Energía para la recuperación de la industria nacional

Los datos más recientes de INEGI revelan que la actividad industrial tuvo un ligero repunte en el mes de marzo, un crecimiento de 1.7% a tasa anual, la primera variación positiva luego de 28 meses consecutivos desde noviembre de 2018.

Han sido las manufacturas las principales impulsoras, que en dicho mes registraron un crecimiento de 6.2%, aún cuando el resto de los componentes (minería, generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final y construcción) continúan en una racha descendente.

“Principales retos para la industria son de origen interno”

En buena medida, esta recuperación se ha debido al mercado de exportación que continuará ofreciendo oportunidades para la industria manufacturera, incluso ante una serie de retos globales como los elevados precios de materias primas, el desbalance logístico por la falta de contenedores y el desabasto de componentes necesarios para la producción, como chips, resinas, entre otros más.

Aún así, debe decirse, los principales retos que enfrenta la industria nacional son de origen interno, desde el ambiente de negocios hasta la incertidumbre que limita la inversión, pero uno de ellos es el que genera mayor preocupación, la disponibilidad y costos de los energéticos.

En este sentido, la industria de la transformación es altamente intensiva en el consumo de energía, tanto de electricidad como de combustibles, por lo que sus precios y acceso eficiente son elementos esenciales para su desempeño y competitividad.

La expectativa es que el Estado Mexicano sea un facilitador y promotor del desarrollo, a través de energía suficiente, confiable y a precios competitivos. De hecho, tanto la CFE como Pemex tienen por Ley el propósito de contribuir al desarrollo nacional, generar valor económico y rentabilidad para el Estado Mexicano, cada una en el ámbito de objeto público.

En todo el mundo, prácticamente sin distingos, la generación de energía competitiva, sustentable y confiable, es parte crucial de formento industrial de un país que aspira a formar parte de las cadenas globales de productos de alto valor agregado.

“Las condiciones en 2021 son diferentes”

Por supuesto, esto demanda de una fluida coordinación entre la iniciativa privada y los diferentes actores gubernamentales. El caso es que en México, este engranaje requiere ajustes y probablemente correctivos mayores.

La discusión en los últimos meses, se ha centrado en cómo las reformas y contrarreformas afectan a la competencia, en si las renovables y su intermitencia, afectan al sistema, en si la quema de fósiles daña o no al medio ambiente. No se malinterprete, no significa que no sean temas de relevancia, lo que sucede, al menos desde el enfoque de Consultores Internacionales, S.C. es que se ha perdido el foco en la importancia de modernizar el aparato productor de energía nacional.

Más allá de cualquier planteamiento ideológico, México y la industria nacional requieren que la seguridad energética esté garantizada, es decir, contar con la capacidad de reacción ante variaciones de oferta y demanda, y que al mismo tiempo atienda en el largo plazo los objetivos de sustentabilida de la sociedad.

En este proceso, es necesario que se den al menos dos condiciones, la primera de ellas es la rentabilidad de las dos paraestatales, tanto CFE como Pemex, requieren ajustes estructurales que garanticen el horizonte de operación de ambas en el mediano y largo plazo, esto será un elemento que dote de certidumbre a las empresas industriales y a los inversionistas.

En segundo, la competencia, ambas paraestatales deben competir únicamente en lo que son más eficientes, enfocar esfuerzos en la renovación y viabilidad de procesos en esas áreas y dejar al sector privado el resto. La rectoría del Estado no debe está contrapunteada con este planteamiento, por el contrario, debe garantizar las mejores condiciones de mercado y precios más competitivos para los industriales y demás actividades económicas.

México y la industria requieren un aparato energético sólido, que promueva el cambio tecnológico y la innovación, de lo contrario, únicamente veremos pasar de largo las oportunidades.

Consultores Internacionales, S.C.

Publicado en Revista Industria Digital CONCAMIN

17 de mayo de 2021

Los comentarios están cerrados.