Inédita forma de lectura

El 2 de marzo de este 2018, Canal Once cumplió 59 años, es decir que, el primer canal de televisión público, educativo y cultural de México y pionero en Latinoamérica, está en camino de entrar a la tercera edad.

En la danza de las fechas significativas para la televisión pública internacional, quizá haya matices atractivos para las personas afines a la numerología.

Resulta que la BBC de Londres, primera televisora pública del mundo, comenzó sus funciones, al igual que Canal Once, un día 2, sólo que 23 años antes y en el mes de noviembre, mientras que en China la televisión pública se hizo presente también un día 2, en este caso del mes de septiembre de 1958, demasiados 2 para pasar inadvertidos, más si atendemos la máxima que sostiene como inexistentes las coincidencias.

Ahora que el público ha disminuido la intensidad de su atención a la televisión y concentra tiempo en Internet, la dinámica de la relación entre público y medios parece plantear la inminente creación de nuevas formas de emisión de contenidos, que en el mejor de los casos encuentre en los otros medios un complemento de sus funciones, además de compartir el público en vez de intentar acapararlo.

Ante panoramas inexplorados es probable que la necesidad de aplicar usos eficientes y efectivos en los medios de comunicación, conduzca intuitivamente a la solución, lo que de paso con la práctica eliminaría a los infaltables agoreros del destino que suelen solazarse siempre con catastróficas advertencias en torno a la producción, difusión y recepción de contenidos.

Un ejemplo de la posibilidad de descubrir nuevas formas de comunicar, viene de una experiencia propia que surgió alrededor de agosto, mes en el que abrí un club de lectura en la sección de cultura del noticiario matutino de Canal Once que conduce Javier Solórzano y que desde un principio ha dado todo su apoyo al proyecto.

Bajo el signo que imponen los nuevos tiempos, este concepto lo lanzamos como #LeoConOnce, consiste en leer un libro completo cada 15 días, las matemáticas no mienten y a nosotros nos auxilian, dividimos el total de páginas entre 15 y la cifra resultante es el número de páginas que leemos cada día.

Las editoriales han obsequiado entre 10 y 60 libros que ofrecemos al público que se comprometa a seguir la lectura, enviar al menos un tuit al día a @oncenoticiasTV y @migueldlacruz con un comentario de lo leído y al final asistir a la sala de lectura de una hora, ocasión propicia para hacer preguntas sobre el contenido de los libros al autor mismo.

Contamos con la disposición total del equipo del Antiguo Colegio de San Ildefonso para realizar ahí las salas de lectura.

La aventura comenzó con la generosa aceptación de Bernardo Fernández, mejor conocido como BEF, aceptó asistir a la primera sala de lectura para responder preguntas sobre su novela gráfica El instante amarillo.

Después de BEF, continuó Mónica Lavín con su novela Cuando te hablen de amor, Guillermo Arriaga con El salvaje, Juan Villoro con Arrecife, Fernando Rivera Calderón convidó su libro de poemas Llegamos tarde a todo.

Ahí hicimos una pausa en la Ciudad de México para continuar esta labor en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde hicimos partícipes a lectores tapatíos en las salas de lectura de Inframundo de Bernardo Esquinca, Fábrica de colores de Carlos Chimal y el libro sobre Jaime Sabines de Pilar Jiménez Trejo.

Retomamos el ritmo hacia el mes de enero con La noche será negra y blanca de Socorro Venegas, días después programamos por primera vez en el Museo Casa del Risco, donde también nos han dado todas las facilidades, la sala de lectura del primer ensayo incluido en #LeoConOnce, Vida y milagros de la crónica en México de Sara Sefchovich, un día después asistimos a la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica, para realizar la sala de lectura correspondiente a Fábrica de colores, los lectores de la Ciudad de México lo pidieron.

Algo de lo más importante, comenzamos a programar salas de lectura para niños y jóvenes, la primera sobre Última escala en ninguna parte, último libro de Ignacio Padilla, en la librería que lleva su nombre, a la entrada del Papalote Museo del Niño, ahí el primer gran impacto, la actriz Sofía Álvarez leyó este libro y lo comentó con la dinámica que aplica a sus programas de narraciones orales. En este espacio continuaron los siguientes meses, los libros de Orfeo de Martha Riva Palacio Obón y Silvia Molina con su libro Quiero ser la que seré.

En medio están grandes logros de #LeoConOnce, la sala de lectura en Puebla con el libro Carmen Serdán de Martha Porras y María Alejandra Domínguez, editado por el Ayuntamiento de Puebla; la sala en la que se presentó el libro Historias desconocidas de la Conquista de Trino que convocó a más de 250 personas en el Antiguo Colegio de San Ildefonso con la asistencia del comediante Andrés Bustamante y Chumel Torres y el poemario Balacera de Armando Alanís, al que muchos se acercaron por recibir libro de cortesía y otro tanto que pudieron bajar de manera gratuita el libro de Internet.

Además, justo decirlo, Armando Alanís ofreció venir desde Monterrey, obsequiar 15 libros y participar en la sala de lectura, segunda que realizamos en la Casa del Risco. Ahí mismo la experiencia más reciente fue con Xavier Velazco y su Diablo Guardián, 15 años después de haber ganado el premio Alfaguara y ahora con edición nueva de editorial Océano.

En el momento que escribo este texto, descubro casualmente en la red un encabezado que dice #LeoConOnce es Trending Topic en Twitter COMENTARIOS, el sitio que refiere esta información y una gráfica se puede ver en http://trendingtopics.mx/search.php?g=sal&u=%23LeoConOnce

Casi estoy seguro que es primera vez que en televisión se impulsa un concepto que apunta a motivar la lectura real y efectiva de libros completos, extendemos el placer del ejercicio íntimo que constituye la lectura al convertirlo en motivo de convivencia entre lectores y autor, parece fácil, sin embargo, más de un escritor puede afirmar que no es común encontrar un grupo de lectores reales con preguntas concisas que retroalimentan la práctica de su oficio.

Cada sala de lectura se ha transmitido en vivo por Internet y han alcanzado entre 2 mil y más de 30 mil reproducciones.

#LeoConOnce sólo es posible con la suma de voluntades, la aceptación de escritoras y escritores, la voluntad de lectores, la generosidad de editoriales, Océano, Planeta, Alfaguara, Almadía, Era, el Fondo de Cultura Económica, la anuencia de Canal Once y una suma de voluntades del equipo que se encarga de la transmisión por Internet y las condiciones óptimas de video, luz y audio en cada locación, el apoyo en la entrega de libros y realización de notas por parte de Annabel Ramírez y sobre todo la invaluable ayuda de mi esposa Nayelli y mi hija Andrea que son parte de las lecturas, los libros y el tiempo para hacer y estar siempre, un proyecto amoroso de libros, lectura, lectores, autores, televisión, redes, editoriales y familia ¿qué más se puede pedir? Claro, más y cada vez más lectores.

Por Míguel de la Cruz

Especialista en Cultura

migueldelacruzcultura.com

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.