La relevancia de las Cadenas Globales de Valor en México

Introducción

En un mundo económicamente globalizado, el desarrollo de redes internacionales de producción y comercialización se vuelve un factor fundamental para el crecimiento de las empresas, del comercio internacional y de la generación de valor a nivel mundial.

El desarrollo de Cadenas Globales de Valor (CGV), parte de un principio en el que los países instrumentan políticas públicas que favorecen que las empresas se integren primero en cadenas productivas locales y regionales y después en conglomerados más robustos de producción que les permiten modificar la forma de realizar transacciones con otras empresas en cualquier geografía. La producción de bienes y servicios en la actualidad está entrelazada de tal manera que las decisiones y estrategias que se toman por una empresa pueden afectar la operación de otras muchas en todo el mundo, al estar integrados en estas CGV.

Desarrollo de las CGV

Todo encadenamiento productivo global inicia con un sistema de producción local. Hasta hace muy poco tiempo se pensaba que la industria sólo podría ser entendida a partir del desarrollo de grandes polos metropolitanos y que el crecimiento industrial estaba ligado necesariamente al desarrollo urbano. Con el crecimiento poblacional y el ahogamiento de muchos de estos centros industriales en las grandes ciudades, se entendió que el desarrollo industrial tendría que migrar a ciudades intermedias e incluso zonas rurales, promoviendo no sólo el desarrollo regional sino incluso la especialización e innovación sectorial.

El desarrollo de estos nuevos espacios industriales ha favorecido la urbanización y mejoramiento de la infraestructura local, además incentiva el surgimiento de pequeñas y medianas empresas que empiezan a trabajar en red. En la actualidad el desarrollo industrial está dominado por agrupamientos económicos estratégicos, formados por empresas interconectadas que se organizan y compiten y se integran con éxito. La importancia de estos encadenamientos productivos en el desarrollo de regiones e incluso geografías completas, ha provocado que el modelo basado en las competencias de una empresa en lo individual se transforme en términos de las ventajas que aportan al desarrollo industrial un conjunto de empresas que, al estar encadenadas, agregan valor a bajo costo, promueven la innovación y el desarrollo de mano de obra calificada.

Esto se vuelve particularmente relevante ya que para los gobiernos el desempeño de sus cadenas productivas locales permite consolidar polos industriales regionales, establecer ventajas competitivas en una localidad y generar sinergias sectoriales.

Entre los factores que han impulsado la creación de las CGV se encuentran la reducción de barreras tanto para el comercio como para la inversión, la disminución de costos (de transporte, comunicación, organización y coordinación), el desarrollo de las tecnologías de información que han incrementado la velocidad y tamaño de procesamiento y transmisión; así como el desarrollo de normas internacionales, la definición de lineamientos para la descripción de productos, protocolos de negocios y las innovaciones organizativas.

Estos factores han permitido que, no obstante que la producción esté geográficamente fragmentada, exista una poderosa integración vertical de la misma.

El sector automotriz, ejemplo de CGV

De conformidad con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), uno de los agrupamientos con mayor dinamismo es el automotriz–metalmecánico, en el que las industrias que lo componen están articuladas1. Las relaciones entre las empresas y sus proveedores se han definido de manera clara. Aglutina y arrastra a más de 20 sectores industriales del país, como la industria básica de hierro y acero, metales no ferrosos, ligados a los fabricantes de vehículos automotrices, carrocerías y autopartes; lubricantes y grasas, textiles, entre otras.

El sector automotriz en México se ha convertido en un referente a nivel mundial. Posicionado como el 8° lugar a nivel de producción de automóviles², aportando el 3.5% del PIB nacional y el 19.8% del PIB manufacturero del país³. México cuenta con 21 plantas de ensamble y producción en la industria automotriz vinculadas a 8 armadoras globales y tiene presencia de 19 marcas de automotores4, más de 30 centros de diseño y cientos de plantas de producción de autopartes5. Destaca por la calidad en la mano de obra y por su ubicación geográfica, por la cercanía con los Estados Unidos de Norteamérica, lo que facilita la exportación de automóviles y otros insumos para la industria como motores, cigüeñales, transmisiones, cilindros, etcétera.

BANCOMEXT en el desarrollo sectorial

Desde su creación, el Banco Nacional de Comercio Exterior, Sociedad Nacional de Crédito (BANCOMEXT), es el Banco de Desarrollo en México que impulsa la integración de las empresas mexicanas en el comercio internacional por medio del financiamiento, para incrementar la modernización, productividad y competitividad que incidan en el incremento de las exportaciones y la generación de divisas, la captación de inversión extranjera, la internacionalización de las empresas, y aumentar el valor agregado de las exportaciones.

Para ello, ha definido un modelo de negocio con un enfoque sectorial, con énfasis en la integración de CGV: automotriz, aero-especial, energía, infraestructura industrial, eléctrico-electrónico, además de ser el principal fondeador del sector turismo.

Particularmente, en la industria automotriz y aeroespacial, ha contribuido en la consolidación de la CGV de este sector, así como con el desarrollo de la plataforma logística, para impulsar la competitividad y fortalecimiento del comercio exterior mexicano. En los últimos tres años, BANCOMEXT ha canalizado más de 100,000 MDP al sector para liquidez de proveedores, adquisición de maquinaria y equipo para autopartes, autotransporte, transporte marítimo, transporte ferroviario y servicios logísticos.

Visión de futuro de las CGV

El futuro de las cadenas globales de valor tiene que ver en gran medida con la fragmentación de los procesos de producción que ha facilitado la integración de un mayor número de empresas, muchas de ellas Pymes, a estas estructuras complejas a nivel mundial.

Sin embargo, ¿qué sigue hacia adelante? ¿Se fragmentará aún más la producción? ¿Las economías más desarrolladas mantendrán su tendencia a la desindustrialización dejando que las economías emergentes continúen desarrollando capacidades productivas innovadoras? ¿Cómo afectarán las nuevas formas de organización empresarial la formación de capital humano y el costo de la mano de obra? ¿La coordinación entre los participantes de un proceso multi-fragmentado incrementará los riesgos en la articulación de los encadenamientos? ¿Cómo afectarán las constantes innovaciones tecnológicas los procesos de producción en las CGV?

Estas preguntas tendrán que ser contestadas a una gran velocidad, la distribución geográfica y la complejidad que conlleva la fragmentación de la producción tendrán que ser atendidas a partir de procesos innovadores.

Existe ya tecnología que favorece la coordinación a distancia reduciendo costos de transporte y viaje, las mejoras en la tecnología de comunicación darán origen a nuevas formas de realizar transacciones y el surgimiento de la Industria 4.0 fusionará los avances de la revolución industrial con la revolución digital y permitirá incorporar procesos de manufactura inteligentes.

La globalización sigue produciendo cambios en la forma en la que se relacionan las geografías, los países y las empresas, por lo que la rápida integración de los mercados emergentes a los mercados mundiales, en gran medida se ha favorecido por el surgimiento de CGV y ha provocado la movilidad internacional del capital. La fragmentación de las cadenas de valor y la desagregación de los procesos seguirá estando regida por los costos de producción y la especialización, sin embargo la innovación en los procesos productivos sin duda será un nuevo factor a considerar.

Por Lic. Rebeca Pizano Navarro
Directora General Adjunta de Banca de Empresas.
Banco Nacional de Comercio Exterior, S.N.C. (BANCOMEXT)

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.