El efecto del coronavirus en una economía enferma

Análisis

México debe prepararse para enfrentar los efectos económicos y financieros del problema de salud pública generado por el coronavirus.

Hasta este momento se pueden cuantificar 4 efectos inmediatos: la caída bursátil, la depreciación del peso, la contracción del precio del petróleo y la pérdida de valor del oro. Todo ello atribuible a la incertidumbre, volatilidad y salida de capitales que ha ocurrido en todo el mundo pero que se exacerba en las economías emergentes.

Además, falta un efecto que ya se está incubando en el sistema económico, pero del que las cifras tardarán en ser públicas: el debilitamiento de la industria manufacturera y del comercio internacional asociado. Un menor crecimiento económico global puede provocar que la tendencia industrial negativa observada durante un año se exacerbe y generalice.

o Por ello México no debe subestimar el entorno negativo que se configura, particularmente porque el quinto efecto tendrá un impacto directo sobre el empleo y el bienestar social.

El país llega a esta coyuntura con una economía en recesión, un sector industrial debilitado tras 15 meses de caídas consecutivas y un mercado laboral precarizado. Se debe ponderar correctamente el mensaje global:

o Con información de Bloomberg, en la semana del 17 al 28 de febrero el mercado global de capitales perdió en ese periodo 8 billones de dólares, una cantidad que duplica el PIB de Alemania

o Además, durante el fin de semana pasado China anunció que en febrero tanto el índice de gerentes de compras (PMI) manufacturero como el no manufacturero disminuyeron a su nivel más bajo desde que se tiene registro.

▪ En el caso de las manufacturas pasó de 50 puntos en enero a 35.7 en febrero. En servicios el indicador cayó de 54.1 y 29.6.

▪ Un nivel inferior a los 50 puntos señala a una economía que entra en una desaceleración la cual, sí la debilidad se prolonga, podría convertirse en una recesión.

o Cuando se pondera que China genera el 24% del valor agregado de las manufacturas globales y que                es el líder exportador en este tipo de bienes, se debe poner en su justa dimensión lo que está ocurriendo.

Si bien no se debe caer en el extremo negativo, tampoco se debe minimizar lo delicado de la situación. En otros momentos en México se etiquetó como “catarrito” lo que era la mayor crisis global registrada desde 1929.

En la última semana de febrero las primeras advertencias llegaron por cuatro frentes.

1. En el terreno bursátil la contracción fue equiparable a lo contabilizado hace poco más de una década, cuando se suscitó la última recesión mundial. El impacto es notable en lo que va del año:

  • S&P 500 (-) 9.2%.
  • Nasdaq (-) 5.7 %.
  • Dow Jones (-)11.9
  • IPC México (-) 6.6%
  • FTSE UK 100 (-) 13.5%
  • DAX Alemania (-) 11.2%
  • MOEX Rusia (-) 9.5%
  • IBEX España(-) 9.9%
  • CAC 40 Francia (-) 12.1%.
  • IBOVESPRA Brasil (-) 10.5%.
  • Hang Seng HK (-)8.5%.

 

o El desempeño de los mercados es comparable al contabilizado durante la recesión global del 2008-                  2009.

2. La segunda señal se encontró asociada a la depreciación que sufrió la mayoría de las monedas frente al dólar. Ello muestra una salida generalizada de los capitales más especulativos que buscaron refugio en donde consideran existe mayor seguridad: el dólar salió fortalecido.

a. El peso (spot) perdió terreno frente al dólar colocándose en 19.6 pesos por dólar, aunque en ventilla llegó a superar las 20 unidades por dólar.

b. Sin lugar a duda que la depreciación de la moneda mexicana es atribuible a una salida de capitales, aunque falta conocer la magnitud. Lo que se puede inferir es que ello representó una mala noticia para una economía en donde el ahorro externo bruto ya había caído durante el segundo y tercer trimestre del 2019 (todavía no se conocen las cifras de la última parte del año).

i. El coronavirus puede exacerbar la restricción de financiamiento externo en México.

3. El tercer mensaje llegó con la caída del precio del oro: en esta ocasión no se le considera reserva de            valor.

a. El oro ha mostrado dos comportamientos, en primera estancia el refugio fue este metal, mostrando un fuerte repunte desde inicios de febrero; sin embargo, a partir del 24 de este mes, cuando las noticias del COVID19 se intensificaron, el refugio se basó en monedas tanto el dólar como el yen de Japón.

4. Finalmente, y estratégico para México: el coronavirus infectó al precio del petróleo porque, ante la potencial desaceleración económica global, se asume una menor demanda del hidrocarburo.

a. Dicha situación llevó a que la mezcla mexicana se encuentre por debajo de los 40 dólares por barril,                 evidentemente lejos de lo estimado en el presupuesto para este año.

i. Ha perdido (-) 30% de su valor en lo que va del año, colocándose en 39.67 dólares por barril al 28 de febrero.

b. Se tendrá que utilizar el seguro contratado para estos casos y ello elimina la posibilidad de contar con ingresos excedentes, al menos durante el primer cuatrimestre del 2020.

c. Lamentablemente lo último se suscitó en un momento en donde se conoció que PEMEX sigue enfrentando problemas para revertir la tendencia negativa que sus finanzas, producción y administración han presentado por más de 20 años.

Reflexión

México debe preparar un programa contingente para enfrentar el nuevo desafío global, desafortunadamente el país llega a esta cita con una economía débil: la caída del 2019 afectó a sus empresas, trabajadores, hogares y al propio gobierno. Por ello no se debe subestimar el potencial efecto del coronavirus: es momento de un acuerdo nacional.

Hasta el momento se tiene evidencia de los efectos de corto plazo, fundamentalmente registrados en los mercados financieros y del petróleo.

No obstante, se debe considerar que hay uno que ya se está incubando: la contracción de las manufacturas. La caída de los indicadores en China de dicho sector solamente representa la primera señal.

En este sentido es oportuno que se alcance un Acuerdo Nacional que permita unir esfuerzos ante el escenario contingente de una desaceleración económica mundial provocada por un problema de salud que ya tiene efectos en el sistema económico y financiero global.

 

file:///C:/Users/patyf/Downloads/VozIndustria-20200302-Vol-08-Num-201-El-efecto-del-coronavirus-en-una-economia-enferma.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

04 de marzo de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.