Recuperación económica mexicana ¿será sostenible?

Análisis

La recuperación de la economía mexicana mantiene una tendencia positiva si bien se moderó durante el primer trimestre del año, permite establecer que el segundo trimestre del 2021 presentará la “nueva realidad” nacional: un crecimiento que permitirá alcanzar una recuperación parcial de lo perdido durante el 2020.

  • El inicio de la reactivación llegó tanto por el desempeño del sector primario, aunque su contribución es modesta y se atenúa, como por la tendencia positiva del sector industrial.

1) El desempeño de la actividad fabril se ha visto favorecido por las exportaciones de manufactura que se dirigen al mercado de Estados Unidos.

  • En este contexto, el mayor rezago se encuentra en el sector de los servicios, particularmente por la debilidad del mercado interno: la precarización del mercado laboral, la reducción en el número de empresas en la economía y la operación parcial en algunos sectores productivos han incidido en ello.
  • De forma global, y de acuerdo con el INEGI, la economía mexicana retrocedió (-) 2.9% durante los primeros tres meses del año.

1) El crecimiento anual del sector primario (2.8%) no logró compensar el retroceso de los sectores industrial y de servicios, (-) 2.3% y (-) 3.6% respectivamente

Además, la contracción del PIB durante el primer trimestre fue la sexta consecutiva, algo no observado desde la crisis de (la conocida como) la década pérdida” de los años ochenta del siglo XX.

  • No obstante, se puede afirmar que el retroceso del primer trimestre será el último a tasa anual porque a partir del mes de abril se observará una recuperación que será atribuible a 3 factores:

1) La tendencia de la recuperación industrial se asociará a la que comienza a observarse en el sector servicios y la cual se potenciará con la mayor apertura que se registrará el turismo, la educación, la actividad comercial, el transporte y la operación de oficinas, parte de lo cual incidirá en el desempeño de algunas ramas industriales que aún se mantienen con tendencia negativa, por ejemplo, el textil, el calzado, algunos componentes de la construcción y el sector eléctrico, por ejemplo.

2) La base de comparación del segundo trimestre del 2020 es históricamente baja; producto de la caída del (-) 18.6% contabilizada en ese periodo. Dicha variación estuvo asociada al cierre de la economía y de las micro y pequeñas empresas, un hecho que incidió en una pérdida de empleo que superó los 12 millones de puestos de trabajo y de los cuales todavía hay 2 millones pendientes por recuperar. A partir de abril se comenzará a revertir parte de esa contracción.

3) Los efectos positivos vinculados con el crecimiento de la economía de Estados Unidos: su PIB creció 0.4% en el primer trimestre (a tasa anual), un hecho atribuible al desempeño contabilizado en marzo y el cual se intensificó durante abril.

Sin lugar a duda, a partir del segundo trimestre del 2021, México comenzará a presentar datos positivos en materia de crecimiento del PIB. No obstante, se debe considerar la necesidad de aplicar estrategias que garanticen su sostenibilidad, esencialmente en el sector industrial y en el mercado interno. De otra forma el segundo trimestre del 2022 mostrará los límites de la recuperación: un crecimiento que no supere el 2% a tasa anual.

¿Cuál es la alternativa? Política industrial para aprovechar la expansión de Estados Unidos y para resolver los rezagos regionales y sectoriales que existen al interior del país, y los cuales son producto de 40 años sin una estrategia de desarrollo industrial.

Fuente: VozIndustria-20210430-Vol-09-Num-261-Recuperacion-economica-mexicana-pregunta-sera-sostenible.pdf

Publicado en Revista Industria Digital CONCAMIN

30 de abril de 2021

 

Los comentarios están cerrados.