Sexto Panel Vacuna anti COVID-19: reto a la industria y a la economía mundial

El moderador fue Guillermo Funes Rodríguez, Vicepresidente de la CONCAMIN y Presidente de la Comisión de Salud, el panel inició con la participación de Laura Palomares, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, quien explicó los diferentes tipos de vacunas que existen, resaltando las virales que pueden ser tradicionales (amplificación de los virus patógenos) y recombinantes (a través de biotecnología), estas últimas pueden generarse rápidamente y no requieren manejar el agente patógeno y afirmó que tienen gran experiencia en el uso de este tipo de vacunas. Resaltó que en el Instituto de Biotecnología se trabaja en una vacuna de proteínas contra el Covid-19. Añadió que la pandemia ha llevado a un cambio de paradigma y a enfrentar una serie de retos, consideró que esta enfermedad es una amenaza a la salud global que ha afectado la

estabilidad socioeconómica y el abastecimiento de alimentos, han muerto poco más de un millón de personas y que como científicos se preguntan si debe aprobarse la vacuna sin la evolución clínica completa “es un balance entre riesgo–beneficio, donde siempre el paciente es primero”.

Especificó que se ha reportado, sobre todo en el desarrollo de vacunas contra SARS, que una inmunización inadecuada puede promover la enfermedad en lugar de evitarla, por lo que el diseño de vacunas no debe tomarse a la ligera, particularmente las basadas en proteína del coronavirus, y para poderlas llevar al mercado debe haber un proceso de producción con buenas prácticas: seguridad; inmunogenicidad; y eficacia, para después obtener el registro por la agencia regulatoria, en el caso de México la COFEPRIS, y posteriormente fabricarse a gran escala y distribuirse, señaló como un factor limitante la disponibilidad de vacunas para la mayoría de la población, así como contar con suficientes insumos para administrarlas y finalmente la eficacia de la vacuna.

Comentó que en su grupo de investigación se han enfocado en el diseño de una vacuna recombinante, explicó que el proceso ha sido por etapas, que iniciaron con la investigación básica, en la siguiente fase se pasó a la evaluación preclínica en modelos animales y también in vitro, cumpliendo con las buenas prácticas de laboratorio y una vez superada esta fase se necesita una plataforma para la producción y contar con un sistema de evaluación clínica, un ambiente propicio y políticas de fomento para la investigación clínica, así como suficientes recursos económicos e indicó que algunas industrias y academia mexicanas están trabajando en el desarrollo de vacunas y han hecho importantes esfuerzos.

Tonatiuh Ramírez, Director del Instituto de Biotecnología de la UNAM, expuso que las vacunas más socorridas han sido las pre-combinantes y calificó como una hazaña extraordinaria de la humanidad el hecho de que esté tan avanzado el proceso de vacuna contra el Covid-19, explicó que el desarrollo de medicamentos y vacunas requiere entre 10 y 15 años mínimo y que a escasos 10 meses del brote de SARS-CoV2 ya se tenga una cantidad importante de candidatos de vacunas es asombroso, y consideró que se logró gracias al llamado ciclo virtuoso de la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), que consiste en invertir mucho tiempo y dinero para generar conocimiento, el cual a lo largo de los años se incrementa y a través de la innovación regresa a la sociedad como bienestar, con lo que se cierra el ciclo virtuoso.

Subrayó que se están aprendiendo lecciones muy importantes y aseguró que no se debe dejar pasar la oportunidad para transitar a un país con soberanía en vacunas y medicamentos. Dijo que las plataformas tecnológicas derivan de este círculo virtuoso que da vueltas para generar cada vez más bienestar a la sociedad, conjugando a la academia y a la industria, sin embargo en México no se le ha invertido al tema de la innovación. En cuanto a infraestructura, refirió que ésta es insuficiente, hay pocos laboratorios y la mayoría en instituciones de educación o públicas, no hay empresas de fabricación por contrato, ni empresas biotecnológicas y en relación a las patentes registradas ante el IMPI, se observa que menos del 6% de éstas corresponden a mexicanos y la gran mayoría son titulares las universidades, muy pocas empresas, el resto son de extranjeros.

Aseguró que se necesita mejorar la calidad de la investigación y sobre todo que la industria se involucre más, generar mayor confianza entre academia, industria y gobierno, este último con regulaciones y normatividad equitativas, que proporcionen certeza a largo plazo, así como cuadros capacitados y sobre todo una política industrial de fomento a la manufactura en el territorio nacional, que garantice la soberanía en vacunas y medicamentos.

Alfredo Rimoch Lewinberg, Presidente de Laboratorios Liomont, señaló que las investigaciones de frontera son aquellas que tienen capacidad de aportar resultados que significan avances cuánticos en el desarrollo de tecnologías como las recombinantes, que crean nuevos paradigmas y gracias a ello son posibles avances tan vertiginosos como el desarrollo de la vacuna contra el SARS CoV-2; a nueve meses de la aparición de esta enfermedad ya hay varias propuestas de vacuna y de tratamientos. En relación a la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford, destacó la importancia de las alianzas entre universidades y empresas y en donde se está llevando a cabo ya la fabricación de más de dos mil millones de dosis a nivel mundial.

Dijo que en este escalamiento de fabricación se buscaron lugares a nivel internacional donde pudiera hacerse, concretamente en Latinoamérica, a través de la Fundación Slim y con el aval de AstraZeneca, se identificó en Argentina a la empresa Mabxience y en México a la empresa Liomont, ambas con instalaciones adecuadas para la fabricación, formulación, llenado y empaque de la potencial vacuna. Subrayó la relevancia de que dos farmacéuticas que están a más de 7 mil kilómetros de distancia tengan una colaboración cercana para complementar integralmente el producto terminado y dijo que se llegó a un acuerdo entre la Universidad de Oxford y AstraZeneca bajo el principio de que sería sin fines de lucro y que su distribución fuera equitativa, “los participantes estamos comprometidos en producir esta vacuna al precio más accesible”.

Resaltó que el Instituto de Biotecnología de la UNAM es referencia en nuestro país del desarrollo tecnológico y se dijo orgulloso de participar en este proyecto que conjunta calidad científica y tecnológica. Enfatizó la importancia de promover las alianzas con la industria y aprovechar el talento que existe y añadió que es un orgullo contar en México con centros educativos de alta especialización tecnológica que existen gracias a la llamada triple hélice, en donde interviene la industria, la academia y el gobierno, así como de organismos sociales como la Fundación Slim. Puntualizó que debemos estar preparados para impulsar la infraestructura, la investigación y el desarrollo y resaltó el compromiso con el que se lleva a cabo este proyecto, “el más importante de nuestras vidas en cuanto aportación a la salud pública y que conlleva desafíos inmensos, dada la complejidad del manejo de tecnologías recombinantes”, finalmente mencionó que tienen grandes expectativas para que esta vacuna candidato sea exitosa y pueda salvar vidas.

José Narro Robles, ex Rector de la UNAM y ex Secretario de Salud, dijo que la pandemia del Covid-19 es el mayor problema de la humanidad en los últimos 75 años y que aún no se pueden evaluar las consecuencias ni las implicaciones sobre la salud ni la economía. Indicó que los grandes problemas requieren una solución integral y consideró que si se sigue con la misma estrategia y no se da una reformulación de la misma, la situación va a empeorar. “Hoy no tenemos una vacuna ni tratamiento específicos, pero lo que sí se tiene son medidas preventivas, no son suficientes y la vacuna es sólo una parte importante, pero no es la solución completa”. Afirmó que la

ciencia y la tecnología son indispensables para el control de esta epidemia y hoy más que nunca el país requiere unidad, los mexicanos de todos los sectores, público y privado deben tratar de estar unidos, y dijo que desde el poder se debe convocar, nunca dividir. Puntualizó que la industria químico-farmacéutica es estratégica y debilitarla no es conveniente para nuestro país.

Explicó que se trata de un virus nuevo del que no teníamos mayor conocimiento sobre su comportamiento, ahora sabemos que es un síndrome agudo respiratorio grave que tiene peculiaridades: se transmite por pacientes sintomáticos y asintomáticos, posee explosividad de contagio que incluye la transmisión aérea, en cuanto a la duración de la inmunidad y letalidad todavía existen muchas interrogantes. Hay 15 países que registran más de 500 mil casos, Brasil, India y los Estados Unidos representan la mitad de los casos registrados en el mundo y sumando los casos de nuestro país, representan casi el 50% de las defunciones, en el caso de la letalidad dijo que México es uno de los países con peores cifras y que la explosividad ha sido muy importante en Latinoamérica.

Respecto al papel del gobierno manifestó que no hay duda sobre implicaciones científicas, epidemiológicas, bioéticas, económicas y de logística y subrayó el papel que debe jugar el Consejo de Salubridad General y no lo ha hecho, como dividir las acciones que se deben tomar antes, durante y después de la vacunación. Sobre la pre-vacunación, mencionó que el gobierno debe preparar un plan de vacunación, reforzar la vigilancia epidemiológica, organizar una encuesta y fortalecer a la industria farmacéutica nacional; en la etapa de vacunación subrayó que es indispensable la coordinación, que debe estar a cargo del Consejo de Salubridad General, contar con un registro de personas vacunadas y el tipo de vacuna aplicada; y posterior a la vacunación se debe dar seguimiento a casos con complicaciones y realizar una segunda encuesta epidemiológica, destacó que el impulso a la investigación es indispensable, reiteró que la vacuna es necesaria pero no va a ser suficiente y alertó que en el mundo la corriente anti-vacuna debe ser combatida con información.

Los comentarios están cerrados.