Revista Industria Digital Concamin presenta su Mesa de Reflexión: Perspectivas Económicas. Del fin de la recesión al desafío de mayor bienestar social

“Se espera una fase de recuperación y estima que al cierre del 2021 el PIB alcance 5.1% donde el crecimiento va a ser superior al 17%. Enfatizó que la producción industrial va a tener un crecimiento de más de 7% y va a estar vinculada con aumento en la inversión, sobre todo en maquinaria que en conjunto llegarán a un crecimiento de 13%”.

Revista Industria Digital Concamin en coordinación con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) presentó en su Mesa de Reflexión al Doctor José Luis de la Cruz Gallegos, presidente de la Comisión de Estudios Económicos de CONCAMIN tuvo el agrado de presentar el análisis económico con resultados por parte del INEGI respecto al desempeño de la economía mexicana.

Respecto al desempeño de la economía mexicana aseguró que hay aspectos positivos y otros que parecería deberían considerarse para asegurar que la recuperación que se está observando, permita resolver tanto los rezagos estructurales (previos a la pandemia), como aquellos generados por la propia recesión asociada al Covid-19.

El Doctor De la Cruz planteó que de acuerdo con el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) información preliminar que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer en semanas pasadas, afirmó que en abril se tuvo un crecimiento de 20.6% esto asociado a un crecimiento en la actividad industrial de cerca de 34.5% y en la parte de servicios de 16.4%.

Lo anterior, indicó que hay un desempeño ya para abril en el segundo trimestre del año de una economía que está avanzando, y así se observa en los ciclos económicos.

Evidentemente, señaló que contrasta con lo que recientemente reportó el INEGI respecto al PIB. Lo que se tiene en el PIB en los primeros tres meses del año, una caída del (-)3.6% que de alguna manera ya se había adelantado.

Respecto a las cifras ajustadas por estacionalidad, se observó un retroceso de (-)2.8% a tasa anual, pero también se observó un crecimiento respecto al cuarto trimestre del año pasado. En general, lo que se plantea es que el primer trimestre del año se vio afectado aún por los efectos de la recesión causada por el Covid-19 y en la parte industrial venía desde mediados desde el 2018, mientras que en el sector servicios sigue siendo el que muestra una mayor contracción.

En el mes de abril se observa preliminarmente el repunte de la economía, lo que no era observado hasta el cierre del mes de marzo, por lo que planteó lo siguiente:

Parece que la reactivación existe, pero en donde el desafío por superar no solo va a ser esa recesión sino otros rezagos estructurales, como por ejemplo la caída estructural de los salarios”.

Destacó que a pesar de los importantes incrementos que se han dado al salario mínimo, pues todavía la recuperación de este es marginal cuando se le compara con el punto máximo que llegó a tener hace aproximadamente 45 años y en donde además está asociado a una pobreza estructural.

Lo anterior, señaló que, es producto del bajo valor agregado que se generaba antes de la crisis. Dentro de los objetivos que planteó la ONUDI para el año 2030 es justamente que uno de los mayores rezagos se observa en el valor agregado en términos per cápita y es donde se va a tener que trabajar.

El mensaje es que la recuperación está basada en el sector exportador: por su naturaleza heterogénea, y en donde esta recuperación que tomará mayor vigor hacia los meses de abril, mayo y junio está vinculada con un crecimiento de la inflación.

De la Cruz indicó que la recuperación de Estados Unidos ha llegado en el sector industrial, la manufactura creció 23%, aunque aún no alcanza a recuperar los niveles previos de Covid-19, esto ha beneficiado a México porque la actividad industrial va asociada al desempeño de EU.

Sostuvo que el crecimiento en México está en el sector de las exportaciones; en abril hubo un incremento de 75.6% con lo cual los primeros cuatro meses ya promedian un crecimiento de 16% y en donde la parte petrolera y no petrolera están incrementando significativamente sus exportaciones.

No obstante, aseveró que, así como hay un aumento en las ventas al exterior, también lo hay en las compras, sobre todo resaltó que la compra de insumos intermedios que representan el 75% de lo que México importa de otros países y que al final en abril tuvieron también un aumento.

Crecimiento del PIB

José Luis de la Cruz señaló que, el Producto Interno Bruto (PIB) perdió 653 mil millones de pesos en el primer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2020, reporte que dio el INEGI. Mientras que el sector industrial perdió cerca de 139 mil millones, en donde el mayor retroceso fue en la construcción, en donde se perdieron 81 mil millones y en donde a su vez la edificación fue la más afectada, se perdieron casi 79 mil millones de pesos.

En la minería hubo un retroceso de casi 25 mil millones en donde la mayor parte fue la extracción de petróleo y gas, la reducción del PIB es de 17 mil millones similar a lo ocurrido en la manufactura y parecido a lo que sucedió en la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final que cayó 16 mil millones de pesos.

Básicamente el 20% de las pérdidas del PIB fue en la parte industrial, la mayor contracción fue en servicios con una pérdida de 461 mil millones de pesos”.

Destacó que el fin de la recesión económica ha terminado y comenzado la recuperación, aunque existe un desafío por recuperar lo perdido, aunque es fundamental rescatar la parte social afectada y la mejor forma de compartir el rezago es crear empleo formal, que requiere inversión productiva.

Por ello, José Luis de la Cruz planteó que es fundamental un programa de desarrollo que permita recuperar los más de 100 mil millones de pesos que se perdieron por la caída del PIB, mientras que el Estado necesita aumentar las inversiones y necesita colaboración pública privada para dar una respuesta eficaz a los retos mundiales acelerados por la pandemia.

Y que además se contemplen los cambios que se están dando a nivel mundial, en términos de una industria digitalizada en donde además tiene elementos de sustentabilidad. Lo anterior es lo que se plantea en la denominada Cuarta Revolución Industrial la cual tiene el uso intensivo de tecnologías.

Sin embargo, aseveró que el problema es dar el “salto” de entre la segunda y tercera revolución industrial a la cuarta, si no se hace no vamos a estar en capacidad de competir a nivel mundial, pero sobre todo no se podrán solventar los rezagos sociales: el 39.8% de la población ocupada no tiene el ingreso económico para adquirir una canasta básica alimentaria y con ello cubrir el requerimiento esencial de todo ser humano: comer.

En este sentido destacó que la reactivación que se está dando y que va a tomar fuerza en los siguientes meses, el gran desafío que enfrenta es revertir el rezago social, pero para ello, también se tienen que revertir las condiciones adversas que enfrentan las empresas mexicanas que dejó la recesión.

En cuanto a sus pronósticos estimó que, en la parte industrial para el segundo trimestre sí se observa un crecimiento que se espera superará el 23% en el segundo trimestre del año vinculado con lo que se espera ocurra en manufacturas y construcción. Por lo que se espera que el PIB del segundo trimestre crezca alrededor del 17%.

Entre los riesgos para la recuperación del país es el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) y las diferencias entre los países sobre las denuncias en materia laboral, la pandemia del Covid-19, precios de las materias primas, el resultado electoral y la reforma fiscal que se avizoran, además de los cambios en el Banco de México.

Explicó que hay factores adversos como el hecho de que en el último año aumentaron los commodities 82%, la inflación en energía y en alimentos registra un alza, que se aceleró de noviembre de 2020 a mayo de 2021. Puntualizó que hay que poner atención porque en 2002 se inició un súper ciclo de aumento de las materias primas que, de presentarse nuevamente, “puede ser uno de los elementos adversos en el proceso de recuperación”.

Revista Industria Digital CONCAMIN

27 de mayo de 2021

@PatyFonsecaM

Patricia Fonseca Mendoza. Edición de Información.

Los comentarios están cerrados.