Subsidios Aéreos, en columna de Alicia Salgado

La reciente decisión de Aeroméxico, que lleva Andrés Conesa, para suspender el inicio de la ruta México-Barcelona anunciada para noviembre próximo, está alineada con lo que otras empresas, como su socio Delta, de Edward Bastian, han realizado en el mercado norteamericano desde hace ya varios años.

El gobierno estadunidense y canadiense se convencieron de que Qatar, Emirates y Etihad operan con costos subsidiados en rutas densas ocasionando una competencia desleal con las aerolíneas domésticas que han tenido que frenar sus planes de expansión principalmente en el mercado europeo.

Lo que llama la atención que el MOU se haya firmado en 2016, autorizando las quintas libertades hasta 2018.

Las árabes realizan escala en ciudades como Barcelona, Milán, Lisboa y Estocolmo. En el caso particular de México, la prisa de Emirates para realizar vuelos hacia acá tiene que ver con el plazo de vencimiento que menciona el memorándum de entendimiento firmado entre México y los Emiratos Árabes de diciembre de 2016, que señala deberán de ejercer los derechos de tráfico antes del 8 de diciembre de 2018.

La única razón por la cual este plazo podría extenderse es si no existiese un espacio –slot– en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Le puedo confirmar que ese slot ya está previsto para la temporada de invierno de 2018.

Por supuesto que al país le interesan más pasajeros, más ingresos por divisas, pero la pregunta es si la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de Gerardo Ruiz, le podría interesar sopesar las consecuencias y distorsiones que puede introducir al mercado mexicano de enlace internacional estas empresas. Hoy es Aeroméxico, mañana puede ser cualquier otra línea aérea con bandera mexicana.

Fuente
www.canaero.org.mx

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.