El tequila, aportación indiscutible a la cultura, economía e identidad de toda una nación

Con presencia en más de 120 países, el tequila es en la actualidad no sólo el ícono que identifica a México en los cinco continentes, sino también una aportación a la cultura y a la economía del país.

Industriales, productores de la materia prima y autoridades coinciden en que la organización de la industria y la integración de toda la cadena agave-tequila han sido factores fundamentales para catapultar el sector.

Todavía hace 25 años, el destilado elaborado a base de agave tequilana Weber variedad azul enfrentaba fuertes retos que hacían impensable proyectarlo como una bebida de categoría capas de lograr el respeto y reconocimiento de los mercados tanto nacional como extranjero.

La creación de la Asociación de Productores de Tequila (1959) que posteriormente se transformó a Cámara Regional y luego en Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT), es el principio de la organización de la cadena agave-tequila y es, a partir de entonces, cuando la industria comenzó a dar pasos firmes para llegar al lugar que actualmente ocupa.

“Hoy tenemos una industria sólida, moderna, en constante crecimiento

                  y a la altura de las exigencias de los mercados internacionales. En estos

                  años no hemos caminado solos; ha sido un trabajo conjunto de la cade-

                  na productiva agave-tequila”.

                                                     Rodolfo González González, presidente de la CNIT

Como todo producto que va adquiriendo reconocimiento, el tequila empezó a ser imitado y falsificado, por lo que en 1994 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la primera Norma Oficial de Calidad para el Tequila DGN R-9-1949 y en 1974 la Declaratoria de Protección a la Denominación de Origen Tequilera (DOT).

Fue en ese mismo año (1994) cuando la Ley Federal sobre Metrología y Normalización permitió la incursión de organismos privados en actividades de evaluación de la conformidad, lo que permitió la creación del Consejo Regulador del Tequila (CRT).

A decir del actual presidente de la CNIT, a partir de la creación del CRT, “el crecimiento ha sido exponencial tanto en la producción como en la exportación, y no solamente el número de cajas o botellas, sino en el número de países a los cuales va el tequila”.

Cifras del CRT, entre 1995 y el 2018 mostraron que la cadena de agave-tequila creció a 3 dígitos en producción, exportación, número de empresas productoras, mercados internacionales y municipios con plantaciones de agave. El número de casas tequileras pasó de 36 a 155; la producción pasó de 104.3 a 309.1 millones de litros, y las ventas al exterior aumentaron de 64.5 a 222.7 millones de litros. Es relevante mencionar que en ese lapso la tasa media anual de crecimiento de producción, exportación y consumo de agave superó el umbral de 5%.

Protección Internacional

Para garantizar el prestigio de la bebida y la seguridad de los consumidores en el extranjero, el CRT lleva a cabo el registro y protección de la bebida en los mercados internacionales a través de figuras de propiedad industrial.

Actualmente es reconocido en 50 países, con lo que se protege más de 92% de las exportaciones totales al incluir la Marca de Certificación en Estados Unidos que representa 82% de las exportaciones y, a partir del 20 de marzo del presente año, el registro como Indicación Geográfica en la Unión Europea, que significa 8.5% de las exportaciones tequileras.

 

Por Revista Industria                                                                                      Publicado el 10 de mayo de 2019

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.