Alianza por la educación, una alianza por México

México debe enfrentar el reto de eliminar los rezagos que prevalecen en parte del sistema educativo. Durante la última década el país no ha logrado elevar su posición en las pruebas internacionales, normalmente ocupa el último lugar en matemáticas, ciencias y aun en lo más básico que es la comprensión de la lectura. ¿Cómo se puede competir a nivel internacional en la parte productiva cuando la educación no genera los fundamentos de aprendizaje científico y tecnológico que se requieren en la actualidad?

La consolidación de la estabilidad social de México hace prioritario que los ciudadanos sean capaces de integrarse exitosamente a los procesos productivos modernos. Para ello es indispensable elevar el nivel de aprendizaje de los estudiantes mexicanos en ciencias aplicadas, matemáticas, computación y en todas aquellas áreas vinculadas con la tecnología y la innovación.

Si bien el sistema educativo debe garantizar lo descrito, también es fundamental contar con una alianza social más amplia. Cuando la educación y la industria se encuentran estrechamente vinculadas se pueden generar programas de estudio, estrategias de formación de empleo, de creación y aceleramiento de empresas con alto valor agregado que garanticen el incremento de la productividad al mismo tiempo que se eleva el bienestar de la población.

La relación entre la educación y la industria garantiza empleabilidad, aumento de productividad y mayor éxito en la actividad emprendedora de los ciudadanos.

Estrategia conceptual

Se debe desarrollar una estrategia transversal a todos los niveles del sistema educativo que favorezca el aprendizaje de los estudiantes en las áreas vitales para la Economía del Conocimiento y la Cuarta Revolución Industrial: ciencias aplicadas, matemáticas, computación, innovación y uso de la tecnología. Para ello se debe contar con un sistema educativo flexible hacia la utilización de nuevos modelos educativos con eje en la innovación y el progreso tecnológico.

Educación básica. Por medio de la aplicación de nuevos modelos educativos, y en colaboración con el sector industrial privado, es posible utilizar los desarrollos de robótica, mecatrónica y programación educativa para garantizar que los estudiantes de nivel primaria y secundaria comprendan los elementos básicos de las ciencias aplicadas, ingeniería y matemáticas. La intención educativa de la propuesta en este nivel es vincular a los estudiantes, desde una etapa temprana, con el contenido conceptual requerido para elevar sus capacidades de aprendizaje en la ciencia y tecnología. Además, elaborar modelos de maquinaria, robots y líneas de producción ayuda a desarrollar habilidades como el trabajo colaborativo, aprendizaje por objetivos y proyectos en función de simulaciones industriales.

Educación media superior industrial. Utilizando la lógica del modelo de educación dual se puede generar una profunda interacción entre el sistema educativo y la industria nacional. Un primer objetivo es que la intención educativa se encuentre orientada a las necesidades de los sectores de la transformación industrial de México, los generadores de valor agregado. Con ello se incrementa la competitividad industrial del país.

El segundo objetivo de este nivel será permitir que los estudiantes tengan una relación temprana con las empresas, creado por el tiempo que estuvieron en la misma y por el conocimiento práctico que desarrollaron.

Para la implementación de lo descrito se debe construir una Alianza por la Educación Dual Industrial que permita:

• Instituir programas de estudio orientados a sectores estratégicos para el impulso al crecimiento y desarrollo de México. Con ello se garantiza la generación del capital humano pertinente para integrarse a los mismos.

• Desarrollar programas de estudio para los sectores industriales proveedores de insumos intermedios y bienes de capital en colaboración con el sector privado nacional. El objetivo es que incorpore a estudiantes de dichos programas, bajo el modelo dual, a sus empresas.

• Un elemento esencial para fomentar la movilidad social del programa es que se privilegie la vinculación de estudiantes de bajos recursos y de alto aprovechamiento académico con las empresas y cámaras integrantes de la Alianza por la Educación Dual Industrial. El objetivo es que se aumente la capacitación práctica de los estudiantes al mismo tiempo que se le da una orientación social. Esto último permitiría abatir la pobreza al mismo tiempo que se eleva el capital humano de la población de menores ingresos que se encuentra altamente comprometida con su educación.

• En el mediano plazo, los alumnos de nivel básico contarán con bases técnicas y matemáticas que les permitirán progresar más rápido en el nivel medio superior.

• Para el caso de los estudiantes que decidan permanecer en empresas del sector industrial el beneficio será contar con calificaciones que eleven la productividad de éstas. Lo anterior debe repercutir en mejores remuneraciones. Si deciden continuar sus estudios se podrá elevar su nivel de aprovechamiento académico en áreas de ingeniería.

Nivel superior y de posgrado industrial. Crear nuevos diferenciales productivos y empresas de valor agregado. Al igual que en el nivel previo se requiere de una Alianza por la Educación Dual Industrial. Los objetivos adicionales son:

• Propiciar la generación de innovación de procesos, productos y servicios de mercado. Dado que el conocimiento de los estudiantes en este nivel es mayor, un resultado esperado es que su eficiencia y eficacia no solamente eleve la productividad de las empresas, en los últimos niveles de la carrera profesional y en los posgrados se debe promover la generación de innovación y progreso tecnológico aplicado.

• En los posgrados lo último es fundamental, el objetivo particular sería que el nivel de maestría contribuya con la innovación de procesos y el de doctorado con los de productos y servicios, todo ello bajo una lógica de mercado: debe satisfacer una necesidad para la empresa y para el consumo intermedio o final. En otras palabras, deben generar una rentabilidad derivada de una necesidad del mercado. Evidentemente que esto requiere la selección de las empresas que pueden participar en este nivel, deben garantizar ser generadoras de valor agregado y contar con áreas de mayor especialización. Al final de esta etapa el alumno aumentará su empleabilidad y en algunos casos podrá emprender su propia empresa en función de innovación y desarrollo tecnológico.

La educación es fundamental para que México pueda incrementar sus capacidades productivas y competitividad al mismo tiempo que le permita alcanzar un mayor nivel de desarrollo social. Además, la Era de la Economía del Conocimiento y la 4ª Revolución Industrial implican que el éxito se encuentra reservado para las naciones que cuenten con un sistema educativo estrechamente vinculado con la actividad productiva que genera mayor valor agregado: la industria y los servicios industriales son dos de los componentes más relevantes de la misma. Lograr lo anterior tiene implicaciones adicionales que permitirían elevar el liderazgo de México en el mundo ya que se encuentran alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas para el 2030. De manera particular los objetivos 1 y 2 buscan el fin de la pobreza y erradicar el hambre respectivamente. Para ello han establecido algunas metas como:

o Para 2030, reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales.

o Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, y contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas.

En este sentido, lo anterior se puede lograr desde una base productiva: el gasto social asistencial debe estar acompañado de inversión productiva que permita el desarrollo de las capacidades productivas de las regiones de bajo ingreso y alta marginalidad.

La Alianza por la Educación Industrial propuesta puede contribuir con el abatimiento de los rezagos sociales al mismo tiempo que se crean las bases productivas pertinentes a la Era de la Economía del Conocimiento y la Cuarta Revolución Industrial. 1

Únicamente un sistema de calidad global puede coadyuvar al sistema productivo y a la sociedad a incrementar su nivel de bienestar y desarrollo económico así como a preservar los fundamentos de estabilidad social que se requieren para crear una etapa de progreso para todos los mexicanos.

1 El objetivo 9 plantea:
• Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
• Promover una industrialización inclusiva y sostenible y, a más tardar en 2030, aumentar de manera significativa la contribución de la industria al empleo y al Producto Interno Bruto, de acuerdo con las circunstancias nacionales, y duplicar esa contribución en los países menos adelantados.

Por: José Luis de la Cruz Gallegos
Director del IDIC y Presidente de la Comisión
de Estudios Económicos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.