La economía no ha tocado fondo: cae IGAE en julio

Resumen

Reducir la inversión pública es la mejor manera de asegurar la continuidad del modelo neoliberal

  • El resultado del IGAE en julio reportó una contracción de (-) 0.6% a tasa anual, lo cual constituye su tercera caída en los últimos cinco meses.

o El sector industrial acumula 10 meses con variaciones negativas. Ello muestra que la ausencia de una política industrial integral profundiza la herencia y la inercia de “la mejor política industrial es la que no existe”.

  • Con dicho resultado, salvo el mes de enero, durante el 2019 el IGAE se ha mantenido con variaciones negativas o con incrementos que no superan el 1%.

o Dicho comportamiento no se había observado desde la crisis del 2009 o lo acontecido en la recesión del 2001-2002 y la de 1995.

  • Como resultado, el crecimiento promedio tanto del 2019 como del sexenio se redujo a 0.1%
  • Derivado de lo anterior, los primeros 8 meses de la actual administración contabilizan el menor crecimiento económico de los últimos 4 sexenios.
  • Como lo anticipaban los indicadores coincidente y adelantado publicados por el INEGI, el mal desempeño del IGAE ha implicado que el ciclo económico se mantenga a la baja. En otras palabras: la economía no ha tocado fondo.
  • Al interior del ciclo económico del IGAE se puede observar que sus tres componentes principales también exhiben un ciclo económico a la baja: la debilidad productiva se ha generalizado.
  • Lo anterior se encuentra en línea con el reporte de Oferta y Demanda Global publicado por el INEGI: el retroceso de la demanda agregada asociada con el desempeño del mercado interno y el resultado del IGAE durante julio mantienen viva la reflexión sobre la posible recesión de la economía nacional y la profundidad que podría alcanzar.
  • El análisis del IGAE para los principales componentes del sector servicios y del ciclo asociado hace evidente que la afectación no sólo implica al sector industrial.
  • La debilidad del mercado interno ya se manifiesta en el menor crecimiento del sector servicios para un inicio de sexenio desde la crisis de 1995: únicamente de 0.9%.
  • La magnitud de la desaceleración del mercado interno se puede ver en la información del comercio al por mayor y al por menor, variables que reflejan la situación de las empresas y los hogares en lo que va del sexenio:

o En comercio al por mayor, 20 estados tienen tasas negativas y 4 con crecimiento inferior al 1%. o En comercio al por menor, 12 estados tienen tasas negativas y 4 con crecimiento de, cuando mucho 1%.

o En ambos casos el Estado de México y la Ciudad de México se encuentran en la parte negativa. En el primero se debe agregar Nuevo León.

o Estados con elevada pobreza, como Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz exhiben una alta debilidad.

  • Lo descrito se exacerbará cuando el efecto de la desaceleración industrial de Estados Unidos aumente, en estos momentos ya se puede apreciar que el ciclo de la industria estadounidense tiene una tendencia a la baja correlacionada con la débil evolución del IGAE.
  • El comportamiento del IGAE ya tiene dos mensajes implícitos:

o Al igual que en el 2008, la necesidad de revisar las estimaciones realizadas para el Paquete Económico del 2020 (y el cierre del 2019).

o Ante el bajo crecimiento ¿de dónde saldrá la recaudación fiscal para enfrentar los compromisos de pensiones y costo financiero que aumentan sistemáticamente y en donde el último lo hace exponencialmente.

▪ Ello permite prever la tónica que tendrá la reforma fiscal que se implementará y la necesidad de que en realidad sea una Reforma Hacendaria:

  • En tanto el gobierno siga sin invertir, formalizar a la economía y propiciar la aplicación de una política industrial integral, el sesgo de los cambios fiscales será netamente recaudatorios sobre una economía que se sigue debilitando.

Análisis

La caída del IGAE durante julio del 2019 confirma que la economía mexicana se mantiene en franca desaceleración y que la debilidad de los sectores productivos afectados se ha profundizado. El retroceso anual del (-) 0.6% contabilizado por el IGAE durante el séptimo mes del año provocó que tanto el promedio de crecimiento económico del sexenio como el del año se redujera a únicamente 0.1%.

En consecuencia, tanto la tendencia como el ciclo económico del IGAE no sólo permanecen en terreno negativo, en realidad se puede observar que el sistema productivo aún no ha tocado fondo.

Si bien los resultados de indicadores asociados al reporte de finanzas públicas, el empleo registrado ante el IMSS, la situación del mercado laboral descrita por el INEGI, el reporte de la ANTAD, la información de la balanza comercial, de la producción automotriz y de los ingresos del sector servicios privado permitían adelantar el retroceso contabilizado por el IGAE en julio, la confirmación del resultado negativo abre varias aristas.

1.- No se cumplirá el pronóstico de crecimiento económico para el 2019 planteado en los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) presentados al Congreso de la Unión el pasado 8 de septiembre.

  • La razón es que el rango de crecimiento de entre 0.6 y 1.2% requiere una recuperación de la economía que no es previsible para los últimos 5 meses del año.

2.- Ello permite anticipar que difícilmente se podrá alcanzar el crecimiento de 2% estimado para el 2020.

3.- Ante ello, la recaudación tributaria asociada al crecimiento económico (IVA, impuesto sobre la renta y algunos IEPS) será inferior a lo prospectado.

4.- De acuerdo con los CGPE, el ingreso total del sector público para el 2020 tendrá un incremento estimado de cero por ciento en términos reales respecto al cierre del 2019.

  • Sin embargo, y ante el menor dinamismo de la economía, aumenta la probabilidad de que los ingresos efectivos sean menores a lo programado para un año que todavía no comienza.

5.- Al igual que durante el 2008, existe la posibilidad de que se deban realizar correcciones al Paquete Económico que se analiza en el Congreso de la Unión en materia de crecimiento y recaudación tributaria.

6.- Para el resto del sexenio, y ante el aumento previsible de los requerimientos financieros asociados a las pensiones, el costo financiero y los programas sociales, se debe considerar que el estancamiento económico anuncia la necesidad de una Reforma Hacendaria que seguramente elevará la presión sobre la economía formal: para el 2024, el gobierno federal va a requerir, por lo menos, un billón de pesos adicionales tan solo para hacer frente a las pensiones y el costo financiero vinculado al saldo de deuda pública:

  • Sin crecimiento económico y ante el aumento del gasto corriente: ¿de dónde saldrán los recursos?

La situación del comercio en los estados

A nivel estatal, el comercio al por mayor muestra que 20 estado de la república tienen tasas negativas durante los primeros 8 meses del gobierno. Cuatro más no crecen más de 0.7%, es decir, se encuentran con probabilidad de entrar a terreno negativo.

En comercio al por mayor, salvo el caso de Jalisco, la debilidad toca a las entidades que en principio tienen una mayor aportación al PIB: Ciudad de México, Estado de México y Nuevo León: las empresas que ahí radican han disminuido su ritmo de actividad productiva.

Desafortunadamente, la tendencia poco favorable también se encuentra presente en los estados más pobres, como Chiapas, Guerrero, Oaxaca.

En el caso del comercio al por menor, 12 estados tienen tasas negativas y 4 con crecimiento de, cuando mucho, 1%. El Estado de México y la Ciudad de México, al igual que entidades con altos niveles de pobreza, tienen un desempeño negativo que muestra como la desaceleración económica presente en la vida diaria de los hogares mexicanos.

Reflexión final

La economía mexicana mantiene su tendencia a la baja, a los 10 meses de caídas consecutivas en el sector industrial se debe agregar el menor dinamismo del mercado interno, particularmente en rubros como el comercio al por mayor, educación, salud, servicios financieros, medios de comunicación y las actividades gubernamentales y legislativas.

Aún el comercio al por menor, el directamente vinculado con el bienestar de los hogares, comienza a perder fuerza.

Ante la incertidumbre que existe sobre la evolución de Estados Unidos, tanto por la aprobación del TMEC y el proceso político que su Congreso esta iniciando en contra de Donald Trump, México deberá establecer una política económica contingente. De otra manera la economía verá exacerbar sus resultados negativos.

Hasta el mes de julio, la desaceleración no ha tocado fondo, y los datos preliminares de agosto permiten adelantar que ello no ocurrirá durante el resto del tercer trimestre, cuando los efectos adversos del exterior comiencen a tomar mayor fuerza.

La actividad industrial es la más afectada y aún no hay una estrategia integral para hacer frente a este hecho. El problema es que sus efectos ya se han hecho presentes en el mercado interno.

El primer paso para revertir esta tendencia se debe dar desde el presupuesto público, la lógica debe ser reactivar a la inversión física y aumentar el contenido nacional de las compras de gobierno.

De otra manera, el objetivo del presidente Andrés Manuel López Obrador (redistribución de la riqueza) se enfrentará con el hecho de que no se generará riqueza que distribuir.

https://idic.mx/wp-content/uploads/2019/09/VozIndustria-20190926-Vol-07-Num-172-La-economia-no-ha-tocado-fondo-cae-IGAE-en-julio.pdf

Publicado en Revista Industria

27 de septiembre de 2019

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.