Seminario Económico Covid-19: Un día después Una visión geopolítica, por el Dr. Arturo Oropeza

Se llevó a cabo la quinta y última edición del Seminario Económico Covid-19: Un día después, realizado por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) en coordinación con el Instituto de Investigaciones Jurídicas, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) y el Colegio de México organizaron el “Seminario Económico. Covid-19: Un día después”.

En esta ocasión, el jefe de la oficina de Presidencia de CONCAMIN, Manuel Pérez Cárdenas hizo una breve introducción al seminario, previamente recordó los cuatro anteriores:

  • 2 de junio con el Embajador Francisco Suárez Dávila con el tema Covid-19 y el debate por el modelo económico. Líneas de política pública para un nuevo modelo desarrollador de México.
  • 9 de junio con el Dr. José Luis de la Cruz. Covid Industrial. El proyecto industrial en el marco de la pandemia.
  • 16 de junio con el Dr. José Antonio Romero Tellaeche. Covid-19 y el modelo desarrollador en el Siglo XXI. Sugerencia para México.
  • 23 de junio con la Dra. Alicia Puyana Mutis. Covid-19 y comercio internacional. Las nuevas oportunidades y amenazas de TLCAN-T-MEC.

Concluyó con una presentación del Dr. Arturo Oropeza García, vicepresidente del IDIC e Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM que en esta sesión se refirió a Una visión geopolítica.

José Luis de la Cruz, presidente de la Comisión de Estudios Económicos de CONCAMIN dio la bienvenida al Dr. Arturo Oropeza, refirió que es una de las personas que probablemente conozca más del entorno económico, legal que existe no sólo en el país, sino en América Latina y su relación con el Este de Asia y con la Unión Europea. Agregó que también es autor y coordinador de más de 30 libros en temas de América Latina, el Este de Asia y Europa.

En su disertación el Dr. Arturo Oropeza elaboró una aproximación con un momento importante de la humanidad que fue la primera mitad del siglo XX como una aportación y con una idea de no repetir el “error histórico”. Afirmó que la primera mitad del siglo XX es un cúmulo de enseñanzas muy poderoso para los tomadores de decisiones públicas para el sector empresarial y académico e intentar advertir lo que sucedió en este periodo.

Inició con una pregunta que le hicieron al presidente de Francia, Emmanuel Macrón que dice ¿Cuál es su opinión de lo que pasará una vez que termine el Covid? A lo que contestó el mandatario “no lo sé”, el Dr. Oropeza consideró que dio una lección de madurez, pero también dio una idea de que el tema requiere mucha sensibilidad y humildad, debido a su complejidad. Destacó que hoy a la sociedad del siglo XXI, a la comunidad del sector privado, académico, público se les invita a hacer un momento de reflexión y de tratar de entender qué es lo que pasa para poder intentar las soluciones más adecuadas a lo que se vive.

Indicó que el siglo XX inició de una manera trágica, ejemplificó con la guerra de 1914 / 1918 y cerca de 30 millones de muertes aunado a la fiebre española que provocó la muerte de unos 50 millones de personas, juntos estos eventos ya era una hecatombe.

Posteriormente se refirió a la gran depresión de 1929 ha sido el evento económico más destructivo en la historia de la humanidad, la producción industrial cayó un 50%, la exportación y comerció cayó un 70%, el empleo cayó más del 25%, la banca americana quebró más del 50%, bancos centrales quebraron en toda Europa, lo que constituyó una verdadera explosión económica y la falta de solución de las mismas contradicciones geopolíticas, económicas y sociales que generaban toda esta ebullición llevó a la humanidad a una Segunda Guerra Mundial (SGM). Tuvo que pasar una serie de destrucciones para que la sociedad tuviera la capacidad de entenderlo y luego de resolverlo.

El Dr. Oropeza aseveró que la similitud entre aquella época y el siglo XXI se cataloga de dos maneras: su coincidencia que empieza a ser preocupante y su nivel de advertencia que empieza a ser muy oportuno e interesante sobre todo para los tomadores de decisión política, pero no menor para el sector empresarial y académico.

Subrayó que, en el presente siglo, ya se tuvieron las crisis económicas de 2008 – 2009 donde se catalogó que era después de la Gran depresión la crisis más fuerte que había sufrido la sociedad global de estos dos siglos. Hoy en 2020 se presentó una pandemia que no entendemos y que cada vez profundiza más en las contradicciones de una enfermedad global que no se enferma con la llegada del virus, sino que se agrava toda su “sintomatología” que ya estaba previa a la llegada del Covid-19.

Advirtió que hoy se empiezan a registrar los primeros números de una crisis de crecimiento global que ya está en -5%; una pérdida de empleos mundiales ya que va en 500 millones de empleos menos y una caída de exportaciones que ya está cerca del 40%. Todo esto es un aviso de una crisis que está desbordándose más allá del Covid-19 y que, de no atenderse de manera adecuada, bajo la experiencia de lo que se hizo bien el siglo pasado, pudiera arriesgarnos a caer en una versión ridícula de lo que se vivió.

Reflexionó que el momento que se vive, es justamente evitar que la sociedad global transite de la tragedia a la farsa y poder aprender de la experiencia pasada para evitar lo que viene.

Con esta idea explicó que al menos cinco elementos estructurales de la crisis del siglo XX pueden asimilarse a lo que padece hoy la crisis del siglo XXI. Indicó primeramente los elementos del siglo anterior, señalando como el primero a la geopolítica donde se comienza a ver la lucha entre países occidentales por la hegemonía del mundo del siglo XX y dentro de este marco, no se soluciona esta lucha de hegemonías hasta 1945, cuando Estados Unidos sale de la SGM como la nación más poderosa con cerca del 50% de la producción industrial del mundo.

En el caso del siglo XXI, se vive una situación muy similar, para todos es conocido que hoy se vive la confrontación de lucha hegemónica entre China y EUA, como una lucha de liderazgos y de civilizaciones. El Dr. Oropeza consideró que esta lucha de hegemonías tendrá que solucionarse, y se espera que estos países pongan la parte que les corresponde para generar una solución diferente a la del siglo pasado.

En el caso del segundo tema estructural, siendo el económico expresó que a inicios del siglo XX se vivía ya una problemática social insostenible en la cual el liberalismo económico pasaba por un momento difícil. Es decir, el modelo económico que se tenía ya no estaba dando los resultados que se requerían sobre todo en materia social, ya se requería un cambio de modelo económico.

En terreno occidental se solucionó a través del aterrizaje de los modelos de estado desarrollador industrial y del modelo de bienestar social que de alguna manera se regaron en la mayoría de los países occidentales, pero también latinoamericanos, a través del reconocimiento de la parte remunerativa que le correspondía a la parte trabajadora. En el caso de hoy, es exactamente un modelo similar o sea la confrontación de los modelos económicos, “vivimos lo que se denomina el neoliberalismo, que ya es una voz generalizada que este modelo se agotó”, o sea por las inconsistencias que ha generado a nivel mundial no puede sostenerse más.

Por lo que, en las agendas de los principales países Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, EUA, ya se está debatiendo sobre la reconstrucción de este modelo y se habla de que ya está incrustado en las agendas, la incorporación hacia modelos de desarrollo industrial a través de desarrollos de bienestar social.

Los países de Asia del Este que no se alejaron del modelo de desarrollo industrial, hoy vemos que tienen más del 60% de la manufactura del mundo, que tienen más del 65% del PIB económico del mundo y tendrán más del 60% de la clase media en 2030. Hoy el mundo occidental se da cuenta de que se ha equivocado y apenas está empezando a hacer los cambios de un modelo que lo llevó a perder la hegemonía frente a las naciones de Asia del Este”, ratificó.

En el terreno político señaló que se vive una circunstancia similar, a principios del siglo XX junto con el tema económico y las inconsistencias hegemónicas, se vivía la crisis política y una sociedad insatisfecha, en la cual sus líderes no lograban conciliar el factor democrático con los requerimientos de una sociedad ya pauperizada. No sin dejar a un lado la confrontación de las diferentes radicalizaciones de la política, los fascismos, las autocracias, pero al final se resuelve cuando llega la implementación de estados de bienestar a través de una política de estado de derecho.

Hoy no se puede dejar de reconocer que hay una enorme sociedad globalizada e insatisfecha en lo político, decepcionada de sus líderes políticos, donde el 70% de los países no viven en plena libertad, el 50% viven en alto riesgo de inestabilidad política y donde en 2030 las poblaciones de cerca del 80% de los países estarán ampliamente amenazadas.

El elemento tecnológico, aseveró que también coincide con estos dos momentos históricos, a finales del siglo XIX y principios del XX, se pasa de la primera a la segunda revolución industrial donde el fordismo americano hace una innovación en la producción en línea y con ello monopoliza y determina la mayor producción de bienes, llegando a cerca del 50% de la producción industrial y haciendo una revolución muy importante en el terreno tecnológico.

Mientras que en el siglo XXI se vive un escenario muy parecido y lo vemos en el cambio de lo que es la Cuarta Revolución Industrial en su traspaso a lo que hoy se reconoce como la primera revolución digital, “hoy la industria 4.0 y la tecnología 5G son los detonantes que están determinando los nuevos liderazgos igual que en el siglo XX”.

Y del tema energético, manifestó que en el siglo XX se pasaba de una revolución energética del carbón al petróleo, en este sentido también EUA ratificó su liderazgo al ser el principal productor de petróleo hasta la mitad de la década de los 70’s después lo perdió y lo recupera nuevamente en esta última década.

Hoy en el siglo XXI se vive la transformación de una producción energética, que no termina todavía, pero es evidente que está en su última etapa y el nacimiento de las energías renovables que también estará determinando el devenir de la economía, del desarrollo y de los liderazgos.

Agregó que se podrían adicionar una serie de mega tendencias que se podrían unir a la complejidad de este momento como el fin de la era Industrial; la sustitución tecnológica; el desempleo mundial; el fin de la era carbónica; la explosión demográfica; el agotamiento de recursos naturales; el cambio climático; el empoderamiento ciudadano; la ciudad del futuro; la desigualdad económica; la migración y la alta concentración financiera. Refrendó que los anteriores, son temas que ya se están presentando en varios países y que son parte de lo que ya se está viviendo y se tiene qué entender.

En cuanto a la circunstancia de México, destacó que se presenta como un espejo porque se da cada uno de los elementos que se mencionaron “México como una nación periférica vive y sufre la consecuencia de toda esta revolución global, de este desorden global que ya hoy se presenta en la mayoría de los países del mundo, desarrollados y no desarrollados, y que en el caso de México a veces se radicaliza de manera más importante”.

En la parte geopolítica subrayó que a nosotros nos explota toda esta lucha de civilizaciones y tomando como tema el T-MEC, antes TLCAN había sido una matriz de negocio que se fue configurando de acuerdo a las tendencias que la propia globalización lo llevó, y en ese sentido, esa matriz de negocio le correspondía a Estados Unidos y América del Norte en un 40% y el otro 40% le correspondía a China y Asia del Este y el otro 20% a México.

Manifestó que esta confrontación entre EUA y China le pega directamente a México, en el sentido de generarle una oportunidad de inserción ante el desbordamiento de lo que han sido la sustitución de importaciones asiáticas y el replanteamiento de las cadenas globales de valor. “Donde, por ejemplo, simplemente en 50 productos, México tendría la oportunidad de aspirar a una sustitución competitiva de importaciones hacia el mercado americano de más de 100 mil millones de dólares”.

Convino en que esa reconformación de choque de civilizaciones en el caso de México se presenta como una oportunidad que debe aprovechar como lo hizo en la década de los 30`s cuando tuvo el valor y la visión de incrustarse a la segunda revolución industrial y generar todo un proyecto de sustitución competitiva de importaciones en el cual le dio al país, cuarenta años de un crecimiento de 6% anual promedio.

En el tema económico, el Dr. Oropeza sugirió que el país vive el mismo debate que se vive en Francia, en EUA, referente a la lucha cotidiana por la estrategia económica. Refirió que en México todavía se vive una lucha por el pasado y con una estrategia que todavía propone cosas de un pasado más remoto, es decir la confrontación de un modelo neoliberal.

En tanto, la parte tecnológica indicó que México fue retirado del proceso de la revolución industrial del mundo y se mantuvo ausente durante la 3ª y casi 4ª revolución industrial. Esto con un altísimo costo para el país, “Hoy ante la llegada de la 1ª revolución digital, hay una nueva oportunidad de incrustarlo nuevamente dentro de un proceso ganador, en el cual el futuro estará inscrito en estas líneas”.

De las consecuencias para México, haciendo la comparación del siglo XX y XXI, aseveró que hoy se vive la confrontación de sectores entre un modelo asiático con un modelo occidental. Donde definitivamente Asia del Este ya con una presencia recuperada, se presenta ante la comunidad global con una forma de pensar diferente. Mientras que Occidente la recibe con ignorancia y por supuesto no sabe cómo reaccionar. Lo que tiene como consecuencias en el terreno económico, lo que se reconoce como el estado desarrollador asiático.

El Dr. Oropeza Díaz se cuestionó que el tema es ¿cómo el modelo occidental puede volver a recuperar la eficiencia integral frente al modelo asiático?

En referencia a lo anterior, expresó que a partir de los 70`s 80`s y 90`s que se dio la oleada de la precarización, de la corrida de las multinacionales hacia Asia, lo primero que hicieron fue renunciar a la producción industrial en casa y de ese modo, los niveles de producción industrial de las naciones occidentales desarrolladas cayeron salvo Alemania a niveles promedio del 10%. Por otro lado, las naciones de Asia del Este, donde en primer lugar aparece China con el 30%.

En cuanto a los retos, el Dr. Oropeza lo ejemplificó con dos casos: el de Francia y el de Estados Unidos, en este último destacó una cita de R. Lightizer “La Era de traspasar empleos fuera de Estados Unidos ha terminado” para ello ese país requerirá de un nuevo proyecto industrial donde deberá de producir todo lo que consume, deberá operar con tarifas, subsidios, o cualquier apoyo que se necesite porque necesitamos recuperar la política industrial.

En referencia a la política industrial admitió que este tema debería de sensibilizar a todos aquellos que se han opuesto a la política industrial del país, a verlo en las palabras y en las acciones de las naciones desarrolladas, tal vez este peso pudiera sensibilizar este tipo de voluntades. Las políticas industriales hoy son el tema central en países como Inglaterra, Francia, China, India, EUA quienes lo consideran como el motor más importante para conseguir desarrollo económico.

Entre sus conclusiones señaló que la similitud del siglo XX es una lección para el siglo XXI para todos los sectores y tratar de entender lo que se vivió hace cien años y desde luego evitar caer en esa “trampa”. Agregó que el Covid-19 no es el mayor problema que tendremos de aquí al 2050. Sin embargo, destacó que es evidente que la sociedad global, por supuesto México atraviesan por un problema estructural más complejo que requiere de una transformación mayor.

Derivado de lo anterior, el Dr. Oropeza y los consejeros del IDIC impulsan una Propuesta Nacional que estriba en cuatro apuntamientos que ponen en la mesa de la CONCAMIN:

  1. Acuerdo Nacional (Conciliación por el futuro de México)
  2. Nuevo proyecto de Estado (Nuevas ideas para tiempos nuevos)
  3. Acuerdo regional para la mejora industrial de América del Norte
  4. Acuerdo Nacional para la sustitución competitiva de importaciones de América del Norte.

En seguimiento a lo anterior, Manuel Pérez Cárdenas señaló que en efecto la CONCAMIN sostiene que es indispensable que el país rectifique el camino y que emprenda una clara política industrial como una salida para las dificultades que se han enfrentado. En cuanto al TLC aseveró que a partir del 1º de julio será sustituido por el T-MEC, y lo que encontramos es que México creció mucho como un país exportador, pero no necesariamente esto trajo un proceso de industrialización que generará el bienestar que se requiere.

El presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes Díaz, reconoció a nombre de los industriales de México, la aportación del Dr. Oropeza y de todos los consejeros del IDIC y la parte académica, sobre todo las aportaciones para la industria mexicana y en política industrial. Concluyó con el agradecimiento a todos los que hicieron posible el Seminario Covid-19. Un día después.

Publicado por Revista Industria Digital

30 de junio de 2020

Los comentarios están cerrados.