Consulta pública de NOM 51, es considerada la más nutrida de la historia de la mejora regulatoria en México

Respecto al proyecto de modificación de la Norma Oficial Mexicana 051 de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas, cuya propuesta central es crear un etiquetado frontal de advertencia; dicha consulta, según información de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) ha recibido casi 800 comentarios, por lo que es considerada la más nutrida de la historia de la mejora regulatoria en México.

En este sentido, en la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, mediante el Diario Oficial de la Federación se emitieron más de 5 mil comentarios y otros gobiernos, como los de la Unión Europea y Suiza, se han pronunciado ante la Organización Mundial de Comercio.

Dicha consulta pública, despertó el interés de consumidores, organizaciones de la sociedad civil, academia, campo mexicano, socios comerciales internacionales, asociaciones de profesionales y el sector privado mexicano e internacional, quienes consideran de gran importancia el contar con un etiquetado frontal nutrimental, que permita tomar decisiones, comparar entre productos e integrar dietas correctas.

Ante ello, el sector privado mexicano está comprometido con la máxima transparencia del contenido nutrimental de los alimentos y bebidas no alcohólicas que produce y comercializa. Los mexicanos merecemos un etiquetado frontal que cumpla con los siguientes principios:

  • ADVIERTA claramente las calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio;
  • INFORME con datos precisos acerca de sus contenidos específicos;
  • INCENTIVE la reformulación y la reducción del tamaño de las porciones;
  • Esté basado en EVIDENCIA CIENTÍFICA; y
  • Sea CONGRUENTE con el marco jurídico nacional e internacional.

Por lo que el sector privado confía en que la CONAMER emitirá un dictamen de impacto regulatorio serio y responsable, que asegure, conforme a la ley, la regulación focalice objetivos claros y proporcionales, observe mayores beneficios que costos, otorgue seguridad jurídica, que haya coherencia y armonización con otras disposiciones y respete la libre concurrencia y competencia económicas, tomando en cuanta la opinión que emitirá la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

Es indispensable que se analice la evidencia técnica-científica que sustentan la efectividad de la regulación propuesta, que se analicen el costo-beneficio de la medida y su impacto en la libre competencia, el comercio internacional y fundamentalmente, en los derechos de los consumidores a acceder la información veraz sobre los alimentos y bebidas no alcohólicas que consume, y garantizar su derecho a la salud y alimentación.

Publicado en Revista Industria Digital

10 de enero de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.