La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos y su relación con entidades públicas

Los industriales de México representan la principal creación de riqueza en nuestro país, y conscientes de la importancia de crear y mantener mecanismos de coordinación con las entidades que conforman el sector público, para la generación de sinergias que impulsen una sana producción, participan en los órganos de decisión de diferentes organismos gubernamentales.

Los representantes de los industriales, fundamentalmente agrupados en CONCAMIN, y con base en un estricto respeto a las disposiciones legales, orientan sus acciones hacia la búsqueda de estrategias que propicien la coordinación de las cadenas de producción, comercialización y distribución de los sectores público y privado, con el establecimiento de prácticas eficientes y transparentes, sin perder de vista que esas acciones están subordinadas a los objetivos fundamentales, los cuales son:

  • La satisfacción de los beneficiarios de los bienes y servicios del organismo público de que se trate. La satisfacción de los beneficiarios de los bienes y servicios del organismo público de que se trate.
  • El fortalecimiento y desarrollo de las empresas que, a fin de cuentas, son responsables de mantener y ampliar la planta laboral.

Un ejemplo de lo anterior es el desempeño dentro del Instituto Mexicano del Seguro Social, cuyo órgano de gobierno, el honorable Consejo Técnico, tiene una composición tripartita, confluyendo ahí las representaciones estatal, obrera y patronal; en esta última participa, con tres representantes, CONCAMIN.

En la toma de decisiones del mencionado Consejo, la representación patronal se centra básicamente en el impulso a las acciones de modernización que mejoren y faciliten el acceso de los derechohabientes a los servicios institucionales, así como las prácticas de racionalización financiera, siempre propiciando la búsqueda de consenso entre los tres sectores.

En este contexto se vienen realizando importantes acciones insertas en la estrategia de impulsar la competencia en compras públicas, una de las cuales es la compra consolidada de medicamentos y materiales de curación, en agosto de 2017, por un monto superior a 53 mil millones de pesos, con la participación de 48 entidades del sector salud, en los niveles estatal y federal.

La compra se realiza con base en una licitación que le ha permitido al sector salud obtener mejores precios y garantizar el abasto de los productos. Estas compras, realizadas durante ya varios años, han propiciado un ahorro superior a los 14 mil millones de pesos a las instituciones de salud, correspondiendo 8 mil 400 millones al IMSS, que ha liderado las acciones.

Pero es muy importante destacar que, así como prácticas como la señalada propician ahorros en el sector público, tienen una clara repercusión positiva en nuestras organizaciones empresariales, en este caso las que agrupan a los proveedores de insumos para la salud, ya que, al interactuar con organismos públicos en una forma ordenada y transparente, les permite obtener una razonable seguridad jurídica y garantizar sus niveles de producción.

Para los industriales del país resulta de vital importancia ampliar y fortalecer, en los diferentes organismos y entidades públicas, este tipo de prácticas, las cuales redundan en beneficio de todos los sectores de la sociedad. Bajo esta filosofía, conviene mencionar que, en septiembre de 2016, el IMSS y CONCAMIN suscribieron un Convenio por la Transparencia y Principios Éticos, que involucra el combate a la corrupción y el respeto al marco jurídico aplicable a las contrataciones públicas.

Concurren al Convenio, en su calidad de partes del sector privado, precisamente los consejos, cámaras industriales, confederaciones o asociaciones de proveedores de insumos para la salud, comprometiéndose a unir esfuerzos para garantizar estándares óptimos de calidad, seguridad y eficacia, con mecanismos de autorregulación que beneficien la transparencia en los procesos de compra.

Vale la pena mencionar que el despliegue de estrategias como las que ahora comentamos, las cuales benefician a la planta productiva e impulsan una sana competencia entre las empresas, poniendo el acento en el combate a la corrupción, se apegan a las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y a las prácticas

internacionales, con el acompañamiento de actores como la Secretaría de la Función Pública y la participación de testigos sociales expertos en aspectos de transparencia y rendición de cuentas.

Por tal motivo, se enfatiza la importancia de que las comisiones y representaciones de nuestra Confederación se desempeñen adecuadamente, ya que la interlocución cotidiana con las 102 Cámaras y Asociaciones que la constituyen posibilita la identificación de problemas y la respectiva generación de propuestas ante las entidades y autoridades públicas, lo que nos coloca como una organización dinámica, innovadora y propositiva, con gran capacidad de respuesta a sus agremiados, propiciando una mayor y mejor competencia, dentro de un esquema con mejores prácticas, en beneficio del consumidor y de nuestro país.

Asimismo, quienes tienen las funciones de representación ante organismos públicos también mantienen comunicación con las comisiones, al interior de CONCAMIN, así como con Asociaciones y Cámaras, lo que propicia mejores resultados, ya que éstos provienen de una acción coordinada.

Por Raúl Rodríguez Márquez
Consejero Propietario ante el Consejo Técnico del IMSS y Coordinador Regional Norte de CONCAMIN

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.