Francisco Cervantes, presidente de la CONCAMIN, coordinó la conferencia “Atención a la crisis en las cadenas de valor de la industria”, organizada por el CCE

  • CONCAMIN anunció mesa de trabajo con SRE para plantear el regreso de algunas industrias
  • Representantes de la industria, diputados y académicos propusieron atender la inseguridad y, en algunos casos, considerar a ciertas industrias como esenciales.

En el segundo día de mesas de trabajo referentes a la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica, organizada por el Consejo Coordinador Empresarial, este martes arrancó la Mesa de trabajo número 6 denominada “Atención a la crisis en las cadenas de valor de la industria”, la que fue coordinada por Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN).

Francisco Cervantes comentó que la CONCAMIN es un eslabón en las cadenas globales de valor. Destacó que México es la onceava economía más grande del mundo y el mayor socio comercial de EUA, por encima de Canadá, China, Japón y Alemania.

También reconoció que el país es un importante productor en diversas industrias, destacó la aeroespacial, la médica, electrónica y sobre todo la producción agropecuaria, lo que permite fomentar el consumo de lo Hecho en México y desarrollar encadenamientos productivos nacionales favoreciendo el empleo masivo y la mano de obra calificada en diversas regiones del país.

“Todo ello nos ha convertido en una potencia emergente, con probabilidades de ser una de las diez mayores economías del mundo en las próximas décadas”, mencionó Francisco Cervantes.

Como moderadora, la periodista Alicia Salgado enfatizó que las cadenas de valor en México son un tipo de instrumento de evaluación de la forma en que se produce y se entrega un bien y un servicio, este proceso de transformación es lo que hace que las sociedades actuales funcionen; cuando las cadenas de valor se interrumpen en general hay disrupciones en alguna parte y termina por cerrarse la actividad económica.

Con base en lo anterior, afirmó que recientemente la Organización Mundial de Comercio informó que derivado de la contingencia sanitaria, estas cadenas de valor se han interrumpido a nivel mundial lo que equivale a 5 trillones de dólares, es como 5 veces la economía mexicana.

“En el caso de México, se estima que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el cierre de la actividad económica va a provocar una caída superior al 6.7% en este año, y con mucho énfasis en el segundo trimestre que estamos cursando con una caída del 11%”, puntualizó.

En el marco de las intervenciones Fausto Oliveira, presidente ejecutivo de Nestlé, señaló la atención a la crisis en las cadenas de valor de la industria. Destacó que en la presente crisis la salud es la primera ola, de ésta se tenía poco conocimiento de los efectos de sus consecuencias, pero también existe otra segunda ola que consideró es la crisis económica.

“Hoy las empresas en México están muy afectadas por el tema de la retención del IVA, eso quita capital de trabajo desde la pequeña hasta la grande empresa. En este sentido, necesitamos activar el dinero para que circule mejor en la economía para que podamos activar aún más la compras en el campo”, comentó.

En tanto, Eduardo Elizondo Williams, vicepresidente de Operaciones de Whirlpool México, llamó a que la industria de enseres domésticos fuera considerada como esencial ya que son parte de los 34.7 millones de hogares en las que participa en la limpieza del hogar con lavadoras, conservación de alimentos con refrigeradores y otros electrodomésticos, entre otros para que un hogar opere de manera eficiente.

Elizondo propuso que la industria se considere esencial, junto a los proveedores y servicios, para atender a los hogares de México y no romper la cadena de valor de Norteamérica. Recordó que los enseres domésticos han sido declarados esenciales en Estados Unidos y Canadá.

Por su parte Javier González Franco, director general de Grupo Bimbo, dijo que la pandemia está sometiendo a un gran estrés a todas las cadenas de valor en México y el mundo por lo que planteó cinco acciones: Mantener y fortalecer la capacidad productiva local, apoyar a productores nacionales y sostener los ingresos de los mexicanos del campo; garantizar y profundizar la alianza con proveedores para darles liquidez para que sigan operando, ya que los insumos deben de llegar a las plantas productivas porque de eso depende el abasto.

También solicitó al gobierno, hacer de la seguridad en las rutas una prioridad para que los alimentos estén en las cadenas de abasto, y también enfatizó en que las grandes empresas deben apoyar a los pequeños clientes como las tiendas.

Asimismo, el director general del grupo Herdez, Héctor Ignacio Hernández-Pons, expuso que su empresa está abierta por ser de alimentos, pero podría haber problemas por el suministro de vidrio, cartón y metales que usan para el empaque. Afirmó que detrás de cada cadena de valor existen muchas actividades primordiales.

Por su parte, Ary Naïm, representante en México de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), señaló que el país requiere generar nuevos factores de competitividad: un clima de inversión favorable para que aquellos eslabones faltantes se animen a establecerse en México, energía barata, limpia y esquemas que permitan incrementar el valor agregado mexicano en los productos de exportación.

“Habría que repensar el rol de Pemex como herramienta sumamente crítica en este nuevo esquema de competitividad, así como la explotación de nuevos recursos que están empezando a ser altamente demandados por las industrias, como el litio”, detalló.

En tanto, Juan Ignacio Garza Herrera, director general de Xignux, Larry Rubin, presidente de la American Society of Mexico y los senadores Eduardo Ramírez y Verónica Martínez coincidieron en que urge diseñar un esquema de reinicio de operaciones escalonado, que incluso adelante la reapertura de algunos sectores con cadenas productivas integradas con Estados Unidos y Canadá, como el automotriz y el de electrodomésticos; así como protocolos claros que garanticen la salud de los trabajadores que se reincorporen a sus centros de trabajo.

“Nosotros nos sumamos a este llamado para reactivar la economía nacional. Proponemos reevaluar la clasificación de actividades esenciales y reactivar la economía en las regiones donde no se han presentado casos de COVID-19 o que se encuentran debajo de la media nacional”, dijo Verónica Martínez, senadora del PRI.

El senador de Morena, Eduardo Ramírez Aguilar, añadió “Creo que pronto podremos reactivar la producción de cerveza y automotriz. Consideramos importante echar a andar estas cadenas de valor porque en estas industrias está en riesgo el empleo que ha costado años conseguir”.

En cuanto a la industria de la construcción, se pidió ser tomada en cuanta como actividad esencial, Juan Pablo Garza García, directivo de Cemex enfatizó que la cadena de construcción genera cerca del 8% del PIB y genera el 15% del empleo en México.

“La construcción es una industria fundamental desde el punto de vista social y económica, con bajo riesgo de contagio que requiere tiempo para arrancar, con protocolos bien establecidos sugerimos cambiar el enfoque de territorio a sectorial y que esta industria sea considerada como esencial para empezar lo más pronto posible”, señaló Garza García.

Afirmó que en Cemex han desarrollado 50 protocolos de actuación para mitigar el riesgo de contagio con su personal, sus clientes, proveedores y la comunidad donde laboran.

Por su parte, Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, también pidió que ese sector se reactive pronto, pues además de que cumple con requerimientos de distancia social, es capaz de reactivar la economía en corto plazo.

En su participación del subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, Ernesto Acevedo, indicó que el gobierno federal trabaja para ver cómo se recupera paulatinamente la sincronía y armonización que tenía el sector industrial con otras latitudes en el mundo.

Recordó que esos factores están afectados a nivel global, por lo que es necesario un plan para recuperar esa normalidad, sin minimizar en términos de salud. Subrayó que el gobierno trabajará con el sector privado para definir cómo será la reapertura en las distintas cadenas globales de valor, pues el comercio exterior de país, es decir, la suma de exportaciones e importaciones representa más del 70% del PIB.

Por otra parte, Tereso Medina Ramírez, secretario nacional adjunto de la CTM, afirmó que la crisis es un tema de unidad nacional, y que ésta significa para los trabajadores de la pequeña, mediana y grande empresas mexicana el riesgo de perder las fuentes de empleo.

“Se requiere una mesa tripartita donde este gobierno, empresarios, trabajadores- sociedad, es decir con inclusión y que nos lleve a salvaguardar la seguridad de los trabajadores, proteger y defender el salario de los mismos, unirnos para defender el empleo y no arriesgar la estabilidad y competitividad de cada una de las empresas”.

En palabras de Enrique González Muñoz, presidente de Canacar, indicó que la industria de transporte de carga representa el 3.2% PIB en México, una industria esencial a medias, sin embargo, hoy está detenida el 35.6% del parque vehicular derivado de la crisis del covid-19, este es un problema lamentable, señaló.

Afirmó que el pasado 20 de marzo realizó acciones coordinadas con la Secretaría de Hacienda y otros órganos con el fin de pedir apoyos para subsanar esta situación, lo que no tuvo éxito. “En las acciones de seguridad antes éramos un país de 2014 a 2018 con un crecimiento de robo a transporte de carga de 30 a 35% año tras año, habíamos logrado disminuir para este bimestre en un 19.27% el índice de robos de carretera, pero se nos cayó. Nos siguen robando en carreteras, nos roban grupos y organizan incendios para saquear las cargas. Van y nos queman camiones, y esto afecta la cadena de abasto”, agregó González Muñoz.

En su participación, José Varela Garza, CEO de 3M, manifestó que han encontrado dificultades en la importación de insumos para la fabricación de los ventiladores, y por ende piden más claridad para realizar estos procesos que al final, forman parte de los esenciales. Aseveró que el 90% de los ventiladores fabricados en México son enviados a los hospitales del país.

Del sector vivienda, Víctor Fuentes Solís, senador por el PAN, mostró su preocupación porque su sector debe considerarse como esencial, por lo que representa a los mexicanos la vivienda. “Tendríamos que estar construyendo alrededor de 50 mil casas nuevas cada mes”.

Solicitó a la Cámara de Diputados al menos 12 mil millones de pesos para la reactivación de la vivienda.

El Dr. Enrique Fernández, director general del Tecnológico Nacional de México, manifestó que el sector académico está preocupado por sus egresados y por el empleo, por lo que propuso que las becas de Jóvenes Construyendo el Futuro se pudieran extender al último semestre de la carrera de tal manera que se puedan integrar a las empresas, lo cual ayudaría a reactivar la economía.

Gustavo Arballo, vicepresidente de la CONCAMIN, puntualizó que en medio de la polémica creada por los créditos del BID y en Consejo Mexicano de Negocios, las firmas constructoras del país están en conversaciones con la banca de desarrollo internacional, reveló.

“Las APPS [Asociaciones Público-Privadas] pueden ser un elemento muy importante para considerar. A manera de ejemplo, el sector de la construcción tiene pláticas con la Banca de Desarrollo Internacional para canalizar recursos de infraestructura, pero que sean viables en este país”.

Destacó algunos puntos como: Inyectar liquidez para aguantar de 4 a 6 meses; reactivar el consumo y la producción para que se reactiven las cadenas de valor en México; convocar a gobernadores a través de la CONAGO para clasificar a las regiones y sus industrias; solicitar a la banca de desarrollo para que deje de ser pasiva y reactivar la economía, impulsando las cadenas de valor, pero con un plan inmediato privilegiando los protocolos de salud.

Finalmente, Blanca Estela Pérez Villalobos, presidenta nacional de la Asociación Mexicana de Mujeres, se pronunció por la conformación de un grupo especializado e incluyente para debatir, conservar y operar acciones que busquen alternativas de solución segmentadas, y en tres ejes de acción lo ha simplificado: créditos para las empresas, renegociación a los contratos y pasivos y la seguridad.

Francisco Cervantes agradeció a los participantes de la mesa que coordinó y planteó “Aquí claramente está el grito desesperado de poder trabajar, de regresar paulatinamente al trabajo y que en la parte esencial hagamos ese espejo con Estados Unidos y Canadá”, manifestó.

Concluyó que en próximos días se llevará a cabo una mesa de trabajo con la Secretaría de Relaciones Exteriores para plantear el regreso escalonado de algunas industrias, a la par que en el vecino país del norte.

Publicado por Revista Industria Digital

28 de abril de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.