Noveno Panel Hacia un vehículo del futuro

El panel fue moderado por Miguel Elizalde Lizárraga, Presidente de ANPACT, y el primero en realizar su exposición fue Houchan Shoeibi, CEO de la División Mobility, Grupo Saint Gobain, quien enfatizó que el mercado de movilidad está atravesando una transformación fuerte, debido a mega tendencias, como nuevas tecnologías y nuevas aspiraciones de la sociedad, especialmente sobre la sustentabilidad, así como nuevos estilos de vida y hábitos de consumo en cuanto al uso versus la propiedad de un vehículo.

Del vehículo del futuro destacó cuatro características: la electrificación, la conectividad, que sea autónomo y compartido. En relación a los dos primeros elementos, dijo que sucederán rápidamente, es cuestión de 5 o 10 años. Dijo que la industria está invirtiendo en ese dominio para poder resolver problemas como el desempeño y carga de la batería, la nube automotriz, etcétera. Por otro lado, consideró que para los temas de la conducción autónoma y la movilidad como servicio, se llevará de 10 a 20 años, y los principales obstáculos no son tanto tecnológicos sino regulatorios, en cuanto a modelos de negocios y a la aceptación social.

Añadió que la producción de vehículos eléctricos sigue creciendo cada año, convirtiéndose en una alternativa viable. Los vehículos híbridos representarán del 4 al 5% de la producción global y destacó que en esta área los incentivos gubernamentales juegan un papel importante, y que en corto plazo representará el 25% de la producción automotriz, inclusive cerca del 80% si se toman en cuenta todas las características de carros híbridos. Manifestó que todavía existen algunos miedos de los consumidores en cuanto a la electrificación, que tiene que ver con la duración de la batería y la disposición de cargadores. Dijo que ahora se puede recorrer de 300 a 500 km pero se continúa trabajando en contar con una infraestructura de carga rápida, lo cual se está implementando ya en Europa y en China para poder soportar la electrificación.

Respecto a la conectividad, señaló que en un futuro el auto va a ser una extensión del teléfono inteligente, por lo que se va a poder disfrutar de una experiencia digital del punto A al punto B sin interrupción alguna. “De hecho, ya para el 2025 se espera que alrededor del 75% de los vehículos vendidos contarán con 4G y el 20% disfrutará de una conectividad 5G”. En torno a la conducción autónoma, indicó que los sistemas avanzados se están desarrollando bastante bien, algunas funciones ya cuentan con características de seguridad obligatorias y añadió que se espera que las funciones más avanzadas, las llamadas “Nivel 2 más”, se introduzcan rápidamente por la mayoría de los fabricantes de autos.

En cuanto a los principales obstáculos, aseveró que en el nivel de autonomía por ejemplo el “Nivel 3 y más” se relaciona principalmente con la regulación y con el concepto de cómo transferir la responsabilidad del conductor al fabricante del auto. El otro aspecto tiene que ver con la infraestructura y con la adopción de los usuarios y la confianza que la gente va a tener en este tipo de sistemas de seguridad. El último aspecto referente a la movilidad compartida ha sufrido bastante con el tema de la pandemia, pero consideró que va a regresar en un futuro, junto con las tecnologías de conducción autónoma.

En resumen, señaló que de los elementos descritos respecto al auto del futuro, como electrificación, conectividad y desarrollo del software, son evoluciones obvias que aparecerán pronto; en cuanto a la conducción autónoma va a requerir más tiempo pues se ve limitada por la infraestructura y la regulación. Dijo que la movilidad compartida sigue siendo macro tendencia, pero va a disminuir temporalmente debido a la crisis de salud. Respecto a cómo se encuentra el sector automotriz en Europa después de la pandemia, dijo que se percibe una recuperación rápida que se relaciona con un parque vehicular bastante bajo. Relativo a la situación para el 2021, explicó que la producción de autos en Europa va a ser 10% por debajo del 2019 y llevará dos o tres años recuperarse. Destacó que la situación en Latinoamérica es más saludable con el T-MEC porque la matriculación de autos en los Estados Unidos está aumentando y la actividad que hay fuera de México está creciendo rápido. En el caso de China la recuperación fue desde hace 5-6 meses con la producción automotriz, que ha sido mayor que en el 2019.

Por su parte, José Zozaya, Presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), dio una breve explicación sobre cómo ha evolucionado el sector y la tecnología automotriz. En cuanto a energía y eficiencia señaló cómo está distribuida la adquisición y la fabricación de vehículos. El 97.4% del total de vehículos vendidos en 2019 utilizaron cuatro tipos de tecnología: gasolina y diésel, combustible flexible, híbridos ligeros e híbridos. Y el 2.6% utilizaron cuatro tipos de tecnología: híbridos conectables, celdas de combustible, los eléctricos y las celdas solares. El presidente de la AMIA expresó que la tecnología actual también trae una serie de complementos de seguridad y confort que han ido evolucionando, como son los sistemas de navegación, el Internet y la conectividad, la información y el entretenimiento, los sensores y las cámaras y la asistencia autónoma para el conductor.

Respecto a qué es lo que determina el cambio en el sector automotriz, argumentó que responde a cuatro tendencias que marcan el camino: la electrificación, la movilidad compartida, la convergencia tecnológica y los nuevos participantes (el consumidor). En el tema de inversiones y de lo que se requiere para la industria de la cuarta generación indicó que es importante que las fábricas digitales sean inteligentes y que respondan a las necesidades y permitan un uso eficiente de los recursos e integración de los procesos, la utilización de equipo de monitoreo y tecnologías, la interacción ágil y en tiempo real entre la máquina, el software y los individuos.

Señaló que las tendencias que están transformando al sector automotriz son la conectividad, la autonomía, la movilidad compartida y la electrificación. Otro tipo de herramientas que considera fundamentales son: el big data, la inteligencia artificial, la conectividad operativa, los interfaces de hombre/ máquina y las decisiones descentralizadas, “esto ha sido clave para ir marcando la pauta de hacia dónde vamos a llevar a los vehículos del futuro”. Sobre el panorama de las tecnologías en México, enfatizó que las ventas de recursos híbridos en el país de enero a julio de 2020 significan el 2.4% de las ventas de automóviles, consideró que estamos muy abajo en estas ventas y se necesita un movimiento importante para que haya una mayor adquisición de estos vehículos.

Indicó que en México, en el mismo rango de meses, la venta de vehículos híbridos conectables es de 1,136; 10,952 vehículos híbridos, y 181 vehículos eléctricos y destacó que hay dos tipos de incentivos para incrementar el uso de estos vehículos, los regulatorios fiscales y los no fiscales, en el primer tema es importante la eliminación del IVA, para este tipo de vehículos, el 100% de deducibilidad del ISR “pero el gobierno lo ha visto como una pérdida de ingresos, cuando es lo contrario y por otro lado significan ahorros a toda la administración e infraestructura pública”.

En tanto, en los temas no fiscales destacó la mejora y ampliación de la infraestructura de carga, estacionamientos preferenciales sin costo, la exención del pago de peaje (urbano y parquímetros), las vías de circulación específicas y las preferencias en las compras del gobierno. Explicó que el diseño del vehículo del futuro viene marcado por dos posibilidades: la inercial, donde el cambio ocurre de manera ordenada y lineal, es decir es una evolución más lenta, conforme el mercado lo vaya demandando; pero también puede venir una disrupción y sí puede provocar que haya un punto de inflexión y acelere el diseño de los vehículos del futuro.

Hizo una breve reflexión sobre la situación de su sector respecto a la pandemia por Covid, aseguró que la recuperación ha ido poco a poco y que han privilegiado el tema de la salud de los empleados. Además, dijo que han ido recuperando la caída de ventas podríamos decir que a la fecha, la parte local del mercado interno ha caído aproximadamente un 30% la venta de vehículos ligeros nuevos y en la parte de exportación también, lamentablemente. Insistió en que ven una recuperación a partir de que se reinició la producción, pero sí no se logra controlar la pandemia en el corto plazo, la crisis económica tendrá más consecuencias.

Los comentarios están cerrados.