EDITORIAL

 

La industria nacional nuevamente ha demostrado su fortaleza al incidir y adaptarse en los grandes cambios del intercambio comercial y la apertura económica, con la transición del TLCAN al T-MEC. Fuimos actores relevantes para llevar a buen puerto con la suma de nuestros esfuerzos y la decidida participación  de  los sectores industriales para concretar y dar un nuevo enfoque al fortalecimiento de nuestra relación comercial con nuestros vecinos del norte.

México contará con una nueva plataforma que dará certeza y continuidad a los inversionistas de la región, y permitirá el fortalecimiento de las operaciones  económicas  que  realizamos  con  los Estados  Unidos y Canadá. La industria mexicana, considero, exaltará aún más su potencial productivo y exportador, buscando al mismo tiempo el desarrollo de cadenas de valor y de proveeduría.

Asimismo, en este primer año de trabajo estrecho con el gobierno del Presidente López Obrador, y promoviendo las diversas inquietudes de los sectores industriales representados en CONCAMIN, logramos posicionar una Agenda de Integración Industrial con miras a fortalecer y promover una política industrial necesaria para reactiva el aparato productivo de México.

En distintos foros hemos señalado la necesidad urgente de desarrollar estrategias que impulsen el crecimiento del país, basados en una política industrial de largo plazo, que privilegie la generación de empleos, el fortalecimiento de nuestras capacidades productivas, el fomento al mercado interno y el impulso al desarrollo regional que permita detonar el crecimiento económico.

Continuamos el diálogo con representantes del Gobierno Federal para atender los grandes temas de preocupación que están incidiendo en el desarrollo de nuestras actividades industriales, tanto en el mercado interno como en el exterior. Desde CONCAMIN y apoyados a través de las distintas comisiones de trabajo, seguiremos atentos para participar y contribuir en la elaboración de políticas sectoriales que están elaborando las distintas dependencias federales en favor de la industria nacional.

El 2020 sin duda representa un gran reto, pero también una oportunidad para  que  como sociedad  y  con unidad México revierta la tendencia de pasar de un bajo-nulo crecimiento a una etapa de desarrollo económico y fortalecimiento social, basado en los pilares productivos representados por la industria nacional mexicana.

Con CONCAMIN seguiremos promoviendo un cambio de modelo ecoómico y de  gestión  pública,  así  como la implementación de una política industrial integral que establezca sectores y regiones estratégicos que permitan la reactivación económica  a la industria en el corto plazo, al mismo tiempo de sentar bases para apuntalar el desarrollo en el mediano y largo plazo.Debemos trabajar unidos para incidir en la baja de la carga regulatoria que inhibe el crecimiento e instalación de nuevas empresas, el fortalecimiento y vigilancia  de  nuestro  mercado interno para tener un piso parejo ante la competencia extranjera, promover la inversión que permita acrecentar y fortalecer nuestra actividad industrial, apuntalar los trabajos que apoyen el tener finanzas sanas a nivel federal y estatal, y promover una transparencia y mejores condiciones de contratación por parte de las diversas entidades de gobierno.

Es momento de que todos los industriales trabajemos de la mano para poner en marcha una política industrial  efectiva, que integre a todos los protagonistas del  ecosistema productivo y de gobierno para competir en un entorno cada día  más complicado.

 

Francisco A  Cervantes Díaz

Presidente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.