El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) publicó las 68 propuestas para enfrentar la contingencia sanitaria y, en consecuencia, la crisis económica que ésta provocará. Las propuestas abarcan tres áreas:

1) Las inmediatas para solventar la crisis

2) Dirigidas a reabrir la economía

3) Enfocadas en el mediano y largo plazo para detonar el crecimiento incluyente y el desarrollo social.

Las propuestas son las que derivaron de las mesas de trabajo que se organizaron la semana pasada, en donde se discutió la recuperación económica, y en las que participaron 263 panelistas de todos los sectores de la sociedad y el gobierno, atendieron más de 135 personas como público, quienes enviaron más de 3 mil preguntas, propuestas y comentarios.

El organismo destacó que su objetivo es proteger el empleo, los salarios y los ingresos de las familias, así como sentar las bases para una recuperación inmediata para evitar una crisis de solvencia y contar así con recursos suficientes para continuar y profundizar los programas sociales en México. Por ello, esperan que las propuestas se conviertan en un Acuerdo Nacional para la Recuperación Económica.

Por lo anterior, el CCE considera que el objetivo de este esfuerzo es “promover el diálogo plural, escuchar las propuestas y recomendar acciones que nos unan, nos solidaricen y nos enfoquen, ante los graves problemas de salud que enfrentamos y sus consecuencias en la economía de nuestro país”.

El Consejo Coordinador Empresarial identificó 10 áreas en las que ya existen “acuerdos fundamentales”, son las siguientes:

  1. Cuidar la salud de todos los mexicanos.
  2. Proteger el empleo y las fuentes de ingresos.
  3. Reactivar la economía lo más pronto posible.
  4. Minimizar los costos para detonar una reactivación global.
  5. Estimular el crecimiento de la economía.
  6. Reasignar el presupuesto público.
  7. Convocar a la cooperación internacional.
  8. Enfocarse en la diversificación comercial.
  9. Las acciones apuntan a contraer una mayor deuda pública.
  10. Enfatizar la visión de largo plazo.

Como ya se mencionó, las recomendaciones para el Acuerdo Nacional se dividieron en tres categorías, las cuales a continuación se sintetizarán

I. Acciones inmediatas para solventar la crisis

A. Salud de la población: Contar con servicios de salud de calidad y con los insumos necesarios para responder a la pandemia.

Se presenta una síntesis de las principales acciones sugeridas en temas de salud, bienestar social, estabilidad económica, estabilidad fiscal y seguridad. Las recomendaciones se enfocaron en cinco áreas específicas:

  1. Facilitar el acceso a infraestructura e insumos de salud para la atención de la emergencia, asegurando la disponibilidad en los sistemas público y privado, y acondicionando espacios adicionales para aumentar capacidad; garantizando transparencia en la información de disponibilidad de capacidad hospitalaria.
  2. Aumentar la disponibilidad y aplicación de pruebas para identificar oportunamente la magnitud del problema y detonar acciones de mitigación apropiadas.
  3. Promover mayor eficiencia en la Comisión de Autorización Sanitaria de la COFEPRIS y de INDRE para agilizar la autorización de insumos de salud necesarios durante la crisis.
  4. Lograr una adecuada coordinación en la estrategia de respuesta a la crisis entre los 3 órdenes de gobiernos y el sistema de salud público, compartiendo información e indicadores que permitan su adecuada transparencia.
  5. Garantizar el bienestar del personal médico incluyendo la provisión de todos los insumos para evitar contagios.

B. Bienestar social: Proteger a las poblaciones más vulnerables, detonando programas específicos para darles los recursos necesarios para sobrellevar la crisis sanitaria y económica.

6. Adicionar más recursos a los programas existentes de protección a poblaciones vulnerables para garantizar seguridad física, servicios de salud, alimentación, entre otros.

7. Incrementar el cuidado de las familias vulnerables a través de mecanismos de transferencia directa que atiendan a las necesidades básicas de la población durante un periodo corto y definido de tiempo, incluyendo trabajadores desempleados o empleados en el sector informal.

8. Cubrir las necesidades básicas de alimentación para la población más vulnerable, a través de programas, incluyendo el potencial para donaciones y programas de apoyo alimentario. Fortalecer el programa Maíz para México y apresurar la firma y ejecución del Acuerdo Nacional de Solidaridad Agroalimentaria.

9. Fortalecimiento de los mecanismos de protección para las mujeres, que garanticen su seguridad física e inclusión expresa en los esquemas de apoyo social y reactivación económica.

C. Estabilidad económica: Minimizar el impacto de la crisis económica tomando medidas que apoyen la sostenibilidad de las empresas y garanticen la continuidad de las cadenas de valor

10. Continuar promoviendo que las empresas apoyen a sus proveedores incluyendo medidas como acceso a financiamientos, flexibilización de las condiciones de pagos para evitar caer en mora, apoyo a arrendatarios y transferencias de conocimientos y capacitaciones para alcanzar mayor eficiencia operativa.

11. Instalar un Consejo de Emergencia Económica inspirado por el actual Consejo de salubridad federal, conformado por miembros del gobierno, sector privado, academia y sector social para promover la implementación de este acuerdo

12. Fortalecer el tripartismo y diseñar una política incluyente de preservación del empleo implementando programas de flexibilización de jornadas laborales u horarios escalonados de trabajo.

13. Proteger sectores económicos más vulnerables (como turismo, hospitalidad, restaurantes y aviación) con programas diseñados específicamente para atender sus necesidades, particularmente de liquidez y falta de demanda

14. Evitar disrupciones a lo largo de las cadenas de valor a través de esquemas de coordinación, abastecimiento y financiamiento para MiPymes, logrando que empresas y sectores esenciales cuenten con los insumos y servicios necesarios para su operación.

15. Establecer un fondo especial para emitir factoraje a las MiPymes que tengan cuentas por cobrar del gobierno, con la participación de inversionistas privados

16. Acelerar la devolución del IVA a favor para aumentar los flujos de empresas y agilizar el pago a proveedores del gobierno.

17. Promover el funcionamiento eficiente de toda la cadena de valor agropecuaria para evitar problemas de abastecimiento de alimentos, fomentando el cumplimiento de normas sanitarias a través de lineamientos transparentes y publicados por la COFEPRIS y la CENACICA.

18. Postergar obligaciones y modificaciones legales y normativas que incrementen los costos para las empresas.

19. Implementar medidas de transparencia y rendición de cuentas para garantizar el buen uso de los otorgados para la atención de la emergencia

20. Fortalecer las instituciones de seguridad para evitar disrupciones por el crimen en la distribución y abastecimiento de productos en las cadenas de valor.

21. Diferir las obligaciones fiscales de corto plazo por un periodo concreto para incrementar la liquidez de las empresas.

22. Fortalecer la industria nacional buscando el desarrollo y la competitividad de las MiPymes por medio de programas de financiamiento para capital de trabajo.

23. Desarrollar programas que promuevan la digitalización de Mipymes en el corto plazo para facilitarles el acceso a plataformas de comercio electrónico

D. Estabilidad fiscal: Inyectar liquidez a la economía y mantener la sostenibilidad fiscal

24. Incrementar la deuda en un rango de 0.5% hasta el 5% del PIB para sufragar gasto en salud, mantener e incrementar los programas sociales y sentar bases para la reactivación económica. Esto reducirá en el futuro la proporción de la deuda al PIB.

25. Aprovechar líneas de crédito disponibles ante organismos multilaterales para inyectar liquidez en la economía en el corto plazo

26. Buscar alineación entre política monetaria y fiscal para estimular la economía de manera coordinada

27. Reorientar el gasto público hacia necesidades inmediatas derivadas de la crisis de salud y económica, mitigando los efectos.

II. Acciones para reabrir la economía

A. Salud durante la reapertura: La salud de la población debe ser la principal prioridad y deben crearse los mecanismos necesarios para salvaguardarla

Durante las mesas, se presentaron iniciativas y recomendaciones para alcanzar este objetivo:

28. Aumentar el número de pruebas realizadas en casa, lugares de trabajo y espacios públicos, bajo estrictos protocolos, para identificar fuentes de contagio y limitar la propagación una vez que se reabra la economía, incluyendo unidades móviles y pruebas aleatorias.

29. Instalar sistemas de seguimiento a contagios que permitan identificar focos de contagio y acelere la reapertura controlada de la economía, aprovechando plataformas tecnológicas que faciliten el monitoreo e información.

30. Establecer protocolos sectoriales que protejan la salud de los trabajadores y minimicen los contagios.

B. Coordinación en la reapertura: Contar con una perfecta coordinación entre los sectores de la sociedad y los órdenes de gobierno para que la reapertura de la economía minimice la disrupción ya existente

Las recomendaciones sobre la coordinación para la reapertura se pueden agrupar en cuatro grandes temas:

31. Definir mecanismos y tiempos de reapertura a la brevedad, designando sectores y/o regiones que tendrán prioridad para retomar sus operaciones, y tomando en cuenta las cadenas de valor de las que son parte para evitar disrupciones.

32. Homologar la definición de sectores esenciales con Estados Unidos y Canadá para evitar el rompimiento de las cadenas de valor en América del Norte.

33. Diseñar protocolos entre el sector público y privado donde se prevean lineamientos para la reactivación de cada uno y se consideren medidas prácticas para limitar el potencial de contagio.

34. Garantizar la coordinación entre los tres órdenes de gobierno para alcanzar una implementación eficiente de las medidas de reapertura.

C. Eficiencia en la reapertura: Facilitar el inicio de las actividades de manera eficiente en las partes críticas de la cadena de valor

Uno de los temas recurrentes con respecto a la reapertura fue la aspiración de contar con programas que faciliten el inicio de las actividades:

35. Otorgar apoyos para el reinicio expedito de operaciones de empresas en sectores primordiales, otorgando financiamiento para proveer de capital de trabajo al reiniciar las operaciones.

36. Desarrollar programas de promoción en sectores particularmente expuestos a la crisis para agilizar los tiempos de reactivación económica.

37. Simplificar, armonizar y agilizar permisos y trámites burocráticos a los que se enfrentan las empresas para hacer más eficiente la reapertura.

38. Diseñar políticas de trabajo remoto donde sea posible, implementando medidas de aislamiento de potenciales casos y esquemas de trabajo que prioricen la salud del trabajador.

III. Acciones de mediano y largo plazo para detonar el crecimiento incluyente y el desarrollo social

La crisis apremia acciones inmediatas, pero durante las mesas de trabajo también surgieron inquietudes y propuestas sobre el futuro del país. Estas propuestas están enfocadas en alcanzar los objetivos de desarrollo social y crecimiento económico incluyente. Las iniciativas están concentradas en tres áreas: política social, política económica y estado de derecho.

A. Política social: Generar mecanismos que velen por los intereses de todos los mexicanos y enfaticen el cuidado y desarrollo de los grupos vulnerables

Durante las discusiones, hubo muchas propuestas sobre cómo robustecer la red de protección social del país. Las propuestas pueden consolidarse en cinco grandes temas:

39. Fortalecer y ampliar programas de apoyo a poblaciones vulnerables como adultos mayores, niños y personas con discapacidad, para garantizar el cumplimiento de sus derechos fundamentales.

40. Reforzar el sistema de seguridad social con elementos que reduzcan la desigualdad, como acceso universal a salud, pensión universal, guarderías y seguro de desempleo.

41. Realizar reformas al sistema de ahorro para el retiro para mantener su sostenibilidad de largo plazo, protegiendo los recursos de los mexicanos en las AFORES. Ampliar el régimen de inversión de las AFORES para bursatilizar activos públicos existentes con probada rentabilidad, permitiendo recursos adicionales al gobierno. Facilitar que quienes pierdan su empleo puedan retirar de las AFORES el monto que ya permite la ley, de manera expedita.

42.Fortalecer el sistema educativo y generar esquemas de capacitación a desempleados para desarrollar nuevas habilidades que faciliten su reinserción a la vida laboral y garanticen un trabajo estable, bien remunerado y digno.

43. Apoyar las instituciones que cuiden a la familia y reduzcan la violencia intrafamiliar y social para robustecer el tejido social mexicano y dar mayor seguridad a poblaciones en riesgo, velando por el respeto de los derechos humanos de la población.

B. Política económica: Crear un plan de largo plazo que promueva la estabilidad de la economía fomentando crecimiento y desarrollo social sustentable e incluyente

Para encaminar a la economía es necesario tener una visión global que permita el manejo correcto de las palancas económicas.

En las mesas se plantearon diferentes posturas que se pueden resumir en cuatro elementos, consumo, inversión, sector externo y gasto de gobierno:

Consumo

44. Fortalecer la industria nacional para promover la creación de empleos y aumentar el

poder adquisitivo de la población mexicana, impulsando el consumo.

45. Desarrollar programas de transferencias directas para promover el consumo en poblaciones vulnerables.

46. Diseñar programas que detonen la demanda nacional, formalicen la economía y fomenten el consumo interno, como el turismo, el consumo de bienes nacionales y los programas sociales.

Inversión

47. Fomentar la inversión en proyectos de infraestructura con rentabilidad social, más allá de los que ya se tienen programados, promoviendo a su vez la inversión del sector privado y el mercado de valores.

48. Desarrollar un programa de depreciación acelerada para promover la inversión del sector privado.

49. Detonar los sectores de construcción y vivienda capitalizando el potencial de estos sectores para impulsar la generación de empleo y el crecimiento económico.

50. Promover la inversión extranjera directa, generando políticas de largo plazo que den certidumbre del atractivo y potencial del país.

51.Fomentar proyectos de infraestructura de largo plazo financiados a través de la coordinación entre el sector público y privado, y el mercado de valores.

52. Incentivar proyectos de infraestructura energética de largo plazo para promover la inversión, priorizando proyectos de energía renovable. Además de diseñar un plan para mantener viables a las empresas productivas del Estado, PEMEX y CFE, sin comprometer el crédito soberano de la Nación.

53. Disminuir la tasa de interés de referencia del Banco de México para promover la inversión, y expandir el acceso a financiamiento.

54. Apalancar el uso de nuevas plataformas tecnológicas de financiamiento (Fintech) para detonar el emprendedurismo y fomentar el crecimiento de la innovación local.

55. Minimizar el número de trámites, tiempos de respuesta y requerimientos necesarios para la implementación de proyectos de inversión.

Gasto de gobierno

56. Utilizar el gasto de gobierno como una palanca para el crecimiento y desarrollo económico, privilegiando la inversión pública.

57. Convocar una nueva convención nacional hacendaria.

58. Transparentar los Padrones de Beneficiarios del Gobierno a través de un órgano descentralizado, para coordinar los esfuerzos de los diferentes órdenes de gobierno.

59. Implementar un consejo fiscal independiente conformado por expertos en la materia que asesore y vigile el desempeño del gobierno en lo que se refiere a temas de política fiscal.

Sector exportador

60. Impulsar y coordinar la implementación del TMEC, con énfasis en cadenas de suministro e inversión, que será sumamente beneficioso para las tres naciones. Establecer una mesa de trabajo entre sector público y privado para satisfacer las cláusulas exigentes del TMEC, que previo a la crisis ya establecía retos para México.

61.Capitalizar los espacios de oportunidad en el sector exportador para sustituir importaciones de la cadena de valor de productos provenientes de China y otros países del sureste asiático, a la región de América del Norte.

62.Desarrollar políticas que incentiven el crecimiento del contenido nacional e incrementen el valor agregado de nuestras exportaciones.

63. Aprovechar los tratados comerciales existentes con Europa, América Latina y Asia en búsqueda de un comercio más diversificado.

C. Estado de derecho: Fortalecer el estado de derecho para el correcto funcionamiento del país de manera ordenada, estable y que genere confianza en los mercados

Para poder alcanzar los objetivos de crecimiento, es imperativo contar con un estado de derecho sólido. Durante las conversaciones se desprendieron cuatro grandes temas:

64. Garantizar transparencia y cumplimiento en las reglas que norman la actividad económica, respetando la legalidad y generando certidumbre jurídica.

65. Mantener la separación de poderes, vigilando y exigiendo a cada poder que se abstenga de excederse en sus capacidades, pero al mismo tiempo cumpla cabalmente cada una de ellas.

66. Proteger la independencia de los órganos autónomos para garantizar el cumplimiento de sus funciones.

67. Implementar medidas de transparencia y rendición de cuentas para evaluar el desempeño del gobierno en todos los niveles y vigilar el buen uso de los recursos.

68. Reforzar a la Fiscalía General de la República para que combata la delincuencia, la corrupción y la impunidad.

Al finalizar la conferencia virtual, el presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín destacó que se reunirá con el presidente Andrés Manuel López Obrador para presentarle la lista de 68 propuestas, afirmó que el organismo ya ha hecho llegar a presidencia el documento y, aunque no hay una fecha establecida, desde Palacio Nacional se ha ofrecido una reunión para revisar las propuestas.

También resaltó en que «nadie en el país ha pedido rescates», un mensaje que la iniciativa privada ha repetido desde el inicio de la crisis. No obstante, desde Palacio Nacional se ha hecho énfasis en que las peticiones de apoyos del sector empresarial son en realidad un rescate de grandes empresas.

Consejo Coordinador Empresarial

Publicado por Revista Industria Digital

06 de mayo de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.