GINgroup pide fortalecer competencias laborales para elevar competitividad

(Notimex).- La formación y capacitación en el mercado laboral es una prioridad que debe ser fortalecida de manera permanente, ya que de ello depende elevar la productividad y los niveles de competitividad del país, informó GINGroup.

La empresa mexicana especializada en la administración de capital humano expuso en un comunicado que por ello cobra relevancia el estudio “Construyendo un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida en México”, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Refirió que de acuerdo con el reporte del organismo internacional, un marco de aprendizaje a lo largo de la vida ayuda a garantizar que la fuerza laboral desarrolle las competencias demandadas por el mercado antes de incorporarse y, al mismo tiempo, permite que durante la vida laboral los trabajadores actualicen sus habilidades y aumenten su productividad.

GINgroup, consciente de la importancia de la formación académica y del desarrollo de habilidades, ha incorporado a la educación como uno de sus pilares fundamentales, junto con los de salud, patrimonial y deporte, para satisfacer las necesidades en capital humano que sus clientes requieren, pero también para mejorar la vida de los trabajadores y la productividad de los negocios, indicó.

Precisó que si bien durante los últimos 20 años el país ha alcanzado logros importantes en el sistema educativo, México aún “está relegado en comparación con otros países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.

Por ejemplo, refirió, la fuerza laboral mexicana tiene un promedio de 8.8 años de escolaridad, mientras que el promedio de la OCDE es de 11.9 años, y sólo 36 por ciento de la población en edad de trabajar en México y el 44 por ciento de la población entre 25 y 34 años ha finalizado por lo menos la educación secundaria, en comparación con los promedios de la OCDE de 74 y 82 por ciento, en ese orden.

Además, 17 por ciento de la fuerza laboral mexicana ha cursado la educación superior, en comparación con el promedio de 31 por ciento de la OCDE, y, una vez en el mercado, menos de 40 por ciento de los trabajadores mexicanos obtiene capacitación a lo largo de su vida laboral, expuso GINGroup.

De acuerdo con el estudio del BID, de los trabajadores que ya integran la fuerza laboral, solo un tercio ha obtenido algún tipo de capacitación durante su vida laboral, lo cual se traduce en que una vez que se abandona la educación formal, “los ciudadanos no tienen acceso a nuevas oportunidades de aprendizaje, lo que repercute en la innovación y productividad de las empresas”.

El presidente de GINgroup, Raúl Beyruti Sánchez, expuso al respecto: “Las consideraciones que hace el BID son acertadas, por lo que es indispensable tomarlas en cuenta, además el estudio establece que para garantizar un marco de aprendizaje a lo largo de la vida es necesaria la colaboración entre el sector productivo y los sectores de educación y formación.

“En GINgroup lo sabemos y por ello impulsamos de manera decidida la educación en todos los niveles, desde media superior hasta doctorado y, desde luego, el desarrollo permanente de habilidades entre nuestros colaboradores directos, así como en los miles que administramos”, aseguró.

El BID sugiere una serie de recomendaciones, donde señala que las mejores prácticas internacionales demuestran el potencial de las habilidades como motor del desarrollo, con las cuales es posible convertirse en una economía del conocimiento, estableciendo una estrategia de capital humano, orientada a satisfacer los objetivos económicos a largo plazo.

Entre las recomendaciones destacan adoptar una visión estratégica para el crecimiento del país y una estrategia de productividad; involucrar a los actores relevantes en el marco de un acuerdo para un esfuerzo concertado a nivel nacional; definir un nuevo mecanismo que lidere el desarrollo de la fuerza laboral; alinear las políticas de educación y formación con la agenda de crecimiento.

Asimismo, reformular el sistema existente de estándares de competencia; expandir el uso de la información sobre el mercado de trabajo y la orientación profesional; implementar la combinación adecuada de incentivos para fomentar la formación y el aprendizaje continuo y desarrollar y utilizar indicadores de resultados para evaluar el progreso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.