establecen los tipos de actos ilícitos y de corrupción en los que podrían incurrir las empresas en su interacción con el gobierno, con empresas extranjeras y nacionales. Entre estos actos se encuentran, en la LGRA; soborno, participación ilícita en procedimientos administrativos, tráfico de influencias, colusión y uso indebido de recursos públicos. En el Código Penal; cohecho, cohecho internacional y fraude cometido por administradores.

 

El Índice de Fuentes de Soborno1 (BPI, por sus siglas en inglés), publicado por Transparencia Internacional, ubica al sector de la construcción y de obra pública como el más propenso a cometer sobornos. El Índice utiliza una escala de 0 (mayor percepción de soborno por parte de las empresas) a 10 (menor percepción). El sector de la construcción obtiene una evaluación de 5.3. De acuerdo a los resultados del BPI, en términos generales, dado que los contratos y los proyectos de construcción son grandes y únicos, no es fácil establecer un punto de referencia en costos y tiempos, lo cual facilita esconder e inflar gastos adicionales. Y, dado que se trata de una industria fragmentada, que involucra a contratistas y subcontratistas, resulta complejo hacer un rastreo de pagos, así como la difusión de estándares para el sector. Por ello, es fundamental que la industria de la construcción conozca e incorpore lo establecido en el nuevo marco normativo anticorrupción de nuestro país, teniendo como prioridad atacar la corrupción pero sobre todo terminar con la impunidad.

 

La corrupción cobra vidas y limita la competitividad y el desarrollo económico de México. El compromiso del sector privado y de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en el control de la corrupción es indispensable para propiciar mejores condiciones de vida en el país. A partir del día de hoy la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción se suma a la coalición #VamosPorMàs integrada por las cúpulas empresariales, académicos, organizaciones civiles organizadas.

Fuente: www.cmic.org

1 Bribe Perception Index (BPI), de Transparencia Internacional:
https://www.transparency.org/bpi2011/results

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.