Segundo Informe: el día después

Resumen

El Segundo Informe de Gobierno constituye la oportunidad de alinear los esfuerzos nacionales para alcanzar una recuperación acelerada: se debe restringir la incidencia de la recesión sobre las capacidades productivas y el tejido social de México.

El marco de referencia planteado tanto por el Banco de México como por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) son claros: la recesión es profunda y hay riesgos latentes que pueden exacerbarla y llevarla a una contracción de (-) 12.8% en 2020 (Banco de México) y a que el país viva la mayor contracción desde 1932 (SHCP). En este contexto, el Segundo Informe de Gobierno puede abrir puentes que lleven a la construcción de un programa económico emergente con base a 5 puntos básicos:

  1. Diálogo social para construir una Agenda Mínima por el Desarrollo de México ante la contingencia de la recesión y el Covid-19.
  2. Un programa de infraestructura que tenga al contenido nacional, lo Hecho en México, como núcleo que acelere el crecimiento.
  3. Elección de sectores y regiones estratégicas para acelerar la recuperación interna y aprovechar las oportunidades del T-MEC:
  4. México no debe asumir que la inversión extranjera directa llegará en automático para ubicarse en el país: las cifras del primer semestre muestran que ello no está ocurriendo en tanto que la de países en Asia, como Vietnam (competidor del país en varios sectores industriales), va al alza.
  5. Para darle sentido e integralidad a los puntos previos se requiere de un Programa de Desarrollo Industrial que permita acelerar el avance de la industria nacional, y de sus capacidades, en una época en donde el progreso tecnológico y la innovación son el diferencial que permitirá alcanzar objetivos de desarrollo social superiores.
  6. Establecer mesas de diálogo en torno a la Reforma Hacendaria que México requiere, tanto para fortalecer las finanzas públicas como para crear un entorno propicio para la inversión productiva y la formalización de la economía: 23% del PIB y 56% de la población se encuentran en una situación de precarización por la trampa que representa la economía informal.

La necesidad de un programa contingente quedó delineada tanto por el Banco de México como por la SHCP.

La Unidad Nacional es el camino para avanzar en el establecimiento de los mecanismos para enfrentar y superar los retos. El Segundo Informe de Gobierno constituye el momento propicio para tender los puentes de comunicación y trabajo.

Análisis

El Segundo Informe de Gobierno representa el preámbulo a la culminación de la tercera parte de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. Dos elementos de política económica precedieron a este momento:

  1. El Informe Trimestral del Banco de México en donde se presentaron diversos escenarios sobre el rumbo de lo que puede ocurrir con la economía nacional.
  2. En el extremo se indicó una alternativa posible pero que es poco probable: una caída anual de (-) 12.8%, dicha situación implicaría que la actividad productiva enfrentaría un segundo semestre más complicado que el primero.
  3. La información preliminar de los meses de julio y agosto no avalan dicha posibilidad: la actividad económica sigue en terreno negativo, pero no al grado de lo que ocurrió durante el segundo trimestre del 2020 cuando el PIB retrocedió un histórico (-) 18.7%.
  4. Desde el punto de vista del IDIC la disminución del PIB en 2020 será de (-) 8.5%. No obstante, el análisis del Banco de México señaló algunos elementos que deberán considerarse no sólo para el resto del año sino también en 2021.
  5. La calificación de la deuda soberana, la situación de Pemex y las finanzas públicas representan los mayores elementos de riesgo en una economía que vive su segundo año de tasas negativas de forma consecutiva.
  6. Por otra parte, el señalamiento que realizó el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público respecto a que las fuentes de financiamiento extraordinarias, como fondos y fideicomisos, se habrán terminado para el 2021, por lo que el Gobierno de México deberá hacer frente a sus compromisos de inversión y gasto con los recursos tributarios que perciba a lo largo del año.
  7. Asociado con dicho señalamiento también se afirmó que durante el 2021 México vivirá la mayor afectación económica desde 1932: un marco de referencia que no debe subestimarse.
  8. Derivado de lo descrito se adelantó que el paquete presupuestal será prudente, es decir, que podría contener una reducción en algunos rubros de gasto e inversión.

Bajo dicho contexto definido por las dos instituciones encargadas de la política económica, la monetaria y la fiscal respectivamente, México llega al Segundo Informe de Gobierno:

  • ¿Cómo evaluará el presidente López Obrador los 21 meses que han transcurrido desde su ascenso al poder?
  • ¿Cuál es su prospectiva de lo que viene y de lo que se debe de hacer en un momento en el que se vive una profunda recesión? ¿Qué modificaciones realizará en la estructura de la administración pública más allá de la desaparición de algunas subsecretarias?

Las cifras de la economía presentan un diagnóstico del desafío por superar:

  • De acuerdo con el INEGI, en el primer semestre del año el PIB retrocedió (-) 10.4%. El sector industrial fue el más afectado al caer (-) 14.4%.
  • Por su parte el IMSS informó que entre marzo y julio se perdieron 1.1 millones de empleos formales, de los cuales el titular de Poder Ejecutivo ha adelantado que en agosto se han recuperado cerca de 80 mil.
  • El CONEVAL indicó que hasta junio 48% de la población ocupada se encuentra en pobreza laboral, una cifra 13% superior a lo que existía al cierre del primer trimestre del año.
  • La inversión extranjera directa, con cifras definitivas en el primer semestre del 2018 y el 2019, bajó de 22.6 mil millones y 20.5 mil millones de dólares, respectivamente, a 17.97 mil millones en los primeros seis meses de este año.
  • Sin lugar a duda que uno de los elementos positivos a considerar es la estabilidad del tipo de cambio que se alcanzó después de las complejas semanas que se vivieron durante las primeras semanas del confinamiento causado por el Covid-19.
  • Respecto a la inflación se puede indicar que se ubica dentro del margen del objetivo planteado por el Banco del México, no obstante, también es relevante mencionar el incremento que se ha observado durante los últimos dos meses y lo cual le ha llevado a alcanzar 3.99% en la primera quincena de agosto, prácticamente en el límite superior del objetivo del Banco de México, una situación que puede restringir la aplicación de una política monetaria de reducción en las tasas de interés.
  • En referencia a la situación de las finanzas públicas, el informe correspondiente al mes de julio indicó la minusvalía de (-) 4.7% en los ingresos presupuestales durante los primeros siete meses del año (en julio la merma fue (-) 10.7%).

o Los ingresos petroleros han enfrentado el decremento más significativo: (-) 39.2% hasta julio.

o Los ingresos tributarios han logrado compensar, parcialmente, la situación, especialmente por el aumento en la recaudación del impuesto sobre la renta: el IVA, el IEPS y los impuestos a la importación tienen una tendencia negativa.

o Es probable que esto último sea parte de lo que el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha contemplado para hacer las afirmaciones antes citadas.

  • Parte de lo anterior se encuentra definido por el menor consumo y ventas que el mercado interno ha reportado y que a su vez se encuentra asociado a la situación del mercado laboral: hasta mayo, el consumo privado bajó (-) 9.9% (el resultado de mayo fue -24.8%).

Bajo el marco descrito, será relevante plantear estrategias que permitan alcanzar los objetivos centrales planteados en el Plan Nacional de Desarrollo: crecimiento económico y desarrollo social.

Como se puede recordar, el titular del Poder Ejecutivo fue claro y contundente en la noche del primero de julio cuando afirmó: “quiero pasar a la historia”. Con ello puso la métrica con la cual calificará su gestión y cuya columna vertebral es lo que llamó la Cuarta Transformación.

Las referencias históricas e implicaciones de su directriz son evidentes: movimientos disruptivos que marcaron etapas en la vida de México cuyos resultados presentan hoy un país con un gran potencial, pero fragmentado.

El producto de las tres primeras “transformaciones” es heterogéneo y resume la realidad del país: grande en población, cultura, historia y por el tamaño de su economía. México es una de las principales naciones exportadoras: cuenta con múltiples historias de éxito, muchas de ellas de nivel global.

No obstante, la nación también se encuentra marcada por la pobreza, la precarización de su mercado laboral, la informalidad y por la minusvalía de su sistema educativo y productivo: durante 50 años el Estado no ha encontrado la fórmula del crecimiento y desarrollo. Representa su deuda con la sociedad mexicana.

El marco institucional y la administración pública aún deben entrar en un proceso de reforma para elevar su eficacia: no se pueden alcanzar metas de desarrollo y progreso superiores sin ello, particularmente en un entorno de austeridad y recursos limitados.

México tiene un gran acervo de historia, pero: ¿es suficiente para construir un futuro de prosperidad?

Además, se debe considerar que el 2020 ha modificado la estructura mundial: el Covid-19 ha puesto a prueba a gobiernos y sociedades: sus estrategias, capacidades y unidad. Únicamente algunos están pasando la prueba, el resto transitará por un largo periodo de recuperación.

En este sentido, el Segundo Informe del presidente López Obrador no sólo implica que está por concluir la tercera parte del sexenio, un periodo de tiempo en donde los resultados económicos difieren de la prospectiva que se planteó tanto en los Criterios Generales de Política Económica del 2019 y el 2020 como del Plan Nacional de Desarrollo.

El Segundo Informe también constituye la posibilidad de presentar una iniciativa de programa contracíclico que abra la posibilidad de evitar una mayor afectación al sistema social y productivo de México y con ello alcanzar una recuperación más rápida.

El mensaje a la nación puede construir puentes de diálogo y concertación que se concreten con la presentación del paquete presupuestal y la puesta en marcha de un programa de infraestructura que tenga al contenido nacional, lo Hecho en México, como núcleo que acelere el crecimiento.

En este momento los efectos de la recesión ya son tangibles al igual que las primeras afectaciones. No obstante, todavía es tiempo de acotarlas, todo dependerá de la estrategia que se implemente y la eficacia con la que se realice. El mensaje presidencial marcará el rumbo de México.

File:///VozIndustria-20200831-Vol-08-Num-229-Segundo-informe-el-dia-despues-v2.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

31 de agosto de 2020

Los comentarios están cerrados.