Editorial – Francisco Cervantes Díaz Presidente De CONCAMIN No.16

Arranca 2019 y no son pocos los retos que tiene nuestro país, pero como industriales estamos comprometidos con México y precisamente estamos conscientes de la importancia que desde nuestra Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos podemos aportar lo que sea necesario para lograr un mayor crecimiento económico, un mejor desarrollo de nuestras empresas y sobre todo impulsar una visión social combatiendo la pobreza y la desigualdad con más empleo.

También inicia una nueva Administración Pública Federal, encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien ya estamos trabajando de manera activa, presentando nuestras propuestas de política industrial y alineando los esfuerzos para comenzar a diseñar acciones para los sectores productivos del país.

La lista de pendientes es amplia y muy diversa, pero podemos identificar con claridad los que de forma transversal afectan a todos los sectores y otros que de manera particular inciden en cada sector industrial.

Un ejemplo de ello es la implementación del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, que a pesar de que aún falta que se defina en términos legislativos en cada uno de los países, es altamente probable que la mayoría de sus cláusulas entren en vigor muy pronto y para ello debemos prepararnos como industriales, por eso es para mí de gran relevancia ponerle especial atención durante este año ofreciendo información de primera mano, pero también acompañando a las autoridades en la ejecución como lo hicimos en su momento en las negociaciones.

Otro tema de gran interés para todos los industriales, sin duda es el combate a la impunidad y la ilegalidad, el respeto al Estado de derecho y que se mantengan las condiciones de estabilidad que permitan el desarrollo de nuestras actividades como industriales lo mismo en Baja California que en Yucatán.

En este sentido, nuestros objetivos al frente de CONCAMIN son y serán siempre velar precisamente por los intereses de nuestros afiliados, colaborar con los tres poderes de la Unión apegados siempre a la ley y promoviendo las buenas prácticas empresariales.

Al hacer un balance del año que terminó y revisando 2018 podemos asegurar que fue un año complejo en muchos sentidos y que a pesar del bajo crecimiento tanto de la economía en su conjunto como de la industria nacional, también se sentaron las bases para que el impulso a la economía se pueda dar con esta nueva visión de hacer las cosas.

Los industriales estamos convencidos de que la unidad de todos como mexicanos ayudará a marcar la ruta de nuestro desarrollo y de lo que México requiere para salir adelante. El cambio es una realidad y estamos listos para sumarnos, para que con una visión disruptiva logremos ser más creativos impulsando a la industria mexicana como el verdadero motor de la economía, generadora de empleo y bienestar para los mexicanos.

Francisco A. Cervantes Díaz
Presidente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.