Consumo e inversión: la fragilidad de dos pilares del desarrollo nacional

La entrada histórica de remesas, el gasto publico asistencial y los microcréditos no lograron compensar los efectos de la recesión del 2020

 

Análisis

La evolución del consumo privado y la inversión presentan el mejor acercamiento a la situación en la que se encuentran los hogares y el sistema productivo nacional.

La dinámica del consumo constituye una aproximación precisa sobre el grado de bienestar de las familias. La inversión indica la situación financiera y la perspectiva económica que tienen las empresas en el corto, mediano y largo plazo.

Sin inversión no hay crecimiento vigoroso y sostenible en el mediano plazo. La creación de empleo formal depende de la inversión y, paralelamente, la salud del mercado laboral constituye la variable estratégica para resolver los problemas de pobreza y la necesidad de elevar el nivel de bienestar de la sociedad.

  • La mayor parte del consumo privado depende de contar con una fuente de ingreso laboral, las remesas y el gasto público asistencial no pueden sustituir los recursos financieros que se obtienen a través del empleo.

Por ello es fundamental observar lo que ocurrió con el consumo y la inversión durante el 2020 y comprender cuál es su herencia para el 2021. De acuerdo con la información del INEGI:

  • El Indicador Mensual del Consumo Privado retrocedió (-) 7.1% en noviembre pasado y (-) 11.5% en los primeros once meses del 2020.
  • La Inversión Fija Bruta bajo (-) 12.1% en noviembre y (-) 18.8% en el acumulado de los primeros once meses del 2020.

¿Cuál es la relevancia de lo anterior?

  • La inversión y el consumo privado representan el 85% del PIB: su tendencia marca la situación presente y futura de la economía nacional.
  • El nivel del consumo privado al mes de noviembre del 2020 fue similar al del último trimestre del 2014, ello fue producto de la contracción antes mencionada. Como referencia se puede citar que la minusvalía del consumo durante las recesiones del 1995 y el 2009 fue de (-) 4.7% y (-) 5.8% respectivamente.
  • El nivel de la inversión alcanzado en noviembre pasado es comparable al registrado al final del 2009: se acumulan 22 meses de tasas anuales negativas y 24 en los últimos 25 meses. En las recesiones de 1995 y el 2009 la variación fue (-) 35.8% y (-) 11.4% respectivamente.
  • Las cifras negativas registradas en noviembre ya contemplan la reapertura de la economía por lo que muestran la afectación estructural causada por la recesión tanto en el mercado laboral como en el sistema productivo por el cierre de empresas. Lo último se verá reflejado en una moderación sistémica de la inversión.

Es pertinente mencionar que la debilidad del comercio privado incidió en la variación promedio negativa que se observó en el comercio al por menor en casi todos los estados durante los primeros once meses del 2020. Algo similar ocurrió en el comercio al por mayor, entre empresas. Ambos indicadores de comercio muestran la afectación que causó la fragilidad del consumo privado y la inversión.

La variación promedio del consumo privado fue de (-) 4.8% durante los primeros 24 meses de la actual administración, la menor cifra en los últimos 25 años un hecho que representa un área de oportunidad para implementar una estrategia de reactivación que se enfoque en la recuperación del empleo formal a través de un impulso a la inversión productiva.

Por su parte la inversión privada disminuyó (-) 11.4% en los primeros 24 meses del sexenio. Su recuperación es necesaria y estratégica para generar tanto los empleos que se perdieron durante la recesión como los que se necesitaban crear por el crecimiento de la población.

Reflexión final

“México puede enfrentar exitosamente el cambio estructural global que se vive a través de una estrategia de desarrollo social que tenga como plataforma el fortalecimiento de las capacidades productivas endógenas. Para superar el desafío que el 2020 ha heredado se requiere de una visión integral. La magnitud de la recesión lo ha dejado en claro”.

El deterioro del consumo y la inversión refrendan la necesidad de contar con un programa de reactivación económica integral que tenga dos componentes básicos:

  1. Medidas de corto plazo que eviten el cierre de más empresas y una mayor precarización del mercado laboral.
  2. La formación de grupos de trabajo público-privado que puedan colaborar en la creación de una agenda de propuestas que faciliten los procesos de inversión que den sostenibilidad a un desarrollo económico y social con bases productivas.

No se debe olvidar que ante las restricciones financieras del gobierno federal la alternativa para lograr un incremento en la inversión y en la generación de empleo recaerá en el sector privado. Por ello es fundamental garantizar condiciones de certidumbre y diálogo que permitan acelerar el flujo de nuevas inversiones productivas.

El momento que se vive es desafiante: “el aumento de los contagios por Covid-19, la histórica recesión global asociada, la sucesión presidencial en Estados Unidos y la entrada en vigor del T-MEC representan algunos aspectos por considerar en la planeación que el país debe estructurar para lograr una recuperación económica sólida”.

“La estrategia debe contar con una política industrial holística que permita alinear los esfuerzos hacia la ruta del desarrollo social: representa el mecanismo para aprovechar las áreas de oportunidad que existen y las cuales se encuentran estrechamente asociadas al sector industrial”.

Estados Unidos, Canadá, China, Corea del Sur, Alemania, Francia, La India, Gran Bretaña, Vietnam, por citar algunos ejemplos relevantes han iniciado sus procesos de reconstrucción económica a través de su industria: el fomento de la construcción, manufacturas y energía son parte de su estrategia, México debe dar seguimiento a lo que ocurre a nivel global para atender su agenda nacional.

Fuente: https://VozIndustria-20210205-Vol-09-Num-250-Consumo-e-inversion-la-fragilidad-de-dos-pilares-del-desarrollo-nacional.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

05 de febrero de 2021

Los comentarios están cerrados.