INFONAVIT: ¿cómo empoderar a los derechohabientes?

Basados en los hechos, podemos afirmar que la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto rompió paradigmas en el sector de la vivienda, al diseñar e implementar de manera exitosa estrategias a favor de las familias mexicanas, garantizando que cuenten con un acceso real al elemento más importante de todo patrimonio: una vivienda de calidad.

Gracias a la Política Nacional de Vivienda, que coordina la maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), al fin se está cristalizando un desarrollo urbano más ordenado y sustentable en el país, con lo que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) colabora para que México transite rápidamente hacia ese modelo, en el cual las viviendas son de mayor calidad y con eco-tecnologías que favorecen al medio ambiente.

Y esto es posible debido a que el INFONAVIT es una entidad financiera fuerte y sana –considerada así por las firmas calificadoras más importantes del país–, que cada día cumple a cabalidad con el mandato constitucional de administrar eficientemente el 5 por ciento del salario de los derechohabientes, y así materializar su derecho a un hogar digno, además de fomentar el ahorro de la clase trabajadora formal de México.

Hoy en día, 96 por ciento de la cartera del INFONAVIT está sana, tenemos un proceso de recaudación histórico creciente y el año anterior dimos un rendimiento de 6.81 por ciento al ahorro de la Subcuenta de Vivienda de los trabajadores.

En 45 años, el Instituto ha otorgado 9 millones 544 mil créditos, y con los más de 220 mil millones de pesos de derrama económica del INFONAVIT en este año, habrá otros 465 mil derechohabientes beneficiados, y esto sin erogar un solo centavo de presupuesto público.

De continuar trabajando a este ritmo de originación, en 2018 la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto habrá otorgado uno de cada tres créditos en la historia del Instituto, lo que impulsa la creación de empleos y la reactivación del mercado interno; por algo el sector de la vivienda es uno de los principales aportantes del Producto Interno Bruto, además de que activa 60 ramas industriales en todo el país, siendo uno de los referentes más sólidos y visibles de nuestra economía.

México no necesita importar nada del extranjero para construir una vivienda, todo lo que se requiere para edificarla se produce en nuestro país, y por lo tanto es una actividad económica sana, que no genera inflación, y sí empleos.

El INFONAVIT está cambiando, y en el último año tomó decisiones fundamentales para poder financiar más viviendas y de mayor monto, desde la cima de la pirámide, fortaleciendo con ello la solidaridad financiera y coadyuvando a la obtención de más y mejores viviendas, que es la esencia de esta Institución.

Tras la aprobación del Consejo de Administración, que materializó el consenso de los tres sectores que conforman al Instituto, desde el pasado 4 de abril aumentó en 70 por ciento el monto máximo de crédito, a partir de un nuevo producto hipotecario en pesos y sin subir la tasa de interés.

Así, el INFONAVIT otorga, por primera vez, créditos de hasta 1 millón 600 mil pesos, lo que permite financiar viviendas de mayor valor y cercanas a los centros de trabajo, con lo que el Instituto estará de regreso en la zona metropolitana de la Ciudad de México y en las grandes urbes del país, donde se concentra el empleo formal.

Paralelamente ofrece soluciones para que los trabajadores de menores ingresos paguen menos por gastos notariales, y sin cobrarles un centavo de comisiones; también se reactivó con éxito la alternativa crediticia para quienes quieren remodelar su vivienda a través de Mejoravit, o construir en un terreno propio, sea privado o ejidal.

El Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica obtiene el certificado ISO 50001 que acredita su Sistema de Gestión de la Energía

En el marco de la celebración de la 109 sesión del Comité Técnico del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), presidida por el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y por el Director General de la Comisión Federal de Electricidad, Jaime Hernández Martínez, el Director General del FIDE, Raúl Talán Ramírez, recibió el certificado que acredita al Sistema de Gestión de la Energía del FIDE conforme a la Norma MNX-J-SAA-50001-ANCE-IMNC-2011/ISO 5001:2011.

Esta norma internacional se basa en el modelo ISO de sistema de gestión de más de un millón de organizaciones en todo el mundo que aplican normas como la ISO 9001 (gestión de calidad) o ISO 14001 (gestión ambiental). En el caso de la ISO 50001 (gestión de la energía), ésta proporciona a las organizaciones un marco de referencia sistematizado para mejorar su desempeño energético.

Se estima que en el mundo hay cerca de siete mil organizaciones de diversos sectores que se han certificado en ISO 50001 para mejorar su rendimiento energético, lo cual conduce a reducir su consumo de energía, los costos financieros asociados y las emisiones de gases de efecto invernadero, entre otros beneficios.

El certificado concedido por la empresa Asociación de Normalización y Certificación A.C. (ANCE) acredita el compromiso del FIDE con la eficiencia energética y la mejora continua, al establecer los sistemas y procesos necesarios para eficientar el uso de la energía en sus oficinas centrales.

Al hacer entrega de la constancia, el ingeniero Abel Hernández Pineda, Director General de la Asociación de Normalización y Certificación A.C. (ANCE), felicitó al Director General del FIDE, Raúl Talán, por haber obtenido la certificación con cero no conformidades “después de un proceso de auditoría intenso con las mejores prácticas y estándares internacionales, con auditores calificados”.

Agregó que están trabajando con el Comité Internacional de ISO TC301 en la actualización de la norma, por lo que es importante que instituciones como el FIDE la hagan suya, pues “la hace más visible, porque puede apoyar mucho al país, a la política pública y nace propiamente derivada de la transición energética. Es decir, avanzar hacia el mejor uso de los recursos, al mejor desempeño energético en las organizaciones”.

Además, instó al FIDE para que, como institución que promueve el buen desempeño energético, “incentive este tipo de instrumentos para ir pensando en la manera de levantar esta norma en otras organizaciones, pues muchas voltearán a verlo y se preguntarán por qué el FIDE la tiene y ellas no”.

Algunas de las acciones emprendidas para certificar el Sistema de Gestión de la Energía (SGEn) del FIDE, conforme a la Norma MNX-J-SAA-50001-ANCE-IMNC-2011 y su equivalente ISO 50001:2011, son:

• Aprobación de la Política Energética: “El Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica, comprometido con el ahorro y uso eficiente de la energía, involucra a su personal en el cumplimiento de la normatividad vigente y en la ejecución de acciones para la mejora continua del desempeño energético, a fin de garantizar que se cumplan los objetivos y las metas del Sistema de Gestión de la Energía y se difundan los resultados”.

• Aprobación de la Política Energética: “El Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica, comprometido con el ahorro y uso eficiente de la energía, involucra a su personal en el cumplimiento de la normatividad vigente y en la ejecución de acciones para la mejora continua del desempeño energético, a fin de garantizar que se cumplan los objetivos y las metas del Sistema de Gestión de la Energía y se difundan los resultados”.

• Elaboración del Manual del Sistema de Gestión de la Energía.

• Definición del alcance y límites del SGEn.

• Recopilación y análisis de información sobre equipos e instalaciones energéticas existentes en las oficinas centrales, y sobre usos y consumos de la energía eléctrica por parte del personal.

• Elaboración del diagnóstico del uso y consumo de energía eléctrica y combustible.

• Análisis de los elementos del desempeño energético, cálculo de los usos significativos de la energía, establecimiento de líneas base de energía y definición de los planes de acción.

• Sensibilización y capacitación del personal para la implementación del SGEn.

Por David Penchyna Grub
Director General INFONAVIT

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.