Actividad industrial de México 2020: ¿la luz al final del túnel?

Resumen

La magnitud y duración de la recesión industrial constituyen elementos suficientes para enfatizar la necesidad de México por contar con una estrategia de desarrollo industrial que permita abatir el rezago estructural y de coyuntura que se enfrenta, una situación que contrasta con las estrategias que han aplicado los países del Este de Asia y Europa, así como Estados Unidos y La India: todos ellos consideran al desarrollo industrial como el motor de su recuperación económica y social.

En el caso de México:

  • Entre el 2001 y el 2020 el promedio de crecimiento de la industria mexicana es de únicamente 0.16%. Evidentemente, en términos per cápita el resultado es negativo.
  • En diciembre la industria nacional registró una caída de (-) 3.2% y de (-) 10.0% a lo largo del 2020.
  • Las cifras confirmaron que el sector acumuló 22 meses de caídas consecutivas (26 en los últimos 27 meses).
  • Desde la entrada en vigor del TLCAN (hoy T-MEC) la variación anual promedio de la industria fue de 1.1%. En los últimos 40 años es de 1.36%.
  • En 2020 la construcción y manufacturas tuvieron una minusvalía de (-) 17.2% y (-) 10.0% respectivamente.
  • La construcción enfrenta una recesión que implica 23 meses de caídas consecutivas (28 en los últimos 29 meses).

▪ A su interior, las obras de ingeniería civil son las más afectadas: 30 meses seguidos con retrocesos y 61 en los últimos 64 meses. El promedio de variación en dicho periodo es de (-) 11.3%.

▪ En los trabajos especializados para la construcción se presentan 25 meses con variaciones negativas.

▪ En edificación se contabilizan 21 minusvalías en 22 meses.

  • Se comienza a observar una reactivación, aunque heterogénea: en diciembre las manufacturas crecieron 0.5%, un crecimiento modesto pero que rompió la cadena de 14 meses de variaciones negativas.
  • El principal impulso fue la exportación, las ramas vinculadas al mercado interno aún exhiben un desempeño negativo.
  • La minería reportó una contracción de (-) 1.1%, en esencia por los ocho meses negativos al hilo que se han registrado en la extracción de petróleo y gas: después del breve repunte que se presentó entre octubre del 2019 y abril del 2020 ha vuelto a su tendencia negativa.
  • La generación, transmisión y distribución de electricidad, gas y agua disminuyó (-) 5.3%, acumulando 10 meses de datos negativos una tendencia no observada desde la crisis del 2009.
  • Suministro de agua y suministro de gas por ductos al consumidor final contabiliza 24 meses con tasas negativas y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica nueve meses.

Sin lugar a duda que lo descrito valida la necesidad de una estrategia de desarrollo industrial para México como la que el IDIC ha impulsado durante los últimos años.

Análisis

La información estadística del INEGI confirma el desafío que enfrenta el sector industrial mexicano: en 2020 registró una contracción de (-) 10%. La magnitud y duración de la recesión industrial constituyen elementos suficientes para enfatizar la necesidad de México por contar con una estrategia de desarrollo industrial que permita abatir el rezago estructural y de coyuntura que se enfrenta:

  • Entre el 2001 y el 2020 el promedio de crecimiento de la industria mexicana es de únicamente 0.16%. Evidentemente, en términos per cápita el resultado es negativo.
  • Desde la entrada en vigor del TLCAN (hoy T-MEC) la variación promedio de la industria fue de 1.1%. En los últimos 40 años es de 1.36%.
  • o En realidad, la apertura de la economía no tuvo un impacto homogéneo sobre el sector industrial: el bajo contenido nacional de las exportaciones explica por qué estas últimas crecen, pero no así la actividad industrial nacional.
  • Sin lugar a duda que lo descrito muestra la erosión que se ha vivido en la industria mexicana, algo que ocurrió, paradójicamente, en el momento en el que a nivel global se gestó e implementó la 4ª Revolución Industrial (Industria 4.0), un evento que ha permitido el desarrollo vertiginoso de los países más avanzados y de economías asiáticas emergentes.
  • Lo descrito se exacerbó durante los últimos años: las cifras reportadas por el INEGI al mes de diciembre pasado confirmaron que el sector industrial acumuló 22 meses de caídas consecutivas (26 en los últimos 27 meses).
  • El retroceso de la actividad industrial durante el 2020 fue el segundo más grande de los últimos 40 años, solo superado por el (-) 10.9% contabilizado en 1995. De igual forma fue mayor a lo ocurrido en 1983, cuando la industria retrocedió (-) 9.6%.

El contexto descrito muestra el grado de afectación general del sector industrial, principalmente en dos de sus componentes, construcción y manufacturas, los cuales tuvieron una minusvalía de (-) 17.2% y (-) 10.0% respectivamente.

La construcción fue afectada por la caída de todos sus componentes:

  • Edificación: (-) 16.6%.
  • Construcción de obras de ingeniería civil: (-) 25.3%.
  • Trabajos especializados para la construcción (-) 11.0%. Por su parte las manufacturas exhibieron una reducción en sus 21 componentes.
  • La fabricación de prendas de vestir (- 34.6%), curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (- 34.4%), fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (- 30.5%), fabricación de equipo de transporte (- 20.9%), fabricación de muebles, colchones y persianas (- 17.5%), impresión e industrias conexas (- 16.9%) y la fabricación de maquinaria y equipo (- 16.8%) fueron los más afectados.
  • Se puede resaltar que aun la industria alimentaria, que debería crecer al menos en la misma proporción que la población, registró una variación negativa de (-) 0.5%.

La información de diciembre permite matizar que al interior de las manufacturas se vive un proceso de reactivación heterogéneo:

  • Durante el último mes del 2020: 13 componentes presentaron datos positivos, en tanto que 8 siguen con tasas anuales negativas.
  • Lo anterior es el resultado del aumento que las exportaciones de manufacturas han presentado y que ello ha beneficiado a la industria que tiene una mayor presencia en el mercado de Estados Unidos, el principal motor de su recuperación.

Por otra parte, también se debe enfatizar que la dinámica de la industria más vinculada con el desempeño del mercado interno se mantiene con cifras negativas o de incremento marginal:

  • Como ya se ha mencionado la construcción enfrenta una recesión que implica 23 meses de caídas consecutivas (28 en los últimos 29 meses).
  • A su interior, las obras de ingeniería civil son las más afectadas: 30 meses seguidos con retrocesos y 61 en los últimos 64 meses. El promedio de variación en dicho periodo es de (-) 11.3%.
  • En los trabajos especializados para la construcción se presentan 25 meses con variaciones negativas.
  • En edificación se contabilizan 21 minusvalías en 22 meses.
  • Por su parte la minería reportó una contracción de (-) 1.1%, en esencia por los ocho meses negativos al hilo que se han registrado en la extracción de petróleo y gas: después del breve repunte que se presentó entre octubre del 2019 y abril del 2020 ha vuelto a su tendencia negativa.
  • La generación, transmisión y distribución de electricidad, gas y agua disminuyó (-) 5.3%, acumulando 10 meses de datos negativos una tendencia no observada desde la crisis del 2009.
  • Suministro de agua y suministro de gas por ductos al consumidor final contabiliza 24 meses con tasas negativas y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica nueve meses.

Fuente: https://idic.mx/wp-content/uploads/2021/02/VozIndustria-20210211-Vol-09-Num-251-Actividad-industrial-de-Mexico-2020-la-luz-al-final-del-tunel.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

12 de febrero de 2021

Los comentarios están cerrados.