IGAE, de una caída anunciada a la Reconstrucción de México

Resumen

México tiene la oportunidad, y necesidad de aplicar una estrategia con capacidad de vencer a su historia. Para ello se requieren dos elementos básicos:

  • La construcción de un Acuerdo Nacional que permita construir una Agenda Mínima para alcanzar una rápida reconstrucción del país.
  • Un Programa de Desarrollo Industrial Integral que le de viabilidad a la reactivación económica y que tenga a la conservación y creación de empleo formal como elementos precursores del bienestar.

La conformación del próximo presupuesto tiene la oportunidad para iniciar el proceso de planeación que culmine con una estrategia integral. De otra forma el peso de la inercia puede comprometer el desarrollo social y económico de México en el siguiente lustro.

¿Por qué? La tasa de crecimiento de la economía mexicana alcanzó un nuevo mínimo histórico:

  • De acuerdo con el INEGI, el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) retrocedió (-) 21.6% en mayo.

o Junto con el resultado de abril (- 19.6%) representan las mayores caídas desde 1994 y en general de la economía nacional desde 1934.

  • Con ello, el promedio de crecimiento de los primero cinco meses del 2020 fue de (-) 9.3%

o El del sexenio es de (-) 2.8%.

Sin lugar a duda que el resultado se vio influido por el confinamiento causado por el Covid-19. No obstante se debe considerar que el IGAE acumula 13 tasas negativas consecutivas en su medición anual, un hecho que muestra que la economía nacional se encontraba en un proceso recesivo antes del Covid-19: el confinamiento elevó el grado de afectación, pero no originó los desequilibrios que enfrenta el sistema económico.

¿Cuál es el punto de partida que el IGAE mostró durante mayo? Por segundo mes consecutivo, todos sus componentes principales registraron una tasa de variación negativa, salvo el sector primario y las actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales.

¿Cuánto de la variación negativa fue por el confinamiento y qué proporción por la debilidad del mercado laboral, de la capacidad de compra de los hogares mexicanos y de la fragilidad en la que se encuentran las empresas?

Esas respuestas se conocerán conforme avance la recesión, sin embargo, es prioritario que México venza la historia de la inercia a través de un programa de Reconstrucción de la Economía Nacional basado en un Programa de Desarrollo Industrial. México debe aprovechar la experiencia exitosa de otras naciones que han construido un mejor futuro a través de la visión de un Estado Desarrollador Industrial.

Análisis

La tasa de crecimiento de la economía mexicana alcanzó un nuevo mínimo histórico:

  • De acuerdo con el INEGI, el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) retrocedió (-) 21.6% en el mes de mayo.

o Junto con el resultado de abril (- 19.6%) representan las dos caídas más elevadas del IGAE desde 1994 y en general de la economía nacional desde 1934.

  • Con ello, el promedio de crecimiento de los primero cinco meses del 2020 fue de (-) 9.3%

o El del sexenio es de (-) 2.8%.

  • Sin lugar a duda que el resultado de mayo se vio influido por el confinamiento causado por el Covid-19. No obstante se debe considerar que el IGAE acumula 13 tasas negativas consecutivas en su medición anual, un hecho que muestra el que la economía nacional ya se encontraba en un proceso recesivo antes del Covid-19: el confinamiento elevó el grado de afectación, pero no originó los desequilibrios que enfrenta el sistema económico.

Como resultado, se tiene que el ciclo económico y la capacidad potencial del IGAE siguen mostrando una tendencia a la baja y que aún no tocan un nivel mínimo a partir del cual se pueda considerar que ha iniciado el proceso de recuperación.

La apertura parcial de las actividades sociales y económicas es un factor que permite estimar que durante junio y julio se alcanzará ese mínimo, sin embargo, también se tendrá que considerar que ello sólo implicará que la magnitud de las tasas negativas se atenuará pero que ahora falta observa cuándo terminará ese periodo de resultados adversos: ¿cuál será la duración de la etapa más crítica de la recesión y cuál será el vigor de la recuperación?

El punto de partida no es óptimo, algunas de las actividades económicas estratégicas contabilizaron retrocesos significativos que podrían paliarse, parcialmente, con la apertura de la economía. No obstante, se deberá observar qué afectaciones estructurales tendrán el mercado laboral, las empresas y las propias finanzas públicas: de ahí dependerá la capacidad de gasto e inversión de la economía nacional durante los meses, y años, por venir.

¿Cuál es el punto de partida que el IGAE mostró durante mayo? Por segundo mes consecutivo, todos sus componentes principales registraron una tasa de variación negativa, salvo el sector primario y las actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales, las caídas más pronunciadas fueron:

  • Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas de (-) 72.1%.
  • Construcción (-) 35.9%.
  • Industrias manufactureras (-) 35.6%.
  • Comercio al por mayor (-) 32.4%.
  • Comercio al por menor (-) 33.8%.
  • Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos; Otros servicios excepto actividades gubernamentales
  • Transportes, correos y almacenamiento; Información en medios masivos (-) 29.9%.

En consecuencia, la tendencia y ciclo económico de estos componentes también se mantiene a la baja.

En la dinámica descrita es importante considerar lo que ocurrió con el mercado interno en la parte de comercio al por menor, es decir con las actividades vinculadas a la actividad esencial de los hogares: el retroceso del bimestre abril-mayo (- 32.9%) muestra la dimensión de la debilidad: ¿cuánto de la variación negativa fue por el confinamiento y qué proporción por la debilidad del mercado laboral y la capacidad de compra de los hogares mexicanos?

En el caso del comercio al por mayor se debe contemplar que señala lo que ocurre con las empresas y tienen una connotación similar el del comercio al por mayor, pero para el sistema productivo:

  • La contracción de (-) 25.6% registrada en el bimestre abril-mayo muestra la reducción de la compra entre empresas, desde insumos hasta bienes finales: ¿Cuánto de ello fue por el confinamiento y qué proporción por los ajustes a la producción que están vinculados por una reducción estructural a sus planes de inversión futura?
  • El último punto tendrá su respuesta con la evolución futura de sectores como la construcción y las manufacturas, la parte productiva de la que se deriva la dinámica que termina reflejándose en el comercio al por mayor.

o En el caso de la construcción no bastará con la reapertura, lamentablemente eses sector ya enfrentaba un entorno estructuralmente adverso desde antes del Covid-19.1 Ahí se requiere un programa especial de reconstrucción.

  • Para el caso de las manufacturas es fundamental recordar que también exhibían una desaceleración previa al problema de Covid-19. Además, el TMEC implicará ajustes importantes en las decisiones de inversión y estrategias futuras de sectores como el automotriz, el textil, el farmacéutico, electrónica, computación, siderúrgico y energético por citar algunos de los más inmediatos.

o El nuevo marco regulatorio en materia laboral es uno de los que causará los ajustes más trascendentales en el sector automotriz de América del Norte.

  • Por lo tanto, el sector de las manufacturas también requiere una estrategia de reactivación económica propia que le permita enfrentar tanto la coyuntura de la recesión como los cambios que el T-MEC implica, así como los rezagos estructurales provocados por la ausencia de un programa de política industrial durante los últimos 30 años.

o Se requiere un Plan Nacional de Desarrollo Industrial Integral para asegurar que la reconstrucción de México pueda realizarse de forma sostenible, con beneficio social y relativamente más rápida de lo que ocurrirá si sólo se confía en la inercia del comercio internacional (TMEC) y los beneficios de corto plazo que la apertura de la economía tendrá.

▪ Actividades productivas como las relacionadas con el turismo atenuarán las caídas, pero sólo será parcialmente en tanto prevalezca el problema de Covid-19. De igual forma la merma en la capacidad de compra de los hogares, nacionales y extranjeros, determinará el vigor de la recuperación.

▪ Algo similar ocurrirá con otros elementos del sector de los servicios.

Reflexión final

La actividad económica nacional se encuentra en un momento álgido que definirá su rumbo por los próximos 5 años. La magnitud de la recesión no tiene precedente en la historia moderna de México, el confinamiento causado por el Covid-19 tuvo consecuencias considerables, pero todavía falta observar cuántas son temporales y cuáles serán estructurales.

La economía nacional llegó débil a esta coyuntura, razón por la cual se debería contar con una estrategia integral de política económica, industrial y laboral para enfrentar un entorno tan desafiante.

El efecto de toda crisis es de precarización y erosión de la convivencia social y económica del país, México lo conoce por las recesiones recurrentes que han acontecido en los últimos 40 años: con causas diferentes tienen consecuencias similares, una afectación estructural al bienestar de las familias y a la capacidad de inversión y generación de empleo formal por parte de las empresas.

No es casual la realidad en la que México ha vivido durante las últimas cuatro décadas, es casual: constituye el resultado lógico de programas de ajuste fiscal que se aplicaron para enfrentar las crisis pasadas en donde se sacrificó la inversión y con ello el futuro del país.

  • Aquel futuro es hoy nuestro presente.

En esta ocasión se tiene la oportunidad de aplicar una estrategia con capacidad de vencer esa historia. Para ello se requieren dos elementos básicos:

  • La construcción de un Acuerdo Nacional que permita construir una Agenda Mínima para alcanzar una rápida reconstrucción del país.
  • Un Programa de Desarrollo Industrial Integral que le de viabilidad a la reactivación económica y que tenga a la conservación y creación de empleo formal como elementos precursores del bienestar.

La conformación del próximo presupuesto tiene la oportunidad para iniciar el proceso de planeación que culmine con una estrategia integral. De otra forma el peso de la inercia puede comprometer el desarrollo social y económico de México en el siguiente lustro.

VozIndustria-20200724-Vol-08-Num-225-IGAE-de-una-caida-anunciada-a-la-Reconstruccion-de-Mexico.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

27 de julio de 2020

Los comentarios están cerrados.