Seminario Económico Covid-19: un día después

Covid y comercio internacional ¿Qué le depara a México el T-MEC?

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), en conjunto con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), El Colegio de México y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, llevaron a cabo el cuarto Seminario Económico COVID-19: un día después, en esta ocasión con el tema Covid y comercio internacional ¿qué le depara a México el T-MEC?, impartido por Alicia Puyana Mutis, profesora e investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

José Luis de la Cruz, presidente del IDIC y presidente de la Comisión de Estudios Económicos de CONCAMIN, a nombre del Raúl Gutiérrez, Presidente del IDIC, Francisco Cervantes Díaz, presidente de CONCAMIN, y de Arturo Oropeza, vicepresidente del IDIC, dio la bienvenida a esta edición del Seminario Económico, con un tema muy relevante, a poco menos de una semana de la entrada en vigor del T-MEC y presentó una semblanza de la expositora, destacando que es doctora en Economía por la Universidad de Oxford, miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel III del Conacyt, así como miembro de varios comités científicos nacionales y extranjeros.

Alicia Puyana inició su exposición señalando que antes de tratar de hacer proyecciones se debe reflexionar sobre lo que se sabe sobre la pandemia. Habló sobre la incertidumbre y las dificultades de predecir, pues si no se conoce el día antes, no se puede saber cómo será el día después, y aseveró que se pretende creer que gracias a los modelos econométricos y matemáticos se ha eliminado la incertidumbre, pero lo cierto es que no se sabe mucho ni sobre la epidemia ni sobre los alcances de la crisis y sus efectos, información necesaria para sugerir políticas específicas que permitan combatirlos.

Aseguró que entre lo que se conoce de la pandemia es que se transmite velozmente, que puede ser letal para cierto tipo de personas, que genera cepas, que las sociedades más desiguales (América Latina y México) la afectación y letalidad recaerá en los más pobres. Añadió que mientras no haya vacuna subsistirá el riesgo del rebrote e incrementará las consecuencias que ya se observan. Por otro lado, indicó que no se sabe qué tan duraderos son los anticuerpos que se generan en las personas infectadas, por lo tanto no se ha sido posible determinar cuánto tiempo dura la inmunidad y tampoco se sabe la extensión ni la profundidad de la pandemia.

Puyana Mutis aseguró que es una crisis no vista porque es de diseño y cubrió todos los sectores de la actividad económica y casi todos de la actividad social, indicó que empezó como crisis de oferta y se convirtió en crisis de demanda, porque al caer la oferta, la producción y la distribución, cayeron los ingresos y la demanda y se creó un círculo vicioso del cual ha sido difícil salir debido a que se están presentando rebrotes sin que haya terminado la primera ola.

Puntualizó que se afectó más al trabajo que al capital y ya se observan corrientes de acumulación de este último debido al cierre y quiebre de muchas empresas y a las tasas de interés muy bajas, por tanto, los primeros indicios del día después son que hay una mayor concentración del capital, y la distancia entre éste y el trabajo se va a acrecentar, provocando suspensión de las cadenas de valor, “que a algunos nos ha entusiasmado porque predecimos una distribución de la producción

menos concentrada en cadenas de valor internacional, en donde la toma de decisiones se hace muy lejos de donde se producen los insumos”. Agregó que al caer el comercio internacional caen las divisas, las remesas y se deprecia la moneda, y a la inestabilidad cambiaria que ha afectado a México se va a sumar esta nueva.

En relación a cómo se ha tratado la pandemia en México, señaló que en todos los países se han presentado dificultades para regular la conducta social, en varios se militarizó la orden de cerrar la producción, la actividad económica y la social y para lograrlo se usaron a las fuerzas armadas, en cambio en México prevaleció la convicción de convencer informando, su sana distancia y se buscó mantener un equilibrio. “Entre la falsa dicotomía de salud y salvar vidas o salvar los ingresos de la gente y la retribución al capital, mantener el equilibrio es muy difícil, especialmente con la decisión de no usar la fuerza y respetar los derechos humanos, cuando hubo brotes de violencia contra servidores de la salud no sólo en América Latina sino también en Europa”.

Explicó que el contexto social importa y hay que respetarlo, y cuestionó cómo minimizar el deseo de la sociedad de celebrar festividades. Indicó que hay indicios de una gran disputa sobre si en México se registra bien o no el número de contagios y muertes, si fue prematuro o tardío el cierre de actividades económicas y la suspensión de actividades sociales, pero enfatizó que en los hechos, de acuerdo a los datos existentes, no se llegó a la plena saturación de los servicios de salud, lo cual es complicado porque éstos se habían depredado, tampoco hay indicios de gente muriendo en la calle o haciendo colas infinitas porque no reciben atención médica, por tanto se ha preservado el equilibrio, lo que se critica es la no realización de pruebas masivas.

Sobre cómo encontró a México la pandemia, la investigadora apuntó que nuestro país lleva 35-40 años de estancamiento económico, con un empobrecimiento de los trabajadores. En la distribución funcional del ingreso, entre 1970 y 2017 se dio una pérdida de la participación del trabajo de 9.6%, lo que implicó transferencias de los salarios a las rentas de capital, es decir una polarización y agregó que hay un dramático empobrecimiento del trabajo.

En cuanto a la distribución de los trabajadores según los salarios, informó que se tiene un aumento de la población que gana menos de 2-3 salarios mínimos y que el salario mínimo de hoy es apenas el 38% del de hace 40 años, por tanto, si la pandemia va a afectar más al trabajo que al capital, se está ante un problema grave que se debe combatir, y la única salida que dio el modelo económico implantado en los 80´s es el empleo informal. Resaltó que en el 2018 la situación de pobreza absoluta fue del 42% y que es posible que se recrudezca con la pandemia.

Refirió que el sistema de salud es uno de los puntos que indican la fragilidad para contrarrestar la pandemia y si se va a tener este virus, sin saber aún sus alcances, el sistema de salud debe estar bien preparado y no estar fraccionado, actualmente el 60% de los trabajadores sólo cuentan con el seguro popular, ineficiente y sin la dotación de recursos posibles. Concluyó que la medicina se convirtió en un producto para hacer negocio y no en un bien o un producto de servicio social.

Alicia Puyana subrayó que una cosa importante del día antes, es que la desigualdad empezó a ser un tema global, el Fondo Monetario y el Banco Mundial hablan de una relación indirecta entre desigualdad y crecimiento económico, pero señalan que se desconocen las causas, atribuibles a ingresos poco remunerados, mala educación, mala salud, y que viven en barrios marginados, un argumento circular que oculta la causa inicial que es la concentración de la riqueza.

Otro elemento del día antes es la política del nuevo gobierno, que incluye varios puntos:

Ø Primero los pobres, si como recién lo señaló el Secretario de Hacienda, el 50% de la población mexicana es pobre, es legítimo concentrar las acciones en ese porcentaje y crear programas distributivos, elevados a derechos para reducir esta desigualdad.

Ø Combatir la corrupción y reducir el lujo a la alta burocracia gubernamental.

Ø Procurar seguridad y abatir la impunidad.

Ø No incrementar impuestos pero mantener disciplina y eliminar la evasión fiscal.

Detalló que un elemento más del día antes es el T-MEC, todos los efectos mencionados de la economía mexicana ocurrieron bajo el TLCAN, que creó una relación de dependencia económica a través del comercio con EUA muy fuerte. Consideró que los presidentes comprometen a sus países en un acuerdo comercial para satisfacer sus objetivos de desarrollo o de crecimiento de los grupos que quieren satisfacer. En este caso los intereses coincidieron y se aprobó el T-MEC.

En el día después, consideró que lo más importante para México es qué le depara el TLCAN al T-MEC, si es marginal el cambio no hay que esperar efectos distintos a los obtenidos antes, lo que si hay que tener presente es que ya se le puede decir a los inversionistas que hay acuerdo con EUA. Añadió que hay un aumento y consolidación del liderazgo estadounidense regional y global en las nuevas tecnologías y un paso abierto hacia la dominación energética estadounidense, asimismo, se garantiza que no haya oposición en México a la Reforma Laboral, y para nuestro país significa el fin de la incertidumbre y cambios en el ambiente laboral.

Indicó que la lectura que hace del T-MEC, es que hay un avance a mayor liberalización en la energía y subrayó este punto porque es central en el gobierno del presidente López Obrador, “que ha sido criticado debido a que ven rechazo a las energías verdes, pero él considera que el petróleo es un factor de desarrollo por su implicación en mil actividades económicas, y en el contexto de la pandemia se ha suscitado el debate de que se van a dejar de lado las energías verdes, yo no lo considero así”.

La también profesora dijo que en agricultura no hay modificaciones mayores y en materia ambiental hay problemas, lo paradójico es que el T-MEC reproduce elementos del TTP que el presidente Trump rechazó porque eran iniciativa de Obama. En cuanto a solución de controversias informó que se siguen los principios del TLCAN y se toman algunos del TPP, la idea era que se reduciría la capacidad de los sectores privados de demandar acciones de los gobiernos, un elemento rechazado por países europeos y asiáticos, pero que México aceptó. Resaltó que en propiedad intelectual hay avance porque se redujo a cinco años la patente en fármacos biológicos.

Indicó que si hay dos epidemias en el corto plazo se convalida el hecho de que va a haber un decrecimiento del PIB en todo el mundo, y será muy fuerte en EUA, lo cual agrava la relación de dependencia de México hacia esa nación. Destacó que en nuestro país el desempleo va a crecer, pero relativamente poco, únicamente al 6%, cuando en otros países lo hará a cerca del 20%, por tanto, no es el desempleo abierto el que debe preocupar, sino el subempleo y el empleo informal.

De las medidas económicas, consideró que hay coherencia en las planteadas por el presidente López Obrador como solución al estancamiento y a la crisis de la economía mexicana, entre las que sobresalen proporcionar seguridad social a los grupos más pobres y frágiles de la población y

convertirlos en derechos; mayor gasto en salud y educación; INFONAVIT dará tres meses para pagar deuda; becas; y liquidez para los bancos. Consideró que son programas orientados a la preservación de los ingresos de los trabajadores de menores recursos y resaltó que los recaudos por morosidad de pago, impuestos atrasados y medidas anti corrupción sí pueden sufragar los gastos previstos en los programas sociales.

Indicó que México ha seguido los pasos de la socialización de la deuda, “entonces, deuda sí pero si es necesario para financiar el gasto y alimentar la economía en los grupos de bajos ingresos”. Agregó que por cobro de impuestos morosos y fraudulentos se puede recaudar el 2.5 y 3% del PIB; y eliminación de estímulos obsoletos. Dijo que la reforma tributaria progresiva es un imperativo social, económico y político para redistribuir la riqueza y el poder, apuntó que el FMI, el Banco Mundial y la OCDE hablan de desigualdad, pero no quieren hablar de la concentración del capital, del poder político que tiene para influir en la toma de decisiones de política, por tanto, si se quiere cambiar la correlación de fuerzas hay que eliminar la correlación de la concentración de la riqueza.

Finalizó su presentación señalando que la política industrial trasciende la reducción de impuestos, intereses y aranceles o la subida de estos últimos y permea todas las decisiones y acciones de política (política económica, social, en ciencia y tecnología, energética y la de protección al trabajo), todas presentes en la 4T, que con motivo de la pandemia deben intensificarse y ampliarse y consideró que está convencida de que merecen apoyo.

Publicado en Revista Industria Digital

23 de junio de 2020

Los comentarios están cerrados.