Las vacunas son sujetas única y exclusivamente al uso del gobierno para temas de salud pública: CONCAMIN

Representantes de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) ofrecieron una conferencia de prensa a medios de comunicación en la que abordaron el tema de la Vacunación Anticovid-19 y lo referente a la decisión gubernamental por la compra de vacunas para los gobiernos estatales y empresas a nivel internacional, denominado Autorización de Uso de Emergencia.

Manuel Pérez Cárdenas, jefe de presidencia de la CONCAMIN presentó a los participantes de la conferencia: Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación, así como Guillermo Funes, presidente de la Comisión de Salud de la Confederación, Ing. Salomón Presburger, presidente del Consejo de Preslow, Manuel Reguera, presidente de la Comisión Jurídica, Patricia Faci, presidenta de la CANIFARMA y Javier Amtmann, vicepresidente de la Confederación.

Derivado de la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador por la compra de vacunas Anticovid-19 a los gobiernos estatales y empresas, Guillermo Funes explicó en qué consiste la Autorización de Uso de Emergencia para las vacunas que están siendo aplicadas a nivel mundial. Explicó que este mecanismo facilita la disponibilidad y el uso de las vacunas durante emergencias de salud pública, en este caso, por Covid-19.

Aseguró que única y exclusivamente los gobiernos pueden usar la autorización para uso de emergencia para que puedan ser utilizados en políticas nacionales de vacunación.

En tanto, para que las empresas privadas puedan adquirir o comprar vacunas en el extranjero o en el país, necesitará tener un registro sanitario definitivo, no la autorización del uso de emergencia.

Estas autorizaciones del uso de emergencia se otorgan cuando no existen alternativas ni adecuadas, ni probadas, ni disponibles. Se debe determinar que los beneficios conocidos y potenciales superan los riesgos conocidos y potenciales de la vacuna. Todo esto lo hacen las entidades regulatorias sanitarias responsables en cada país, en nuestro caso COFEPRIS”, expresó Funes.

Aseveró que la Autorización de Uso de Emergencia se otorga sobre un análisis final de estudios clínicos fase 3 que ya hayan terminado, con lo cual se estará aceptando que conste los temas de seguridad y de eficacia “para que se otorgue se deben presentar datos que aseguren la calidad y la consistencia de la vacuna y desde luego lo que conocemos en la industria farmacéutica como buenas prácticas de manufactura, es decir, que aseguren la calidad de estas vacunas”.

Guillermo Funes manifestó que el pasado 11 de diciembre del año pasado, la empresa Pfizer recibió la autorización del uso de emergencia, mientras que Astra Zeneca lo recibió el 4 de enero de este año.

Respecto a lo anterior, señaló que la autorización que ha dado el presidente de la república no la pueden ejercer como empresas privadas, porque las vacunas están sujetas única y exclusivamente al uso del gobierno para temas de salud públicalo que puede hacer la industria (y estaría encantada de hacerlo), es apoyar al gobierno en la aplicación de las vacunas. En el caso de la CONCAMIN, tiene toda la experiencia de más de 70 años de la industria farmacéutica en la fabricación de medicamentos y en la aplicación de vacunas en las campañas de vacunación”.

En segundo término, Guillermo Funes informó que debido a la pandemia por Covid-19 y a la segunda ola de contagios a nivel mundial, las empresas fabricantes de vacunas están haciendo un esfuerzo enorme por atender los requerimientos. Por tal motivo, dijo que Pfizer tuvo que suspender momentáneamente en términos de fabricación, la distribución de su vacuna porque está ampliando y mejorando sus instalaciones para tener mayor capacidad.

En este momento podemos decir que la demanda que tiene el mundo de vacunas, supera y con mucho la oferta que pueden dar estas empresas”, añadió.

Reiteró que en estos primeros meses del 2021 se contará únicamente con las empresas que ya tienen la autorización del uso de emergencia y no serán suficientes para atender la demanda y será hasta avanzado el año cuando entren las demás empresas para poder tener una mayor disponibilidad y oferta para tener una mayor facilidad para la vacunación.

Por otro lado, aseguró que una de las empresas farmacéuticas candidatas a elaborar vacunas en México es el laboratorio Liomont que ya está procediendo a hacer la parte final de la vacuna, industrialmente hablando, de la vacuna de Astra Zeneca, tiene todas las facilidades de nivel internacional para hacerlo.

Javier Amtmann, presidente de la AMIIF, se refirió a que la tecnología de fabricación de vacunas ha avanzado gracias a la biotecnología, explicó que hoy se ven nuevas vacunas que han sido genéticamente desarrolladas para llevar a cabo ciertas funciones, es el caso de las vacunas para combatir el Covid-19.

Destacó que la fabricación de vacunas es un proceso sofisticado que se hace en instalaciones farmacéuticas que debe contar con certificados de buenas prácticas de manufactura, en México lo certifica la COFEPRIS.

Hoy estamos viendo el escalamiento de la fabricación de las vacunas, esto en sí es un proceso complejo, porque no necesariamente los desarrollos de estas vacunas a nivel laboratorio al escalarlo dan los mismos resultados, sin embargo, sí se está logrando y va a tomar un poco de tiempo”, aseveró el presidente de la AMIIF.

En su participación, Salomón Presburger añadió que todavía México va a tardar algunos meses en recibir las vacunas, por lo tanto, se puede avanzar en los protocolos de vacunación para que cuando llegue la vacuna se sepa cómo se va a manejar la subcontratación, a qué compañías se les va a permitir hacerlo, quiénes serán las personas ya registradas para la aplicación de vacunas, etcétera.

Patricia Faci, presidenta de la CANIFARMA, agregó que desde el principio de la pandemia la industria farmacéutica ha trabajado directa y decididamente en desarrollar medicamentos y vacunas eficaces para atender la necesidad médica.

Aseveró que la industria a nivel global realizó inversiones importantes y movilizó sus acervos científicos, se dieron asociaciones y vinculaciones inéditas entre universidades, empresas para poder encontrar la solución al problema.

La industria farmacéutica puso a su disposición (de la ciencia) todo el conocimiento que se ha acumulado a lo largo de los años y eso ha hecho que hoy estén disponibles vacunas y tratamientos para las pruebas clínicas, y algunas ya, para su uso de emergencia”, expuso.

Dijo que el proceso inicia con tener el desarrollo terminado y validado y tener la factibilidad técnica de la fabricación en las instalaciones a nivel de escalamiento para poder asegurar su provisión a nivel general. Después viene la aprobación sanitaria y una vez que se obtiene el registro sanitario, viene la fabricación y comercialización, desde luego pasando por la importación.

Finalmente, el presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes añadió que es interés de todos que tengamos un México saludable y estamos ocupados en tiempo completo para coadyuvar en crear una mecánica para participar y actuar humanamente con esta responsabilidad. Agradeció a dicho Comité formado en CONCAMIN con expertos de la industria farmacéutica.

CONCAMIN

Publicado en Revista Industria Digital

25 de enero de 2021

Los comentarios están cerrados.