El sector industrial exige terminar los bloqueos en las vías férreas de Michoacán

Hasta el día de hoy, continúa el bloqueo a las vías férreas en Uruapan, Michoacán que mantienen integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) desde el 31 de julio.

Por lo que el sector industrial representado por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) exige terminar con los bloqueos al ferrocarril pues ha generado pérdidas millonarias para la industria y la economía de México.

Los bloqueos ferroviarios de 2021 han generado que se queden detenidos más de 4 mil 700 contenedores en el Puerto de Lázaro Cárdenas y afectan anualmente el tránsito de 130,205 toneladas de cemento, con las que se podrían construir 21 mil 700 viviendas o 3.6 veces el estadio Azteca, de acuerdo con estimaciones de CONCAMIN.

En su comunicado que publicado el pasado 29 de agosto, hizo un enérgico llamado al Gobierno Mexicano y al presidente Andrés Manuel López Obrador a terminar con los bloqueos a las vías férreas, ruta clave para la operación de puntos estratégicos como el puerto de Lázaro Cárdenas.

En aquel momento, la CONCAMIN sostuvo que el bloqueo ha afectado la operación y el tránsito de mercancías, la certidumbre de inversiones, el suministro de materias primas necesarias para el funcionamiento de miles de industrias y, sobre todo, a cientos de trabajadores mexicanos que no han podido cumplir con sus labores.

En su exigencia de liberación a las vías férreas, la Confederación externó que durante el 2021 se han registrado 21 bloqueos en el estado, generando pérdidas millonarias, convirtiendo a Michoacán en una entidad donde no existe el estado de derecho y afecta su capacidad para atraer nuevas inversiones y generar nuevos empleos.

Es preocupante que este tipo de actos comience a normalizarse en el país. No podemos darnos el lujo de seguir sumando pérdidas económicas para México y para los mexicanos”, sostuvo el Maestro Felipe de Javier Peña Dueñas, presidente de la Comisión de Transporte de la CONCAMIN.

En este sentido, Óscar del Cueto, director general de Kansas City Southern México (KCSM), advirtió desde el pasado 9 agosto que, dejarán de invertir en proyectos en Michoacán ante la falta de garantías en el paso de las mercancías por esa entidad.

“Nuestros trabajadores no están ingresando recursos a sus casas, está convirtiéndose en una crisis social. De KCSM hay 400 empleados en la zona que no están recibiendo sus ingresos, más los de otras industrias que han visto reducidas sus jornadas de trabajo”.

Sostuvo que, por cada día de suspensión de la circulación, la empresa deja de armar siete trenes, por lo que se ha impedido el paso a más de 266 trenes por bloqueos solo en Michoacán en la primera mitad del año.

El golpe económico y social se ha ido acumulando en esa entidad del país: por cada 24 horas que el tren no circula, la Asociación de Industriales del Estado de Michoacán (AIEMAC) estima una pérdida económica de 50 millones de pesos, lo que, en el acumulado de los bloqueos en el año, suman 2 mil 800 millones de pesos.

Advirtió que el bloqueo en Uruapan lleva acumulados 36 días impidiendo el paso de contenedores del puerto en Lázaro Cárdenas, que también presenta saturación porque los cargamentos no pueden ser desplazados en el ferrocarril y su descarga es más tardada y cuesta más.

El director general de KCSM afirmó que el ferrocarril ha sido tomado como un ‘rehén’ ante demandas de diversos sectores que bloquean las vías para presionar a las autoridades.

En redes sociales (Twitter), Oscar del Cueto escribió “…los bloqueos a las vías férreas en Michoacán que cumplen 36 días afectando el libre tránsito de mercancías en nuestro país”.

Ayer, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) hizo un segundo llamado en el que la iniciativa privada de manera urgente pidió al Gobierno Federal poner fin al bloqueo de las vías férreas ya que el “secuestro” a las vías afecta no solo al crecimiento y al desarrollo económico, sino también a la imagen internacional y credibilidad de México como socio comercial.

El CCE aseveró que de las industrias más afectadas son la siderúrgica, cementera, agroindustrial, automotriz y de hidrocarburos, así como de artículos de primera necesidad y precisó que diariamente se evita el paso de alrededor de siete trenes, cada uno con una carga aproximada de 5,500 toneladas de materias primas y productos diversos.

En este sentido, considera que es “inaceptable” que este tipo de actos se “normalicen” y que las autoridades se mantengan al margen ante la gravedad de los hechos.

“Por el bien de la economía de las familias mexicanas y de la industria, la iniciativa privada hace un llamado urgente al gobierno federal para dar fin a esta situación, que a todas luces es ilegal”.

Publicado en Revista Industria Digital CONCAMIN

06 de septiembre de 2021

Patricia Fonseca Mendoza. Edición de Información

@PatyFonsecaM

Fotografía: MiMorelia

Los comentarios están cerrados.