Ante la emergencia del COVID-19, la industria editorial solicitó medidas fiscales

Las empresas de la cadena del libro difundieron su posición ante la emergencia sanitaria del COVID-19, en la que manifestaron que en atención a los momentos que se están viviendo, se está buscando el modo de apoyar las medidas de mitigación decretadas por la Secretaría de Salud y para apoyar lo solicitado por el Estado, han suspendido todas sus actividades por al menos un mes.

La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, la Cámara Nacional de la Industria de Artes Gráficas y la Asociación de Librerías de México están conscientes de que la única manera de afrontar la situación que se vive en México y en el mundo, es la colaboración de todos los sectores de la sociedad.

El papel de los libros y la lectura en el confinamiento y la cuarentena a la que la mayoría de la población debe someterse es esencial, pues contribuye, como otras manifestaciones artísticas y culturales, a la reflexión informada, al disfrute de la creatividad y a la conciencia del momento por el que pasamos, además de ser el sostén de la educación de la sociedad mexicana.

Las imprentas, editoriales y las librerías del país se encuentran en un riesgo, es decir, las ventas de libros en librerías y en el mercado educativo se han desplomado y además quedarán prácticamente suspendidas.

Ante el inminente cierre de empresas, despidos masivos y destrucción de un sector clave en la economía, los empresarios de la industria del libro plantearon al Estado algunas medidas inmediatas de estímulo y protección que se requieren para evitar el desastre que implicaría la pérdida de empleos y la destrucción de la planta de producción y venta de libros en México.

Entre las medidas que consideran indispensables:

“diferir el cobro de Impuesto Sobre la Renta y la declaración anual de las personas físicas y morales. Es indispensable también simplificar y acelerar la devolución del IVA a las empresas que tiene saldos a favor”.

“En la medida en que el pago de nómina sin la operación normal de la cadena del libro se vuelve imposible, es de interés público contar con créditos a largo plazo y a tasas reducidas… así como la eliminación temporal del impuesto sobre nómina”.

Por lo que los empresarios de la cadena del libro están convencidos de que la emergencia requiere una reacción rápida para evitar un desastre humanitario y también consideran que la emergencia económica que acompaña a la emergencia sanitaria requiere la toma de medidas urgentes, inmediatas y sin burocracia.

CANIEM

Publicado en Revista Industria Digital

31 de marzo de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.