M. B. Brozon crea saga mexicana que da variedad a las extranjeras

(Notimex).- Más que una respuesta a las sagas llegadas del extranjero, la de “J. J. Sánchez” es una variante que demuestra que en México se pueden hacer trilogías emocionantes, divertidas y con un elemento básico: un humor fresco, lleno de guiños que el lector reconoce en giros del idioma, escenarios, situaciones y circunstancias cotidianas.

Así lo señaló la escritora M. B. Brozon (Mónica Beltrán Brozon, Ciudad de México, 1970), quien comentó que su trilogía protagonizada por el pequeño de 11 años “J. J. Sánchez”, se completa con “El último sábado fantástico” (2018), “La turbulenta travesía del Alacrán” (2018), y “El Cocodrilo que lloró de noche” (aparecerá antes de fin de año)

“La trilogía ofrece un buen momento de lectura en familia; mis libros procuran dar lugar a una comunicación entre los miembros de una familia. Es común que un adolescente lee algunos de mis libros en la escuela, y al llegar a casa invita a su papá a que lo lea, porque cuando algo nos gusta y emociona, tenemos la inclinación natural por compartirlo”, dijo.

Entrevistada por Notimex con motivo de estas novedades editoriales, Brozon destacó que la obra tiene varios niveles de lectura que atrapan lo mismo a los lectores más chicos que a los grandes ya consumados, además siempre con un humor fino y familiar, muy fluido y sutil, narrado con la voz fresca de su protagonista, “J. J Sánchez”, quien tiene 11 años.

Egresada de la escuela de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) ha escrito más de 25 libros y ha recibido galardones como el Premio de Literatura Infantil, por “El barco de vapor”; el Premio Juvenil, por “A la orilla del viento” y el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil, por “Juan de la Cabada”.

Con esa experiencia, la entrevistada anotó: “En muchos de mis libros hay ciertos pasajes autobiográficos en términos argumentales o de personaje, ‘J. J. Sánchez’ es una historia que prácticamente toda es ficción, aunque como toda ficción se nutre en parte de personas o situaciones reales. El personaje central, que es al mismo tiempo el narrador, está inspirado en algunos niños que sí he conocido”.

Dijo que se le antojaba hacer una saga porque la mayoría de las existentes son fantásticas, es decir, con elementos terroríficos o sobrenaturales, “y yo quería hacer algo más apegado a la realidad, pues en general, mis libros tocan temas que pueden suceder. Además, quería hacer una trilogía con la que los lectores mexicanos se pudieran identificar plenamente”.

Por eso eligió la historia de “J. J. Sánchez”, con sus respectivas licencias que el lector le otorga, como que un niño de 11 años, el protagonista, realice solo un viaje desde la Ciudad de México hasta Chiapas para ir en busca de su mamá; una vez que la gente hace que ese acontecimiento sea verosímil, todo lo demás en la historia fluye muy bien.

“Trato de incorporar tres escenarios mexicanos muy distintos: la Ciudad de México, una carretera y la Selva Lacandona de Chiapas. Los lectores pueden reflejarse en cualquiera de esos tres escenarios, además del lenguaje coloquial, y hasta con el elemento ambiental que incluyo, pues urge que cuidemos el medio ambiente, sin moralinas para los lectores”.

Detalló que salvo cuando escribe algo como “Bolita”, obra pensada para pequeños que apenas comienzan a leer, siempre escribe para toda la familia. “Libros que si llegan a una casa, llamen la atención del hijo de 10 años, del papá de 35 y del abuelito de 70; es común que en las escuelas donde presento un libro, los más emocionados son los profesores”.

La entrevistada aseguró que su obra se presentará el viernes 31 de agosto en el marco de la Feria Universitaria del Libro de Hidalgo, donde el público sabrá que la aventura de “J. J. Sánchez” dura entre dos o tres meses, y en ella hay un gran enamoramiento, un amigo lacandón que está a punto de morir, y una serie de aventuras para todo perfil de lectores.

En «J.J. Sánchez y el último sábado fantástico” todo parece estar de cabeza desde que la mamá de ese chico decidió marcharse de casa rumbo a Chiapas. Su papá trabaja todo el tiempo, su hermana “Diana” es una pesada y su hermanito “Pancho” no entiende nada de nada, y para colmo, los han echado del departamento en el que vivían por falta de pago.

Sin embargo, lo único en lo que él piensa es en volver con su mamá. Ir hacia ella para convencerla de que regrese, requiere dinero. Es cuando casualmente se entera del programa de concursos “Sábado fantástico” y de sus grandes premios. Ahí inicia todo, desde hacerse amigo de un chico de la calle, hasta conocer a la niña más bonita del mundo.

Por Juan Carlos Castellanos C.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.