Cummins y proveedores automotrices estudian instalarse en México

Cummins, corporativo que ofrece soluciones tecnológicas, analiza con sus proveedores de Brasil, India y China el traslado de operaciones al país, una vez que sea ratificado el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El vicepresidente de Cummins Latinoamérica, Ignacio García, refirió que la empresa importa componentes de Brasil, China e India, por lo que analiza con esos proveedores la posibilidad de que salgan de sus países y se instalen en la región de Norteamérica, a fin de cumplir con el T-MEC.

Y aunque la decisión de instalarse en Estados Unidos y Canadá compite con México, el directivo afirmó: “Dentro de esta planeación, a los proveedores les acomoda mejor México, por mano de obra, facilidad de instalarse, habilidades, conocimiento de operadores y técnicos. Desde este punto de vista, la opción para ellos es estar en México”.

Sin embargo, dijo, tal vez algunas decisiones de inversión en la región estarán determinadas al tema salarial que también quedó establecido en el acuerdo, así como la cercanía con el acero como materia prima, en donde el país beneficiario de esa inversión será Estados Unidos, “pero realmente hay mayores probabilidades de estar en México que en Estados Unidos”.

Estableció en entrevista con Notimex que mientras se da la aprobación del acuerdo la empresa, que rompió récord histórico de ventas en el mundo en 2018 con 23 mil 800 millones de dólares, ya se prepara para incrementar su contenido regional de 62.5 hasta incluso 85 por ciento en sus productos.

Aunque la regla obliga a los productores a cumplir con 75 por ciento de contenido regional en los productos de manufactura regional, el fabricante de motores originario de Estados Unidos advirtió que en la planeación la empresa ajusta su contenido regional entre 80 y 85 por ciento por aquellas variaciones en el tipo de producto y la exigencia de motores de cada cliente.

En México, con una planta de motores y otra de filtración en el estado de San Luis Potosí, la compañía se provee en 15 por ciento de componentes provenientes de China, otro 15 por ciento de India, otro aproximadamente 10 por ciento del mismo México, en tanto que el resto proviene de Estados Unidos.

En función del cambio en las reglas, indicó que la empresa ya empezó a trabajar para cumplir con el porcentaje de contenido regional “y como consecuencia traeremos más proveedores o tendremos que producir más nosotros”.

Explicó que de Brasil provienen forjas maquiladas, cigüeñales, fundición, cilindros, entre otros, en tanto que de China e India se importan diferentes materiales, pero mucho tiene que ver con cubiertas de volante, volantes, pistones, anillos, entre otros.

Aclaró que hasta que no se de la ratificación del acuerdo, los montos posibles de inversión estarían indefinidos, porque “nuestro modelo es continuar tal cual” y simplemente moverían su proveeduría a México “de preferencia”.

Y es que, explicó, la base de proveedores en México es todavía limitada desde el punto de vista de tecnología y procesos de innovación.

Si bien se tiene una industria competitiva desde el punto de vista automotriz, de ensamble de vehículos, entre otros, “creemos que todavía la industria nacional tiene que trabajar en otros aspectos para nosotros” y aunque el país está encaminado en ello, “aún no llega”.

Cummins México reportó en 2018 ventas por dos mil millones de dólares y espera nuevas expectativas para los siguientes años con programas efectivos para la industria.

En el marco de la celebración de 100 años de la empresa en el mundo y 65 en México en este 2019, el directivo de origen mexicano, que se desempeña como vicepresidente para Latinoamérica desde 2015, destacó la importancia de seguir generando clústers en las grandes ciudades.

Dijo que ese modelo de desarrollo industrial es el que ha funcionado, pero se necesita multiplicar, además de que para ser un país completamente industrial “nos falta muchísimo”, pero el camino está dado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.