“Crónicas de un futuro incierto”: Consultores Internacionales, S.C.

Industria TV transmitió en vivo el documento “Crónicas de un futuro incierto”, perspectivas y visión del presente año presentado por Consultores Internacionales, S.C. En este segmento, CISC considera que 2021, es un año que sentará las bases de la recuperación económica, pero no dejará de ser un año retador y con fuertes riesgos para la economía y las organizaciones.

Julio Alejandro Millán, presidente de CISC en su análisis expresó que frente a los acontecimientos que se están viviendo en el mundo, hay una constante particularmente en México, que es la incertidumbre.

Externó que desde hace algunos años el mundo está en un proceso de transición importante, donde de alguna manera hay cierto “hartazgo” de los modelos económicos, aunado a grandes masas de población que no fueron atendidas por los procesos de globalización, entre otros factores que, combinados con un proceso de democratización pues hace que las poblaciones empiecen a votar tratando de hacer cambios en el modelo económico mundial y por supuesto cambio de líderes.

Este proceso que ha generado ciertas distorsiones en los modelos económicos, hoy el mundo se empieza a preguntar si no debemos hacer un proceso de transición hacia un modelo económico diferente, uno que tenga mucho mayor atención a las masas, mayor presencia en los temas de corte social”.

Sin embargo, frente a este proceso de cambio, en el 2020 se le adiciona la presencia de una pandemia que afecta prácticamente a todo el mundo.

2020 fue un año inédito

En el mundo hubo diversos conflictos bélicos, comerciales, éstos no se dan en este año, ya venía desde años atrás el conflicto comercial entre Estados Unidos, China y Rusia. Por otro lado, en Estados Unidos hubo elecciones, las cuales marcaron un cambio y no sólo por el partido sino por la filosofía que representa la forma de actuar del expresidente Donald Trump y ahora los cambios que plantea la administración de Joe Biden.

Al final del día hemos tenido en el mundo muchos impactos derivados de las modificaciones que se vienen dando en el paso del tiempo y del Covid, obviamente el desbalance en el precio del petróleo derivado de la falta de actividad económica y muchos otros efectos que en el mundo sucedió”.

Y para México, no fue la excepción, la pandemia arrancó más o menos en diciembre de 2019 se propagó por todo el mundo y desafortunadamente no estábamos debidamente preparados por lo que se tuvo una respuesta lenta. No solo en cuanto a la emergencia sanitaria, sino también en la parte económica “no establecimos medidas contracíclicas”.

Algunos de los impactos en la economía mundial en el 2020, fue que decreció un 4.4% lo que no había acontecido desde hace más de 50 años o más. Se estimó que 1% de la población mundial habrá caído en situación de pobreza extrema por efectos de la pandemia por Covid-19. Además, disminuyó la inversión en economías avanzadas.

En México, el impacto más importante fue en la economía real, es decir, a los datos de producción, de crecimiento, del empleo:

  • Impacto de 9.1% de caída del Producto Interno Bruto, la más profunda en 100 años.
  • Se perdieron 650,000 empleos formales.
  • Cerraron más de 1.1 millones de empresas
  • Reducción cercana a -20% en la IED

En cuanto a la economía financiera, que tiene que ver con la estabilidad financiera, con el tipo de cambio, inflación y tasa de interés se logró mantener estable. Quizá la preocupación que hay es que hemos tenido un aumento de deuda pública que hoy ya representa cerca del 60% del PIB y que creció durante el 2020.

2021, año de grandes retos

En su intervención, Luis de la Rosa, consultor asociado consideró que es un año de grandes retos y que presenta una serie de riesgos, pero se tienen que abordar:

  • Pandemia
  • Debilidad en los mercados internacionales
  • Conflictos comerciales, diplomáticos, políticos e incluso bélicos
  • Estados Unidos, nueva administración encabezada por Joe Biden
  • Crisis financiera comprometidos por condiciones de hogares y empresas
  • Deuda pública. 3.6 veces el PIB mundial, por lo que se requieren acciones urgentes de restructuración

Para México, seguirá el bajo dinamismo se ve un mercado debilitado por la continuidad de la pandemia y los efectos de la crisis económica, pero probablemente para el segundo semestre las cosas podrían irse revirtiendo, de manera lenta y paulatina.

La inversión probablemente continuará sin fluir y débil, debido a la incertidumbre.

Además, observa un consumo reducido. Los hogares afectados por la baja en sus ingresos, enfocados hacia productos básicos, van a evitar consumos por impulso.

Otro tema relevante es la falta de acuerdos nacionales, hay acciones divergentes entre autoridades y actores relevantes y algunos conflictos internos que podrían acelerar la incertidumbre. A esto se le agrega el proceso electoral.

Y por supuesto la política económica que tenemos con mayor orientación de rectoría del estado.

Consideró algunos riesgos prácticamente en la región latinoamericana y el mundo, porque los gobiernos han quedado expuestos a los procesos que se han estado resolviendo para darle “luz” a la población sobre los temas de la pandemia.

Y obviamente en ese proceso quedó evidenciada, en algunos casos, la incapacidad y la dificultad de los gobiernos de hacer frente a eventos de esta magnitud y entregar cuentas a la sociedad de manera elocuente y transparente.

Por lo anterior, ahora para México será prioridad restaurar la paz social y el estado de derecho, garantizar la seguridad física y jurídica de los hogares y organizaciones.

Para el mundo, la buena noticia es que sí se puede esperar la recuperación arriba del 5% hacia la segunda mitad del 2021 y esto tendrá sus efectos en toda la economía mundial.

Sin embargo, para México la recuperación será más lenta, moderada. Consideró que el crecimiento será entre el 1.9% y el 3.0%. En cuanto al empleo, consideran que se recuperarán al menos unos 400,000 empleos.

Podría haber algún tipo de presión en las variables financieras. Es probable que el tipo de cambio se mantenga entre 21.50 y 21.20 hasta el cierre del año, mientras que la inflación podría llegar alrededor del 4%.

El proceso de elección va a mantener la incertidumbre y atrasará los flujos de inversión en algunos sectores económicos.

Estaríamos esperando tasas de crecimiento del orden de 2 y 3% en los siguientes tres o cuatro años, lo que nos llevará a que se recuperen los niveles del PIB previos a la pandemia alrededor del año 2023 o 2024.

Lo que nos lleva a decir que el sexenio en materia de crecimiento económico, será un sexenio perdido”.

Luis de la Rosa identificó los riesgos más relevantes como:

  • Prolongación de la pandemia
  • Crisis de deuda mundial
  • Relación bilateral México-Estados Unidos
  • Resultados del proceso electoral
  • Cartera vencida
  • Desbalance en las finanzas públicas

Consultores Internacionales sugiere que para poder tener procesos de reactivación más sólidos es necesario regresar a los temas que tienen que ver con programas de apoyo al empleo formal y productivo. También se tiene que reorientar la política energética con participación de inversión privada “No se puede crecer en un país, si no tenemos energía con la cual crecer”.

Además, se deben mejorar las condiciones de seguridad jurídica y física para atraer inversión productiva.

También sugieren garantizar las elecciones con respeto a la institucionalidad, donde exista un alto nivel de responsabilidad ciudadana pero también por parte de las instituciones por el respeto de los resultados, de lo contrario se sufrirán las consecuencias de más incertidumbre.

Finalmente se tiene que trabajar en una agenda creativa con los socios comerciales que incluya comercio, migración, seguridad, crecimiento y nuevas inversiones.

Por otro lado, consideraron algunas sugerencias para las empresas:

  • Implementar nuevos procesos de planeación
  • Evaluación e identificación de riesgos
  • Mantener la cercanía con el mercado
  • Apropiación de avances tecnológicos
  • Estricto cuidado del flujo de efectivo
  • Nueva visión del capital humano
  • Sector empresarial se encuentra en un proceso de reinvención.

Hoy, las personas que colaboran en las empresas requieren necesariamente de nuevas competencias y de nuevas habilidades, y, está en función de la empresa poderles proveer de esas herramientas de lo contrario vamos a apropiarnos de los avances tecnológicos, pero no tenemos el capital humano que nos permita llevar a ese rumbo”.

 

Consultores Internacionales, S.C. (CISC)

Publicado en Revista Industria Digital

27 de enero de 2021

Los comentarios están cerrados.