Industria minera, palanca de desarrollo social y económico: Fernando Alanís, Presidente de la Cámara Minera de México

Por: Julio César Bustos López
Director Editorial de Revista Industria

Revista Industria platicó con Fernando Alanís Ortega, Presidente de la Cámara Minera de México, con quien tocamos temas relevantes como la situación actual de este sector y los rubros prioritarios para recuperar su competitividad, el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro y la relación y trabajo con CONCAMIN, a continuación presentamos por temas, el resultado de esta interesante plática.

En México el tipo de metales que se producen son básicamente los metales preciosos, oro y plata esencialmente, nuestro país es el productor más grande del mundo en la producción de plata y sigue teniendo esa posición desde hace muchos años, en oro es importante, pero no es de los países que sobresalen por su producción; respecto a los metales base serían plomo, zinc y cobre, este último con una producción muy relevante y algunos otros materiales que son ferroaleaciones, pero en sí son los principales metales industriales, el caso del acero se maneja de manera diferente, obedece a reglas del mercado totalmente distintas y la Cámara del Acero se encarga de ver todos esos aspectos, pero en la CAMIMEX estamos básicamente involucrados en los metales no ferrosos concesibles.

A nivel mundial, uno de los grandes consumidores de metales base es China, por ejemplo en el caso del zinc cerca del 60% de la producción mundial se consume en ese país, cobre 55% y plomo con 60%, por tanto, cualquier fenómeno en donde esté involucrado China, tiene un impacto inmediato sobre el mercado de estos metales, que van principalmente a sectores como la construcción, automotriz y productos electrodomésticos y ese país asiático que ha tenido un crecimiento muy importante en la parte de infraestructura y fabricación para su mercado doméstico de automóviles, es el gran motor de consumo de estos.

El sector minero es un sector que ha sido afectado por diferentes factores. En la actualidad, aproximadamente el 50% del consumo de la plata es para cuestiones industriales, cuando se dio el desplazamiento de la plata de la fotografía, ese segmento fue reemplazado por la parte electrónica, hoy las tarjetas impresas de todos los equipos electrónicos usan soldadura de plata por su alto poder de conductividad, es un mercado muy importante, asimismo todas las celdas fotovoltaicas consumen plata y el otro 50% se distribuye en lo que es joyería, orfebrería y atesoramiento. El comportamiento de la plata obedece cada vez más a reglas industriales que a reglas de los metales preciosos.

El oro es un caso diferente, es un metal de acumulación, de especulación, que depende de las condiciones que se presenten, por ejemplo, con la amenaza de la guerra con Irán, en Estados Unidos el precio del oro se disparó, por tanto, son las reglas del mercado las que influyen en este metal, otro ejemplo es la batalla comercial que se ha dado desde el año pasado entre EUA y China, lo que ha frenado el crecimiento en este último país afectando los precios de los metales base, que han tenido una caída importante en los últimos dos años, todo ello en el contexto internacional.

En México, el año 2011 fue el mejor año de inversión del sector minero, con inversiones por cerca de 8,400 millones de dólares, un año en que se vio el resultado de la exploración impulsada varios años atrás, logrando cristalizar en el crecimiento de nuevas unidades mineras, que trajeron el beneficio adicional de inversiones, pero a lo largo de los últimos años ha venido cayendo la inversión por varias razones, entre ellas los cambios fiscales, en el año 2012 se dejó de permitir que los gastos de exploración se pudieran deducir en el mismo año y se pidió que se amortizara a lo largo de la vida de la unidad minera, lo que desincentivó a las empresas exploradoras para invertir en la búsqueda de nuevos yacimientos, había cerca de 80-90 empresas, principalmente canadienses, explorando el país y prácticamente todas salieron por ese cambio en las reglas fiscales. En el 2014 se dio otro cambio importante, con la aparición del derecho minero, que impone tasas de impuestos adicionales al sector, como el 7.5% de impuesto sobre las utilidades antes de impuestos, y un productor de metales preciosos, debe pagar un 0.5% adicional sobre ventas, todo lo anterior afectó de manera importante al sector.

Hay un ranking mundial llamado Clasificación Fraser, que se edita todos los años en Canadá en el Instituto Fraser, donde clasifican a los países de acuerdo a su atractivo para invertir en ellos, y mide cuestiones como la infraestructura básica del país, cuestiones fiscales y laborales y seguridad entre otras, son cerca de 20 parámetros que se toman en cuenta, y México ha descendido en esta tabla, de haber estado cerca del 8º lugar hace varios años, actualmente se ubica en el lugar número 40, lo que demuestra que no ha habido una política pública que incentive y que entienda el valor estratégico de la minería.

El 70% del territorio nacional tiene potencial minero y solamente el 30% ha sido explorado, por tanto, el potencial que tiene México para generar su actividad minera es muy alto, pero falta una política pública que tenga un entendimiento de esa vocación y de la labor social que realiza el sector, la minería generalmente se desarrolla en lugares lejanos de las zonas urbanas, en comunidades donde no hay nada, donde tenemos que llevar infraestructura, caminos, seguridad. Trabajamos con la comunidad en rehacer tejido social, en el fortalecimiento de las instituciones y en el desarrollo de liderazgos que busquen el bienestar de la comunidad, llevamos educación y salud, realmente es un sector, que por su vocación natural, tiene mucha interacción con las comunidades y hay una falta de entendimiento de esa labor social tan importante que hace el sector minero.

A raíz del nuevo gobierno al principio hubo algunos malos entendidos de lo que realmente era la minería, en el mes de noviembre del año pasado hubo una iniciativa para cambiar la ley minera, que causó mucho ruido por la incertidumbre que planteó. La minería hace inversiones muy importantes de varios cientos de millones de dólares y la capacidad que tiene una inversión minera en recuperarse es de 20-25 años por lo menos, lo cual requiere de mucha certidumbre, de que no haya cambios en la parte de políticas fiscales, porque eso inmediatamente hace que las posibles utilidades que se puedan tener se vean seriamente afectadas.

A finales del 2018 se preveía una inversión de alrededor de 5,600 millones de dólares para el año 2019, sin embargo, con el cierre de año, realmente se dieron cerca de 2,600 millones de dólares, que sigue siendo una cantidad importante, pero es una caída muy fuerte desde el año 2011 de 8,400 a 2,600 millones de dólares del año pasado, además la exploración se ha frenado en forma importante, contra el 2011 traemos indicadores de cerca del 70% menor en la inversión en exploración, y si no se invierte en exploración no habrá nuevas minas, lo que compromete el futuro del sector minero en México.

Entre los temas fundamentales que tenemos actualmente como objetivo en la Cámara Minera, está en primer lugar el unir a todo el sector minero, que se encuentra representado por diferentes instituciones: está la Asociación de Ingenieros de Minas Metalurgistas y Geólogos de México, que incluye a los profesionistas de la minería, cuyo objetivo es la parte tecnológica y la capacitación; por otro lado está la academia, que incluye la investigación y desarrollo, y está la Cámara Minera, que representa a las diferentes empresas, de las cuales el 60% está en manos de empresas mexicanas, el 35% en empresas mexicanas pero de capital canadiense y el resto repartido en otras nacionalidades, así como clústers mineros. Nos hemos dado a la tarea de sumar a todos estos actores y todos tienen ya un asiento en la Cámara Minera para tratar de tener una representación única del sector minero mexicano y en eso hemos avanzado bastante.

Otro tema importante es posicionar la imagen real de la minería, porque hoy no tiene la mejor reputación, cuando se habla de minería se piensa en trabajadores con pico y pala con un alto grado de exposición, pero nada más lejano de la minería moderna y profesional que ya existe en México, es un sector que ha invertido mucho en tecnologías y seguridad. De acuerdo a las estadísticas del Seguro Social la minería es de los sectores que menor incidencia tiene de accidentes, muy por debajo de la media nacional, y sin embargo la gente no lo ubica de esa manera. Por tanto, estamos trabajando en cambiar esa imagen, aunque es un asunto complicado porque se tiene que luchar contra ideas que se han forjado a lo largo de los años, pero queremos presentar el verdadero rostro de la minería, un sector en el que actualmente las mujeres participan con un 11%, ya no se requiere el trabajo de la fuerza bruta, ahora se trabaja a través de otras habilidades en las cuales las mujeres han sido excelentes en la parte operativa, además, se tiene un compromiso en el cuidado del medio ambiente y una vocación social importante.

Un tercer tema fundamental es impulsar una política pública que ayude a dar certidumbre para que se puedan atraer las inversiones que se requieren para seguir aprovechando ese recurso natural que existe en el país.

Se trabaja mucho a través de tener buenas relaciones con las comunidades, éstas nos conocen, saben lo que estamos haciendo y nos protegen, es digamos un blindaje social, derivado del trabajo que se hace día a día con las comunidades, el desarrollo de empleo bien remunerado, con buenas condiciones de trabajo y un clima laboral adecuado, la gente entiende ese tipo de situaciones y procura cuidar esas oportunidades de trabajo que brindamos, por tanto, ese trabajo comunitario es lo que nos ayuda realmente a hacer nuestro trabajo de una manera adecuada y que la misma comunidad nos esté cuidando.

El tema del agua también se ha satanizado, señalando que la minería es un gran consumidor de agua y no es cierto, de acuerdo a datos oficiales del Anuario del Agua, una publicación que hace todos los años la CONAGUA, el 74% del consumo de agua es específicamente para el campo, el 14% es para el consumo humano, un 5% para generación de energía eléctrica y 4% para el resto de la industria, si se segrega lo que es la parte minera estamos hablando del 0.7%, menos del 1% del consumo nacional del agua es responsabilidad de la minería.

Además, tenemos muchos procesos de recuperación de agua, normalmente en las plantas de beneficio, que es donde se procesa el mineral que sale de las minas, tenemos recuperaciones arriba del 80-82% del agua que estamos reciclando continuamente, incluso muchas de las operaciones de nuestros asociados son con aguas negras de los poblados vecinos, que se tratan, recordemos que llegamos a lugares donde hay escasez de agua y a través de tecnología buscamos cómo hacer procesos eficientes, manejamos la ecoeficiencia, que es el consumo de metros cúbicos de agua por tonelada de mineral molido y buscamos siempre mejorar el proceso y disminuir los consumos, hay historias de éxito muy importantes en este tema.

Recientemente organizamos a nivel de empresa, no como Cámara sino a través de Peñoles, de la cual soy Director General, un evento al que asistió el Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde. Para tener un contexto, debemos hacer un poco de historia, en Coahuila, en la zona Laguna del Rey, del municipio de Ocampo, tenemos una operación química donde producimos sulfato de sodio y uno de los problemas que teníamos en esa planta era la generación de fuentes de empleo, está ubicada en una zona desértica y aislada, por ello, en 1993, junto con el gobierno alemán, decidimos hacer una escuela técnica bajo el sistema dual, originalmente pensada para capacitar a los hijos de nuestros trabajadores y darles una oportunidad de empleo, hace 11 años se transformó en un centro de capacitación, a través del cual ofrecemos beca completa a los jóvenes de nuestras comunidades para estudiar la carrera técnica, la cual está reconocida por la SEP, el resultado ha sido eficiente porque captamos al 100% de las generaciones y les ofrecemos trabajo.

Cuando se presentó el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, nos pareció un programa interesante, al principio hubo ciertas dudas del objetivo, pero tuvimos varias reuniones con el representante del gobierno, el superdelegado en Coahuila, quien nos explicó el programa y nos invitó a participar, nosotros contábamos ya con la infraestructura y vimos que podríamos darle a los jóvenes una buena oportunidad de recibir un poyo del gobierno y decidimos participar, al inicio logramos inscribir a 31 jóvenes por razones de la plataforma del gobierno, pero hemos ido aumentando el número, actualmente tenemos 74.

Cuando se programó la visita del Presidente López Obrador y de la Secretaria del Trabajo al estado de Coahuila, se nos informó que querían hacer una revisión al primer año de operaciones del Programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, y el superdelegado propuso nuestro programa, considerado como la mejor implementación, por lo menos en el estado de Coahuila y es así como entramos a la agenda de ese día. Fue una muy buena experiencia la que se tuvo con el Presidente de la República y la Secretaria, hicieron comentarios muy positivos y se fueron muy contentos, al Presidente le llamó mucho la atención ver a los jóvenes uniformados y es que no trabajamos solamente en la parte técnica, también lo hacemos con base en los principios universales de una formación integral, y nos sentimos muy orgullosos de los resultados.

Considero que este tipo de programas, donde la iniciativa privada y el Gobierno Federal trabajan de la mano son muy importantes, hoy tenemos jóvenes que tienen un beneficio económico por parte del gobierno, que sí les está llegando y que están utilizando bien ese dinero, poyando a sus familias o comprando una computadora, por ejemplo, realmente están sacando provecho. Creo que como industria podemos apoyar mucho, si tenemos una buena guía con estos jóvenes y logramos inculcarles que aprovechen ese recurso, se genera una situación en la que todos ganan. Estoy convencido que una buena parte de la problemática que tenemos en la actualidad como país es la destrucción del tejido social y este tipo de proyectos abona a construir un tejido social sano y esto no es una responsabilidad exclusiva del gobierno, es de todos, y si nos sumamos todos como industria puede ser de alto impacto, además nos podríamos asegurar que los recursos que está dando el gobierno, realmente se utilicen de una manera adecuada por estos jóvenes. Invito a todos nuestros colegas de CONCAMIN a que se sumen a este importante proyecto, que sí está funcionando.

Voy a platicar una anécdota que me sucedió recientemente con el Presidente de la República, que resume lo que ha hecho Francisco Cervantes al frente de CONCAMIN, me encontraba platicando con Alfonso Romo sobre una mesa minera que Francisco había logrado que el Presidente autorizara, nos acercamos con él para comentarle que estábamos empezando a trabajar en el tema, y el Presidente López Obrador  se  expresó de Francisco Cervantes con  muy  buenos comentarios, que nos deben enorgullecer a todos, dijo que era el mejor representante empresarial que ha habido, un gran líder que sabe sumar, una persona que tiene sus puntos de vista y los defiende, pero sabe escuchar y eso ha hecho que se pueda trabajar  muy bien, la verdad yo me sentí profundamente orgulloso de escuchar lo que dijo el Presidente.

Considero que Francisco es un líder que ha venido a consolidar al sector empresarial, hoy, gracias a él hay una CONCAMIN totalmente   fortalecida,   acabamos    de ver las últimas elecciones de Francisco donde fue unánime y eso habla de ese gran liderazgo, de ese gran compromiso que tiene  con los sectores  empresariales y que ha sido un gran interlocutor que se ha ganado la confianza del  Presidente  y de muchos secretarios, lo que nos está abriendo la puerta a todos, sin la menor duda puedo decir que sin el trabajo de Francisco Cervantes, eventos como del que platicábamos en la planta de Peñoles, difícilmente los estaríamos viendo y  la labor de Francisco ha hecho la diferencia.

Hoy  tenemos  una   gran   oportunidad de participar en proyectos, como el de Jóvenes Construyendo  el  Futuro,  de alto impacto social, de gran valor para nosotros como industriales apoyar y aportar nuestro grano de arena para la construcción de un mejor México y hay que hacerlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.