Décimo Primer Panel Desarrollo Industrial 2050, hacia una Industria del Futuro

Este panel contó con la participación del Embajador Mauricio de María y Campos, investigador del COLMEX como moderador, quien adelantó que, tras una década de lento crecimiento para muchos países, se vieron obligados a ser creativos y que los desafíos presentados, sobre todo en esta época de confinamiento, revelan oportunidades y necesidades de cambio. Añadió que los sistemas de trabajo, movilidad, comercio y esparcimiento, han experimentado transformaciones importantes.

Como primer expositor se presentó Raúl Gutiérrez Muguerza, Presidente del IDIC, quien compartió su visión respecto a los principales desafíos económicos y tecnológicos que se avizoran para la industria en México a mediano y largo plazo y cómo deben prepararse los países y las empresas para enfrentarlos. Indicó que un elemento básico es contar con una visión estratégica, privilegiando al desarrollo industrial, identificando los mecanismos y las alianzas que se requieren para que México pueda convertirse de un país adaptador a uno donde estos conceptos formen parte de los procesos productivos. Otro elemento relevante es garantizar que la visión de desarrollo industrial llegue a la vida diaria de las empresas, y se refiere a la cultura organizacional, la planeación estratégica y el uso de tecnologías, para ello se requiere de una política pública y una visión de Estado. Como tercer elemento, mencionó que México debe procurar ser un país que desarrolle de forma endógena innovación y progreso tecnológico, para ello se debe fomentar lo hecho en México con innovación realizada por profesionistas y científicos mexicanos.

Gutiérrez Muguerza manifestó que el último elemento y no menos importante, es el financiamiento, ya que los procesos de innovación tecnológica son de alto riesgo y requieren de estrategias adecuadas en este aspecto. Respecto a retos y oportunidades destacó que la gran oportunidad de México es aprovechar la nueva realidad global, comenzando a nivel regional. Consideró que el país puede generar tasas de crecimiento mucho mayores al 4% si solamente cumple con un mayor contenido regional en la proveeduría de insumos intermedios y bienes finales para América del Norte.

Agregó que México debe saber cómo colaborar para convertirse en una plataforma de sustitución de importaciones y aseveró que a través del T-MEC puede aprovechar una política industrial que potencie este tema. En cuanto a la relación México–China, indicó que por un lado, para nuestro país representa un desafío, pero también una gran oportunidad. Si se lograra contar con una apertura económica adecuada sería una buena oportunidad para las exportaciones. Sugirió que otra de las áreas de oportunidad es el desarrollo industrial en función de la tecnología 5G, y consideró que la transferencia de esa tecnología de China a México sería un primer paso para iniciar una colaboración.

Por su parte, Liu Jiude, Director General de Huawei México, refirió que la tecnología está cambiando la industria de manera muy rápida y “hemos tenido que agregar varios elementos a la ecuación de la industria y por eso debemos tener muchas estrategias para tener una recuperación económica apropiada para el futuro”.

Explicó que los países han visto a las herramientas digitales como un motor para la recuperación económica, incluyendo el trabajo en casa, destacó que la gente está mudando a plataformas digitales para poder minimizar sus viajes y sus recorridos y “todas estas restricciones de movimiento han acelerado la transformación digital, establecen los requisitos para los operadores de infraestructura técnica y los hacen incrementar sus capacidades”. Mencionó otros desafíos para los ambientes de trabajo, como el mejorar la economía en el futuro, lo que les dará a los gobiernos la oportunidad de renovar y mejorar su infraestructura nacional y local. Agregó que los socios tienen que crear las mejores políticas en torno a la evolución, así como políticas que puedan maximizar la idea de que los desafíos de cada país son únicos.

Liu Jiude consideró que la digitalización de la economía trae muchos beneficios y fortalece el crecimiento económico de los países y subrayó que hay muchas oportunidades para sacarle provecho a estos beneficios. Aseguró que impulsar la transformación digital requiere de gran responsabilidad y en este sentido manifestó que el sistema educativo es fundamental para garantizar que el país tenga cimientos digitales fuertes. Dijo que para maximizar los beneficios de los esfuerzos de innovación es importante incorporar soluciones digitales en sectores claves para incrementar la productividad. Indicó que, en México, Huawei ha colaborado con muchas industrias en sectores energéticos, banca, transporte, educación y salud para apoyar la transformación digital, con tecnologías como Tics y áreas creativas.

Alejandro Preinfalk, Presidente y CEO de México, Centroamérica y el Caribe de Siemens, indicó que entre los elementos para lograr una industria robusta es cuidar a la persona y mitigar riesgos de contagio para esta pandemia o para adaptarnos a un futuro cambiante y como segundo punto mencionó a la competitividad y la productividad.

De la ciberseguridad, manifestó que cada vez el mundo depende más de Internet y máquinas interconectadas, lo que consideró un tema de gran relevancia. Tenemos que montarnos en la ola de la transformación y con esto seremos una industria exitosa de aquí al 2050”. Añadió que el tema de la digitalización en la industria es vital por los beneficios que trae consigo, como la velocidad en producción, mayor eficiencia, flexibilidad y calidad. En cuanto a la eficiencia se habla de menor consumo energético, en donde al implementar sistemas de digitalización se logran ahorros de 20% de consumo energético y una reducción de costos, lo que a la larga viene a ratificar la importancia del sector industrial para México y la importancia de mantenerse a la vanguardia.

Finalmente, expresó que la digitalización llegó para quedarse, pero para lograrlo la educación y la capacitación son muy importantes para elevar el nivel de la manufactura a la mente factura y poder generar innovación y desarrollo en México.

Jorge Fernando Negrete, Presidente Digital Policy & Law Group, coincidió con sus antecesores en que no existe herramienta más poderosa de transformación social que el Internet, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones y sobre todo en esta pandemia. “Estar conectados y tener un dispositivo o un equipo tecnológico nos permite mantener vivos los indicadores económicos de la sociedad”. Un estudio de Huawei denominado “Pensar diferente” señala que la empresa que está conectada mantiene sus indicadores económicos, su vitalidad económica, genera competitividad y seguramente después va a poder recuperarse

más rápidamente que aquellas que no están conectadas. Las empresas que están conectadas se van a transformar digitalmente y van a generar nuevas herramientas y habilidades para la competitividad; pero no sólo las empresas, también los ciudadanos y las administraciones públicas.

En cuanto a las tecnologías de la información, destacó que tienen la capacidad para evidenciar las ineficiencias en las cadenas de valor, así como vincularse a las telecomunicaciones y transformar a la sociedad de una manera más dramática. De la próxima generación de tecnologías de la información móviles, que son la generación 5G, dijo que tienen capacidad de destruir las fronteras entre Tic y Telecom, además tendrán la enorme capacidad de construir nuevas cadenas de valor. Aseveró que la industria digital es probablemente la más poderosa herramienta de transformación social de nuestra civilización. En este sentido, México tiene una gran oportunidad y ahora con la firma del T-MEC se incluyeron tres capítulos referentes a telecomunicaciones, comercio digital y el de propiedad intelectual, orientado a la innovación y a la creatividad, los cuales no se habían contemplado con estas características en otro país y seguramente Estados Unidos va a replicar estos acuerdos comerciales con sus socios en el mundo.

Sin embargo, con algunas acciones que el gobierno mexicano ha implementado, como la eliminación de la Subsecretaría de Telecomunicaciones; no tener una agenda digital e incrementar los precios del espectro radioeléctrico para efecto de los servicios de telecomunicaciones móviles, se entiende que México no tiene un plan para generar bienestar digital a la sociedad.

Raúl Picard del Prado, Vicepresidente de CONCAMIN, realizó la función de moderador de este panel, donde Pierre Claude Blaise, Presidente de French Tech, fue el primer panelista y afirmó que México se está convirtiendo en una potencia tecnológica en América Latina y un país lleno de oportunidades para las Start-Ups. Aseveró que México tiene una dualidad en su economía, por un lado una industria tradicional muy fuerte (la automotriz, de telecomunicaciones, etcétera) y por otro se encuentra la economía informal, se estima que el 95% de las transacciones se realizan en efectivo. Y justamente esa combinación permite el desarrollo de disrupción lo que a su vez fortalece y nos vuelve una potencia tecnológica. Para lograrlo se necesita una alineación de correctivos

Jorge Fernando Negrete expresó su preocupación por la ausencia de una visión digital, por ello destacó la importancia de eventos como la RAI, donde la industria tiene la capacidad de conocer sus capacidades de integración y de construcción de un discurso único que permita que desde el sector privado se puedan impulsar las tecnologías con rapidez, eficiencia y solidez, sobre todo a partir de la firma del T-MEC. En su reflexión final, insistió en que la tecnología 5G va a permitir un empuje insólito en el mundo de la industria. Además, el país requiere de una política digital para el sector industrial en la nueva economía que viene.

Los comentarios están cerrados.